El silencio sobre la venta, a precio inferior, de la Casa de la Embajada de Colombia en Alemania

0
1254
Durante la época de la Embajadora en Alemania, María Lorena Gutiérrez, se vendió la lujosa Casa de la Embajada en Berlín por sólo 1,5 millones de Euros, cuando costaba alrededor de 10 millones.
En el negocio habría un supuesto detrimento patrimonial de 30 mil millones de pesos. Ahora para reemplazar la Casa de la Embajada, se tiene pensado arrendar un apartamento en una modesta zona del centro de Berlín por más de 20 mil Euros mensuales. 

Las autoridades nacionales, especialmente la Procuraduría General, mantienen absoluto silencio sobre el supuesto detrimento petrimonial generado a nuestra Nación por la venta a precios irrisorios de la lujosa Casa donde funcionaba la Embajada de Colombia en Berlín, capital de Alemania.

La extraña venta se hizo en épocas de la entonces embajadora en el país europeo, María Lorena Gutiérrez, mano derecha del Presidente Juan Manuel Santos y consentida de la Canciller María Ángela Holguín, quienes no han dado una razón satisfactoria a los colombianos sobre ese negocio irregular.

La Casa costaba alrededor de 10 millones de Euros y está ubicada en una zona exclusiva de Berlín. Fue vendida por un millón y medio de Euros.  En la operación Colombia salió perdiendo más de 30 mil millones de pesos por la venta de dicha casa a un precio inferior.

Para reemplazar la Casa, se tiene pensado arrendar un apartamento para allí funcione la Embajada colombiana, ubicado en una modesta zona del centro de Berlín, por un valor de más de 20 mil Euros mensuales.

Surgen varias preguntas que la Canciller debe reponder, aunque mantiene silencio: ¿Quién fue el beneficiario de esta ganga y se lucró del negocio?  ¿Quién es el comisionista de la venta? También hay otros interrogantes: ¿Porqué la Procuraduría no ha tomado cartas en el asunto?

Este caso de corrupción se conoció por la denuncia del investigador y periodista colombiano, Eduardo Mackenzie, residente en Francia, quien en esta carta a las senadoras nacionales Sofia Gaviria Correa y Thania Vega, lo resume todo:

“Estimada señora senadora Sofia Gaviria Correa,
He recibido esta tarde una información urgente de un grupo de colombianos residentes en Alemania. Están muy preocupados e indignados por una operación inmobiliaria muy obscura que la embajada de Colombia en Berlín ha hecho en los últimos meses sin que ello sea objeto del control político y administrativo respectivo en Colombia. Al menos, me dicen, nada ha sido ventilado sobre esa operación en la prensa colombiana.
Los hechos que me comunican son los siguientes:
1.-La Residencia de Colombia en Berlín, donde funcionaba el domicilio del embajador de Colombia, ha sido vendida. La operación fue realizada entre agosto de 2016 y julio de 2017.
2.- Ese inmueble magnífico, con jardines y una piscina en el sótano, que el gobierno del presidente Ernesto Samper había comprado en 1996-1997, ubicada en Berlin-Wannsee, ha sido vendido a un precio considerablemente menor del que tendría en el mercado inmobiliario normal de esa ciudad.
3.– El valor de esa villa era, por lo menos, de ocho millones de euros (avalúo de 2004). Sin embargo, fue cedido a un comprador por solo dos millones de euros.
4.– Para que Colombia dispusiera de una nueva residencia diplomática, funcionarios del gobierno de Juan Manuel Santos compraron un apartamento banal, en obra negra, mal situado, no habitable todavía, sumamente caro, por un valor de cuatro millones de euros en la Kurfürstenstraße, una calle ubicada detrás de un zoológico por donde desfilan o desfilaban prostitutas.
5.– Para comprar ese apartamento la embajada tuvo que gestionar un préstamo bancario de uno o dos millones de euros.
6.-La embajada de Colombia trabaja ahora en una oficina de dos pisos alquilada. Está ubicada en una parte muy costosa de Berlín-central, al lado de la Plaza Gendarmenmarkt, construida en el siglo XII, donde las embajadas de Estados Unidos, Francia, Reino Unido tienen sus lotes y embajadas. Colombia paga 20 mil euros mensuales por esa oficina. Es una suma enorme.
7.– La venta de la villa la comenzó una persona que responde al nombre de María Lorena Gutiérrez, a nombre del gobierno colombiano. Terminó el negocio y firmó la venta Catalina Ávila, agregada de la embajada. El embajador en ese momento era Jorge Bendeck Olivella. La embajadora actual es una señora Pombo, hermana del periodista de El Tiempo Roberto Pombo. La cónsul en Berlin era Lucella Osman de Duque.
8.- Los colombianos que denuncian tal situación se alarman por la opacidad con la cual ese negocio se ha realizado y por el precio bajísimo de la cesión de la imponente villa en Berlin-Wannsee. Ninguna instancia de la cancillería ha emitido una declaración al respecto y al parecer ningún órgano de control ha tomado cartas en el asunto. Están muy molestos, además, por el carácter dispendioso y absurdo de la operación. El gobierno ha cedido a menosprecio una residencia de prestigio para alquilar un costoso apartamento donde mal puede funcionar la embajada de Colombia en Berlín. Fuera de eso compró un apartamento mal ubicado y en construcción para que funcione allí más tarde el consulado. Este funciona por ahora en el costoso apartamento alquilado en Berlín-Centro.
Me permito hacerle llegar esta información para pedirle que si lo considera necesario le pida al Senado que le exija a la presidencia de la República una explicación detallada de esa operación inmobiliaria que involucra un bien del Estado, un elemento del patrimonio de Colombia en Alemania, cuya venta, por lo tanto, no puede ser tramitada como si se tratase de un bien privado.
Dejo a su buen criterio estos elementos y cumplo así con la promesa que hice a los compatriotas de Berlin de ayudar a que se haga luz al respecto.
Quedo a su disposición para el suministro de cualquier otra información.
Muy cordialmente,

Loading...
Eduardo Mackenzie
Periodista
16 de abril de 2018″.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here