Yo asistí a la II Convención Nacional del Centro Democrático

0
684

Muy temprano, eran las 8.am cuando llegamos a las cercanías del Auditorio Teatro G12 en Bogotá, lugar escogido por el Centro Democrático para llevar a cabo su Segunda Convención Nacional.  El orden y puntualidad de los asistentes llamo de inmediato mi atención. Días antes,  gracias a la organización que le imprimiera la Dra. Nubia Stella Martínez se emitió un gran número de credenciales a los convencionistas y se extendieron las invitaciones para quienes tuvimos el honor de concurrir al evento.

El Señor secretario del partido verificó el quórum. Acto seguido los asistentes en número superior a 1.400 delegados acreditados en forma presencial  por la ciudad de Bogotá, D.C. y los departamentos del Meta, Cundinamarca, Quindío y Caquetá o conectados en forma virtual, entonamos con nuestra mano en el corazón,  el himno nacional. Ya se anunciaba el fervor y éxito que le esperaba a la Convención.

Instalada por el señor expresidente Alvaro Uribe Vélez enfatizó la importancia de hacer coalición para alcanzar el éxito e invitó a los precandidatos presentes  que deben lograr definir entre ellos las reglas para elegir un candidato único que una vez escogido,  todos le apoyen y respeten. Puntualizó que en ese procedimiento no se pueden dar en el  futuro ninguna clase de “gavillas”.  Quizás por lo que envuelve la palabra NO, sea la razón por la cual el expresidente descartó consolidar la campaña en defensa del NO que derrotó el plebiscito de octubre 2 de 2016 y por ello, enfatizo el SI en la reconquista del poder.

Invita a participar al señor Expresidente Angelino Garzón quien me sorprendiera con su recuperación después de grave y difícil enfermedad. Se conoce de su pensamiento animado por el espíritu sindical pero de resaltar la humildad en su intervención. De grandes hombres y vaya que este lo es,  registrar su magnanimidad al agradecer al expresidente Uribe y confirmar y demostrar su lealtad. Perdurara en la memoria su principio de vida: “ser agradecido”. Tampoco se puede olvidar su perentoria frase “Los odios de los otros no son los propios. Yo puedo vivir en la pluralidad”.

En turno siguió el ex procurador Alejandro Ordóñez que como principiante en la política tuvo en mi sentir el desacierto de no matricularse por ahora en el Centro Democrático, quizás más adelante sea tarde, si se pronunció a favor de una gran coalición como la expuso el expresidente Alvaro Uribe en su intervención. Es ya el momento.

Previo sorteo entre los precandidatos presentes, le correspondió abrir a la Dra. María del Rosario Guerra  quien,  en un discurso pausado y con claro conocimiento de la problemática nacional, siguiendo quizás las consecuencias y efectos del Brexit,  enfatizó que hay que saber entender y escuchar a los ciudadanos quienes hoy no creen ni participan en la política. Recordó la grandeza en los dos gobiernos de Uribe para encontrar ahora un completo estado fallido por causa y responsabilidad de Juan Manuel Santos, quien sin tapujo alguno,  le responsabilizó la senadora como responsable y causante de la división del país y su sociedad.

El recinto ovacionó  y recibió con gran expectativa la intervención del senador Iván Duque Escobar quien dejo conocer y saber que hará todo los que este a su alcance por ser el candidato único y quizás en una forma poco inusual, mostró que cuenta con recursos para lograr esa meta. Entregó su folleto naranja con 162 propuestas, eje central de su programa de campaña.

Pretendiendo quizás desvirtuar algunas críticas  que se escucharon en el pasado  tanto en el país como en el extranjero enfatizó y resaltó el liderazgo del presidente Uribe. Sus críticas al proceso de paz y  a la Jurisdicción especial muy acertadas y reconocidas. Rechazó por completo la impunidad para los integrantes de las Farc Si bien cuenta con gran dotes de buen orador,  su discurso y contenido que no respetó el tiempo asignado,  me pareció estar más encartonado en los académico y el fervor inicial de los asistentes se desvaneció como lo registraron los aplausos finales de su intervención.

Sorpresas le esperaban a la Convención y vaya que lo fue la gran intervención del Doctor Rafael Nieto Loaiza; destacado ex viceministro de justicia y acertado columnista sobre la realidad y acontecer nacional. No uso el atril. Se mostró  con vestimenta informal pero con gran seguridad, conocimiento y profesionalismo. Elogió y saludó a sus compañeros en aspiración y enfatizó la necesidad de la coalición con otros sectores nacionales. De resaltar el llamado a trabajar en equipo y su invitación a lograr y consolidar la “gran alianza republicana”. En la medida que avanzaba su intervención conectó a los presentes quienes  en furor y a un solo grito lo aclamaron con voces al señalar  “ese es….” y vaya si puede serlo. En la mesa directiva se alcanzaron a registrar caras de preocupación y admiración.

