El elefante de Santos se llama Odebrecht

0
26

 “Todo fue a mis espaldas II”. La historia parece repetirse 22 años después del escándalo del Proceso 8.000, que investigó la entrada de dineros del narcotráfico, a la campaña presidencial de Samper. 

En el año 1994, Colombia se escandalizó con el llamado Proceso 8.000, que investigaba la entrada de dineros del Cartel de Cali a la campaña presidencial del liberal Ernesto Samper Pizano, especialmente cuando el tesorero de dicha causa política, el fallecido anticuario Santiago Medina, confirmó que sí entraron los recursos de la mafia a esa gesta liberal.

Ahora, 22 años después, el millonario Roberto Prieto, gerente o tesorero de la campaña presidencial de otro político de origen liberal como lo es el Juan Manuel Santos, acaba de aceptar que también ingresaron dineros de dudosa procedencia a la causa política del actual mandatario, provenientes de la empresa constructora brasileña Odebrecht, cuestionada por pagar grandes sobornos para conseguir los más grandes y jugosos contratados con los gobiernos de turno.

Prieto, gerente de la campaña Santos Presidente 2014, del Partido de La U, reconoció en la emisora Blu Radio que efectivamente hubo una “operación irregular” en 2010 cuando el comité financiero de la causa santista buscó “fondear gastos” con recursos de Odebrecht.

El ejecutivo aceptó que los 2.000 afiches de la campaña de Santos, efectivamente fueron pagados con recursos de la polémica Odebrecht, señalada de financiar ambas causas presidenciales santistas en 2010 y 2014.

“Yo ordené los afiches con plata de Odebrecht, eso quedó claro. En la campaña, los financieros fueron los que hicieron el acercamiento con ellos. Lo irregular fue haber ido a fondear unos recursos con Odebrecht para la campaña, eso fue una operación irregular donde el presidente no tuvo nada que ver”, confirmó Prieto.

El gerente santista manifestó: “Así como le digo que sí fui irregular, el comité tiene que salir a aceptar que la génesis de eso fue irregular y que hicimos quedar mal al Presidente”.

Recordemos que Prieto, coincidencialmente, también estuvo involucrado en el Proceso 8.000 como uno de los políticos que apoyaron a Samper y se vieron envueltos en ese lío con la mafia.

 “Todo fue a mis espaldas II”

En las épocas del 8.000, cuando a Ernesto Samper se le preguntó sobre las declaraciones de Santiago Medina, el ex Presidente liberal dijo a los medios de comunicación que no tenía conocimiento del ingreso de dineros oscuros a su campaña, ya que “Todo fue a mis espaldas”. Por eso, Monseñor Pedro Rubiano, otrora poderoso Arzobispo de Bogotá, dijo públicamente sobre ese caso de corrupción en Colombia: “Es imposible que no haya visto un elefante en el antejardín” y que luego entró a su casa.

En este caso, cuando el Presidente Santos se percató de la versión de Prieto, de inmediato salió a hablar con la prensa amiga para contrarrestar a su hombre de confianza y a argumentar que “Me acabo de enterar… No tuve conocimiento de dineros no registrados; responsables deben aclarar”. También le pidió “excusas a los colombianos por este acto vergonzoso”.

“Condeno -de la manera más enfática- los hechos revelados alrededor de mi campaña del 2010. Pido a los involucrados asumir su responsabilidad”, escribió Santos en su cuenta en Twitter.

 El mandatario dijo en un video de su Twitter:  “Frente a la revelación de que hubo recursos no registrados en mi campaña de 2010, quiero expresar mi más absoluto rechazo y condena frente a ese hecho”.

“Lamento profundamente y pido excusas a los colombianos por este hecho bochornoso que nunca ha debido suceder y del que me acabo de enterar”, agregó el Jefe de Estado.

Según Santos,  “no autoricé ni tuve conocimiento de estas gestiones, las cuales se hicieron en directa violación de las normas éticas y de control que exigí se impusieran”.

https://youtu.be/6y5y0l87VV8

El Presidente enfatizó que los responsables de este hecho irregular, que presuntamente serían algunos miembros del comité financiero de su campaña, deben “aclarar a la brevedad esta actuación inaceptable”.

Al tiempo que ratificó que este tipo de actuaciones no significan que durante su gobierno se haya promovido la corrupción: “Esta violación de las normas de la campaña no supone, ni puede suponer que se deriven hechos de corrupción en mi gobierno”.

Finalmente, solicitó a las autoridades competentes que “investiguen todas las decisiones de mi administración y sancionen a los responsables de cualquier acto de corrupción”.

¿Será Prieto otro Medina?

Es claro que un candidato conoce todo el manejo político, financiero y la agenda de su campaña, por eso no es creíble que ni Samper ni Santos se hayan enterado del  ingresos de esos dineros oscuros y con fines peores a sus campañas. Si un candidato no sabe nada sobre su causa, que organiza y planea, cómo pretende manejar un país.

El caso de Santos se parece a Samper, que siempre negó tener conocimiento de un hecho evidente y confirmado. A su turno, Roberto Prieto, es un Santiago Medina, quien también negó todo al principio, pero que luego fue revelando y destapando toda la olla de corrupción de la campaña liberal.

¿Hasta dónde llegará Prieto?  ¿Será un Medina, que luego se convirtió en el testigo estrella de la Fiscalía? Eso depende de la apretada que le de la Fiscalía, y como dice el dicho popular, al que dejan solo, alguna venganza  quiere.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here