El Legado de la dosis mínima de Carlos Gaviria que acabó con la juventud colombiana

0
38680
Foto: Periódico Alma Mater
El expresidente de la Corte Constitucional, quien fue el ponente e impulsador en ese Alto Tribunal de la Despenalización de la Dosis Mínima de Droga en Colombia, era un empedernido consumidor de Marihuana recreativa. O sea, ¿legisló en causa propia?

El exmagistrado de la Corte Constitucional, Carlos Gaviria Díaz, fue para muchos un jurista de avanzada, que el país recuerda por haber impulsado, defendido y aprobado en ese Alto Tribunal la despenalización de la dosis mínima de droga, lo cual llevó a la juventud colombiana a convertirse en gran consumidora de toda clase de sustancias sustancias psicoactivas.

El exprofesor Gaviria, fue un experto en leyes y político radical de izquierda, conocido por su defensa de las minorías nacionales, tras apoyar a los LGBTI, a las prostitutas, a los adictos a los droga, a los subversivos y demás. Por eso, fue adorado por las personas de tendencia socialista y odiado por los más conservadores.

Gaviria fue el ponente de la “Despenalización de la Dosis Mínima de Droga“, la que luego se convirtió en Jurisprudencia a través de la Sentencia No. C-221-94, que acogió la teoría del mencionado jurista, basado en su famoso “Libre Desarrollo de la Personalidad“. Es decir, que a los colombianos no se les podría prohibir que cosumieran un mínimo de droga, porque ese era uno de sus derechos como ciudadano. El no permitirlo, vulneraba los mismos.

………………

Personas muy cercana a Gaviria revelaron que el exmagistrado, quien fue el más poderoso de los Presidentes de la Corte Constitucional, era un empedernido consumidor de Marihuana recreativa, entre otras cosas. Por eso, para algunos él se veía reflejado en su polémica ponencia. O sea, ¿legisló en causa propia?

Ese fallo gavirista de la Constitucional disparó el consumo de drogas en Colombia, especialmente entre los jóvenes, que se volvieron adictos, tras caer en ese infierno del cual es muy difícil salir. La consecuencia directa es que se surgió una amplio mercado de consumidores, que antes no existía, todo por la iniciativa Gaviria.

El mundo de los adictos colombianos, que utilizan la dosis mínima gavirista, está dominado visiblemente por los llamados “Jibaros” o microtraficantes en todas las calles de las ciudades del país y crecen cada día. Su misión es involucrar hasta a los niños de los colegios en la trampa de las drogas (utilizando inverosímilmente dulces con estas sustancias) para luego surtirlos diariamente con el citado veneno.

Pero los “Jibaros” no trabajan solos, son manejados por poderosos traficantes, poco visibles, no como en la época de los grandes capos, quiene están felices porque ya no tienen que enviar el producto al exterior con los riesgos que eso conlleva, sino que también se ganan miles de millones de pesos, sin exponerse mucho y gastando menos, en nuestra propia Patria.

Un alto procentaje de los colombianos (jóvenes y adultos) ha consumido drogas o desean consumirla, según las estadísticas del Observatorio de las Drogas. Son toneladas métricas consumidas todos los años en nuestro país.

Por ejemplo, esa entidad dice: “La marihuana es la sustancia ilícita principalmente consumida alguna vez en la vida con 84,4%… Del total de jóvenes encuestados, el 54,4% informó haber consumido marihuana en el último año…”.

Los adolescentes o adultos se daban el lujo de consumir drogas en cualquier sitio del territorio nacional, inclusive delante de la Policía, porque estaban amparados por la jurisprudencia Gaviria y su libre Desarrollo de la Personalidad, hasta caer en el descaro de transportar grandes cantidades de sustancias psicoactivas y justificar ante las autoridades que se trataba de su dosis mínima para varios días. Narcotráfico puro y sin control durante la era santista.

Parte de ese problema creció en los últimos años durante el mandato del Presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien, aceptó que el narcotráfico fuera un delito conexo de la rebelión para complacer a sus amigos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) con quien firmó su fallido Acuerdo de Paz de La Habana (Cuba) en 2016.

Aclaremos que hoy las Farc y sus socios guerrilleros son los principales cultivadores de hoja de coca, procesadores de cocaína y exportadores de esta droga en el Mundo, con personajes como Walter Patricio Artízala Vernaza, alias Guacho, y muchos que no son tan públicos como él. De acuerdo con las autoridades estadounidenses, en Colombia hay semabradas más de 200.000 hectáreas de coca, para producir el alcaloide.

Todo eso ha sido incentivado por el legado de Gaviria, que llevó a los colombianos a caer en la maldición del consumo de drogas, que ahora el Presidente Nacional, Iván Duque, quiere acabar, mediante el DECRETO DE PROHIBICIÓN DE LA DOSIS MÍNIMA, decomisándolas y capturando a los “Jibaros” o a quienes porten más de esa cantidad.

Adios a la era gavirista y a la de sus socios magistrados de la Constitucional, que le hizo mucho daño al país durante más de dos décadas.

Leer Nota Relacionada:La politóloga Sandra Borda confiesa que es consumidora de droga“.

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here