El Consejo Electoral de Bolsillo del Gobierno

0
1278

El Presidente Santos, instigado por su aliado Efraín Cepeda, se negó a posesionar en la Casa de Nariño a la nueva magistrada del CNE, Gloria Inés Gómez, quien legalmente se posesionó en la Notaría 27 de Btá con dos testigos. El Gobierno y Cepeda no quieren que les den personería jurídica a movimientos independientes con miles de votos que están en contra del candidato oficialista.    

Luego de la renuncia del magistrado Carlos Camargo, de filiación conservadora,  al Consejo Nacional Electoral (CNE) esta entidad quedó afectada para tomar sus decisiones electorales, porque su Sala Plena la conformaban 8 magistrados de 9 y la mayoría de los casos se iban a empate. Es decir, faltaba un togado para fallar los temas relevantes de las próximas elecciones de 2018.

Al Gobierno Nacional y a sus aliados partidos Liberal y Conservador no les interesaba nombrar el magistrado en reemplazo de Camargo porque el tema fuerte a decidir en el CNE era la entrega de personería jurídica a varios movimientos independientes, con miles de votos, que querían hacer toldo aparte de los Liberales y Conservadores gobiernistas y sobretodo del santismo. Entre esos partidos están La Nueva Fuerza Democrática del expresidente Andrés Pastrana, los Galán con el Nuevo Liberalismo y más de 10 grupos cristianos, que anunciaron no votar por el candidato de la Casa de Nariño.

La persona que seguía en la lista para reemplazar a Camargo, en caso de renuncia de este, como efectivamente sucedió el pasado 1 de noviembre; era Gloria Inés Gómez, pero el Gobierno no la querían nombrar.

La jugarreta de Fincho Cepeda

Por eso, la Presidencia de la República y su senador conservador aliado Efraín Cepeda Sarabia, un barranquillero conocido como Fincho, se inventaron la jugarreta de no nombrarla porque conocían a Gómez y sabían que era difícil de manejar. Querían un consejero de bolsillo que aceptara todas las órdenes del Gobierno, como otorgar a dedo y a conveniencia las personerías jurídicas, bajo la presión y la condición que debían apoyar al candidato presidencial santista.

La manipulación de este caso por parte del gobierno de Juan Manuel Santos y de Cepeda se basa en dos puntos fundamentales: La Presidencia, no podría dejar escapar millones de votos cristianos que seguramente se irían con el candidato del Uribismo o con Germán Vargas Lleras. Cepeda, por enemistad grave con el expresidente Andrés Patrana.

Sin embargo, Gómez se posesionó el pasado lunes 4 de diciembre de 2017, a las 5 pm, como magistrada legalmente del CNE ante la Notaría 27 de Bogotá, con dos testigos: El expresidente de la Corte Constitucional, Jorge Iván Palacio Palacio, y el expresidente del propio Consejo Nacional Electoral, Óscar Jiménez Leal. La nueva togada ejerce ahora sus funciones en esa entidad con voz y voto.

La nueva magistrada destrabará el empate que tenía el Consejo Electoral, es decir, ella es la novena magistrada de la corporación y ahora pueden haber fallos de 5 votos contra 4 relacionados con las personerías jurídicas.

Fincho Cepeda para evitar la posesión de Gómez hasta pidió un concepto al Consejo de Estado, que este todavía no ha emitido y en los pasillos del Congreso se ufanaba de que el pronunciamiento le sería favorable, porque él supuestamente tenía poder en ese Alto Tribunal. Lo que olvidó es que los conceptos no son vinculantes, o sea, de obligatorio cumplimiento.

Gómez es la única magistrada del CNE que el Gobierno de Santos y su escolta Fincho Cepeda se negaron a posesionar, pero está ejerciendo, amparada por la Ley.

La nueva magistrada dice que no va a prevaricar y será eficiente en el ejercicio de su cargo. Se comprometió a analizar a fondo los distintos casos, entre ellos, porqué no se les otorga el derecho a las minorías políticas a tener personería jurídica, tema que no le gusta al Gobierno.

En el CNE hay varias reclamaciones porque esta entidad no ha cumplido la ley, por ejemplo, el movimiento Union Cristiana tuvo que interponer una accion de tutela que ganó en la Sección Segunda del Tribunal Administrativo de Cundinamarca. En ella se le ampararon sus derechos a la igualdad, a la pronta y cumplida justicia, a elegir y ser elgido y a participar en las próximas elecciones. No obstante, el Concejo Electoral se niega a cumplir la tutela por lo cual se inició una acción de desacato ante el mismo Tribunal de Cundinamarca.

Gómez tiene en sus manos la responsabilidad de hacer justicia y cumplir esta tutela y otras peticiones legales de los diferentes partidos políticos que están postrados ante el CNE.

La nueva togada es académica, con experiencia jurídica, fue profesora universitaria y funcionaria de la Procuduría General durante varios años, es decir conoce las leyes y las ha hecho cumplir. Aunque es una reconocida defensora del proceso de paz entre el Gobierno y las Farc, no está arrodillada ante la Presidencia de la República y no piensa ser una funcionaria de bolsillo de Santos y mucho menos del cuestionado Fincho Cepeda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here