La Gobernación de Córdoba hizo millonarios pagos a empresas fantasmas del Cartel del Down

0
30565
En el garaje blanco funcionaba en Planeta Rica (Córdoba) la empresa Crecer y Sonreir, de Yolima Rangel (a la Der.), a quien el mandatario Besaile (a la Izq.) le pagó miles de millones de pesos por dudosas terapias a niños discapacitados.
A pesar de estar advertido por la Contraloría, el Gobernador Edwin Besaile le pagó a la empresa Crecer y Sonreir, de su amiga y asesora Yolima Rangel,  $2.383 millones por terapias para niños discapacitados.  La citada firma cerró su operaciones hace unos días y el caso era mantenido en secreto. ¿Favorecimiento?

A pesar de las denuncias de los organismos de control, los casos de corrupción en Córdoba no paran. Esta vez, promovidos por la propia Gobernación del departamento, que encabeza el mandatario local Edwin Besaile Fayad, hermano del cuestionado senador de La U, Musa Besaile, vinculado al escándalo de los sobornos del detenido ex Fiscal Luis Gustavo Moreno. Ver Nota.

La Secretaría de Salud de Córdoba, que depende de la Gobernación, le hizo pagos durante este año a la cuestionada IPS Crecer y Sonreir Unidad Integral de Rehabilitación S.A.S., creada en 2014, cuya representante legal es Yolima del Carmen Rangel Yánez, por concepto de servicios de terapias a niños pobres de la región que sufren problemas de discapacidad o Síndrome de Down.

Resulta que la Contraloría General de la República, en sus reiteradas auditorías, cuestionó en el pasado los pagos que le hizo la administración de antiguo Gobernador cordobés Alejandro Lyons, a Crecer y Sonreir y a otras empresas que hacen parte del Cartel del Síndrome de Down, porque no les brindaron los servicios a los menores discapacitados, pero sí los cobraron. Se estima que son miles de millones del Erario local malversados en los carteles del Down y la Hemofilia durante la era Lyons, por lo cual ese exmandatario terminó con un proceso de responsabilidad fiscal en la Contraloría y uno penal en la Fiscalía General, que lo hizo fugarse de la justicia colombiana y refugiarse en Estados Unidos.

La Contraloría General en el Comunicado de Prensa 129, del 23 de julio de 2016, basada en una auditoria de sus expertos sobre el caso, realizada en el  2015, ratificó:

“En el caso de la IPS, Crecer y Sonreir Unidad Integral de Rehabilitación S.A.S., la Contraloría encontró un hecho verdaderamente curioso: según las facturas que entregó como soporte para los pagos correspondientes a junio de 2015, a un total de 178 pacientes les realizó la terapia física la misma fisioterapeuta, las cuales fueron realizadas en todos los días hábiles de este mes, en los municipios de Planeta Rica y Montelíbano, distantes un poco más 60 kilómetros y unos 40 minutos en tiempo”.

No obstante y a pesar de estar advertido por la Contraloría, el nuevo Gobernador Besaile le canceló todos los servicios a Crecer y Sonreir Unidad Integral de Rehabilitación S.A.S. y se encuentra al día con sus supuestas obligaciones. Ver los Pagos en PDF Vigencia 2016.

 

La Secretaría de Salud le canceló un total de 2.383 millones de pesos a Crecer y Sonreir por rehabilitación o terapias de neurodesarrollo a los niños especiales de Córdoba, no cubiertas por el Plan Obligatorio de Salud ( POS), ante lo cual la administración regional asume esos tratamientos.

Crecer y Sonreir cerró sus oficinas 

Pero hay otro inconveniente, esta firma de Rangel es prácticamente fantasma, porque hace unos días cerró sus operaciones tanto en Montelíbano como en Planeta Rica, donde funcionaba en un garaje.

Lo curioso del asunto es que otras empresas han brindado sus servicios de tratamiento a los menores con Down a la Gobernación de Córdoba, pero estas no les cancela, con el argumento que están investigadas por la Contraloría, basada en la misma Auditoría del 2015.  Sin embargo, a Crecer y Sonerir, la más cuestionada a nivel nacional, sí le pagó todo lo que le debe hasta la fecha. ¿Favorecimiento con la amiga Rangel?

En el garaje blanco funcionaba en Planeta Rica (Córdoba) la empresa Crecer y Sonreir

El extraño silencio de la Gobernación y la Contraloría

El tema de Crecer y Sonreir se descubrió por un Derecho de Petición que contestó la propia Secretaria de Gobierno, en el cual adjuntó en una USB la relación de los pagos realizados a esa empresa. El hecho se mantenía en secreto, tanto en la Gobernación como en la misma Contraloría, que conoce los detalles del asunto.

El Derecho de Petición que contiene la información

Hay que preguntarse: ¿Por qué la Contraloría, que emitió recientes boletines de prensa cuestionando a otras empresas relacionadas con el caso del Down, no ha dicho nada de estos pagos recientes a la firma de Rangel? ¿Por qué oculta el tema de Crecer y Sonreir? ¿A quién trata de favorecer?

Rangel, muy cercana al Gobernador y a Musa

Rangel es tan cerana a Edwin Besaile, que asesoró a la Secretaría de Salud, de la Gobernación de Córdoba, en los casos referentes al sector. También es considerada la mano derecha del hermano de ese burgomaestre, el polémico senador Musa Besaile, a quien le guarda gran lealtad. Sin olvidar, su gran amistad con la esposa de este congresista de La U, Milena Flórez.

En el 2015, la cuestionada empresaria hasta se dio el lujo de viajar con estos hermanos Besaile a Panamá a una reunión de Asambleistas o congresistas, donde fue a promocionar o apoyar los asuntos de Musa. Tema que promovió en su cuenta personal de Twitter, en la cual retrinó los tuit de Musa sobre el evento.

El Gobernador Edwin Besaile a la Iqz., la embajadora en Panamá Ángela Benedetti, y el senador Musa Besaile a la Der.

En la siguiente foto, que es una prueba fundamental, aparece Yolima Rangel, quien acompaña como asesora al Gobernador Edwin Besaile en Panamá. En la imagen también figura (de Negro) Milena Flórez, esposa de Musa Besaile. Además de Ernesto Vergara, Cuota de este Senador del Partido de La U, y compañero sentimental de Laura Gutiérrez, la mejor amiga de Doña Milena, destituida por la Procuraduría a 12 años por falsificar el diploma para posesionarse como Directora de Turismo de la Gobernación de Besaile.

Esta una muestra de la larga amistad de Rangel con los Besaile, lo cual, seguramente sirvió para que la Gobernación beneficiara con los pagos de la dudosas terapias a Crecer y Sonreir.  ¿Tráfico de influencias?… la justicia debe investigar este caso.

Por Sixto Alfredo Pinto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here