Siguió en el orden del sorteo  Carlos Holmes Trujillo. Gran señor gran ejecutor. Reseño calurosamente su la acogida en su nieto Santiago del trabajo del Presidente Uribe. En su introducción resumió el actual acontecer nacional al decir: “Desde su discurso de posesión Juan Manuel Santos empezó a destruir lo que Uribe había construido. Se sentó a conversar con las Farc sin condiciones, acabó los contratos de seguridad jurídica con los inversionistas. Dejó de hacer los consejos comunitarios de gobierno, que unían a la gente con su Presidente. Debilitó la colaboración de los ciudadanos con la Fuerza Pública. Actuó como un secuestrado de la tiranía de Chávez y Maduro por su apoyo a las conversaciones en Cuba. Aceptó la justicia que querían las Farc, derogó la soberanía del pueblo. Somos un país con dos océanos y dejó perder un mar en san Andrés. Castró la democracia colombiana.”

En ese resumen todo está dicho y a continuación con que cuidado y estilo presentó su propuesta.

Correspondió intervenir a la Senadora Paloma Valencia quien dejo saber que aún está considerando si será o no precandidata, pues acaba de dar a luz a su pequeña hija Amapola. Su intervención en un tono de estadista de los grandes que ya le quieren criticar,  pero lo es más por miedo que por argumento. A pesar del cansancio de los asistentes a la Convención, logro conectar al auditorio. Resumió las intervenciones de los precandidatos. Resaltó la grandeza de nuestras fuerzas Militares y agradeció la organización de la Convención y por supuesto elogio, como ninguna, la labor del expresidente de Alvaro Uribe. “Manos blancas y puras para manejar la cosa pública” esa si que son necesarias e indispensables en el próximo gobierno. Referenció las dos graves crisis políticas que nos aquejan. Una presidencia para Colombia con respeto a la oposición. Eso es y será siempre de  grandes demócratas. Recalcó que “Juan Manuel Santos desistitucionalizó a Colombia.” Remató recogiendo y recordando los 5 huevitos en la era de Uribe. Enfatizó la seguridad, atacó el gran daño del narcotráfico y la minería ilegal. Registró la importancia de la  justicia como elemento integrador del estado creando la fuerza élite para lograr  justicia en el territorio y no que sean las Farc quienes la apliquen. Rechazo la Justicia Especial para la Farc. (JEP). Se refirió finalmente a la confianza inversionista y la cohesión social para que la industria y el agro crezcan. La educación ocupo lugar especial.

Hay mucha madera en los precandidatos. A falta de uno hay cinco con amplísima posibilidad. A ellos debe sumarse ojalá prontamente la Dra. Marta Lucía Ramírez y al inigualable,  por ahora,   Luis Alfredo Ramos. Él ausente en la convención fue sin lugar a dudas su GRAN TRIUNFADOR. Sin discurso,  sin presencia  pero si con la admiración y reconocimiento de todos los precandidatos y directivos del partido,  logro unificar en el recinto, en torno a su nombre,  la coalición que todos ellos reclaman. Bastaba escuchar los sonoros aplausos cuando se mencionaba su nombre. La infamia de su detención, la injusta y falaz acusación, obligan desde ahora a que la Honorable Corte Suprema de Justicia decrete por unanimidad de los integrantes de la Sala Penal su completa absolución. Colombia requiere y necesita a Luis Alfredo Ramos para que su estilo ponderado, su conocimiento del país, su envidiable tranquilidad,  devuelvan a Colombia por el sendero de la seguridad, el respeto, la ecuanimidad, la autoridad y su prosperidad.

Definitivamente que gran partido es el Centro Democrático. Tiene con quien. El partido se complementa  y puede fusionarse como uno solo con las coaliciones a la vista. Se espera que también se sumen a la baraja de precandidatos  el Dr. Oscar Iván Zuluaga, quien cuando fue mencionado, fue igualmente ovacionado. La ideología que profesan todos estos líderes es similar por no decir idéntica. La autoridad, el orden, el respeto  y el conocimiento son variables iguales en todos ellos. Los precandidatos les distinguen el amor y patriotismo por su Patria. Lo mejor, cuentan con unos asesores de lujo. El exministro Fernando Londoño, los ex vicepresidentes Angelino Garzón y Francisco Santos; el destacado y otrora distinguido líder gremial Fabio Correa, desde luego el caudillo y mejor líder del pasado,  presente y futuro Alvaro Uribe Vélez, son una nómina de lujo. El triunfo nos llama.

Hoy después de participar en esa espectacular Convención, que concluyó reformando sus estatutos y designando sus nuevas directivas, después de  conocer las excelentes intervenciones de un lujo de precandidatos y ver el desastre de mi partido conservador enmermelado por  los que se dicen progresistas,  decidí a conciencia irme a militar al Centro Democrático,  un partido de verdad con estructuras y gran organización; solo el Centro Democrático  puede lograr detener la debacle que se insinúa en el horizonte  por la entrega al país a los facinerosos y secuaces de las Farc,  autores indiscutibles de crímenes de lesa humanidad; vamos a recuperar el rumbo que trazó en el 2002 el Doctor Alvaro Uribe Vélez.

Por Bernardo Henao Jaramillo

Abogado e investigador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here