“Mientras el masacrador de El Nogal está libre, Diego Palacio está condenado”: Uribe

0
1644
El acto terrorista de El Nogal fue repudiado en todo el mundo, pero ahora Herminsul Arellán camina libre por Bogotá, por no ser un peligro para la sociedad, sino un rebelde que buscaba justicia social…. Las paradojas de la justicia colombiana.

El ex presidente colombiano y jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, criticó que mientras el cérebro del atentado al Club El Nogal, el guerrillero de las Farc Herminsul Arellán Barajas, quedó en libertad condicional porque se acogió a la Justicia Especial para la Paz (JEP), su ministro de Protección Social, Diego Palacio Betancourt, siga preso, condenado por la llamada Yidispolítica.

“El uno es uno de los masacradores del Nogal, queda en libertad; el otro, Diego Palacio, un hombre honorable, está condenado por una señora (Yidis Medina) cuya autoincriminación no pudo ser controvertida por él en la Corte Suprema de Justicia…”, afirmó Uribe.

“Vivir para ver. Lo sabíamos, la justicia especial para la paz es para darle indulgencia, impunidad total al terrorismo, y para maltratar a los civiles y a las Fuerzas Armadas de Colombia”, agregó el ex Presidente en un evento en Santa Marta, la capital del Magdalena.

Recordemos que el Juzgado 29 de Ejecución de Penas de Bogotá negó la libertad condicional al exministro Diego Palacio, condenado por la Corte Suprema de Justicia por su responsabilidad en la Yidispolítica, un caso en el que se investigó la entrega de dádivas a congresistas para lograr la reelección de Uribe Vélez. Palacio fue el primer miembro del movimiento opositor Centro Democrático en intentar acogerse a la JEP para que esta revisara su proceso penal en el cual siempre se ha declarado inocente.

Palacio recibió una pena de seis años y seis meses de cárcel por el delito de cohecho, por haber ofrecido prebendas a cambio de votos para asegurar la reelección del gobierno uribista.

Herminsul Arellán Barajas, alias 'Pedro'
Herminsul Arellán Barajas

Un trato diferente a Palacio tuvo Herminsul Arellán Barajas, alias Pedro, por poner el carro bomba que explotó en el lujoso club del norte de Bogotá, en febrero de 2003, donde causó la muerte de 36 personas y dejó otras 200 heridas.

Arellán estaba detenido desde marzo de 2011 y tiene en su contra una pena de 40 años de prisión por los delitos de concierto para delinquir, terrorismo, rebelión, homicidio agravado y daño en bien ajeno.

El acto terrorista del Nogal fue repudiado en todo el mundo, pero ahora Arellán camina libre con las calles de la Capital, por no ser un peligro para la sociedad, sino un rebelde que buscaba justicia social…. Las paradojas de la justicia colombiana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here