Se acerca la captura del Senador Benedetti por “Chuzadas”?

0
25903
Armando Benedetti
El detenido coronel del Ejército, Jorge Humberto Salinas, supuesto socio del capturado general Guatibonza, reveló que Benedetti era cliente de la empresa de “chuzadas” de Cali y habría pagado para interceptar al Fiscal Néstor H. Martínez y al abogado Jaime Lombana. 

Ya fue detenido el general en retiro Jorge Humberto Guatibonza, exdirector del Gaula y excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, por sus presuntos vínculos con la compañía A&G, una firma que, según la Fiscalía colombiana, ofrecía a sus servicios ilegales de espionaje, seguimientos o interceptaciones de teléfonos de reconocidas personalidades.

Ahora podría precipitarse la captura del Senador del Partido de La U Armando Benedetti, porque el coronel (r) del Ejército, Jorge Humberto Salinas, gerente de la empresa JHS Consultores, quien fue capturado en Cali en medio de una gran operación por seguimientos y “chuzadas” ilegales, aseguró que este congresista buscó a la empresa A&G para que interceptara al propio Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, y a su esposa.

De acuerdo con La W Radio, Salinas  le aseguró a la Fiscalía desde la cárcel de Vistahermosa en Cali, donde está recluido, que Benedetti no solo propuso “chuzar” a Martínez, sino que pagó un millonaria suma para tal objetivo.

Según La W Radio, el coronel (r) Salinas afirma en su declaración, que él escuchó de un socio de la red delictiva llamado Juan Carlos Madero, que el Senador Benedetti se reunía con él y que, a cambio de los servicios de interceptaciones, el congresista habría pagado $4.000.000. “Se le trabajó y se le entregaron resultados, y fueron tan buenos que llegó hasta el punto de que el señor pidió realizar un tracking de ubicación de fechas y la extracción de unos mensajes de Whatsapp e información del teléfono del señor Fiscal General (…) ahí fue cuando paramos y no quisimos continuar”, reveló el citado oficial.

La prestigiosa emisora dijo, en exclusiva, que Benedetti también habría pedido “chuzar” los teléfonos del reconocido abogado Jaime Lombana y hacer seguimientos a su hijo, que es menor de edad, tal como lo confesó Salinas.

“Estoy buscando al expresidente Uribe para contarle lo que ha hecho Benedetti. Estoy indignado con los oficiales que participaron en esto, me da asco que persigue a un niño menor de edad”, criticó Lombana en La W Radio, al confirmar que conoció las evidencias sobre las “chuzadas” contra él y su familia.

“Muy grave todo esto. Momentos para reflexionar sobre muchas cosas. Qué difícil es ejercer el derecho en Colombia”, agregó el jurista.

La Fiscalía pondrá el caso en conocimiento de la Corte Suprema de Justicia, porque Benedetti tiene fuero de Senador, para que valore si el tema reúne los méritos probatorios para detener al Senador.

Guatibonza sería socio de la red

Las investigaciones de la Fiscalía indican que el general en retiro de la Policía, Humberto Guatibonza, habría sido cliente de esa firma A&G, a través de su propia empresa. Por eso, tendría que responder por concierto para delinquir y otros cinco delitos informáticos como acceso abusivo a sistemas, interceptación de datos y uso de software malicioso.

Image result for guatibonza
General Humberto Guatibonza

El caso se conoció a comienzos de agosto de 2018, cuando la Fiscalía desmanteló una supuesta red de “chuzadas” ilegales luego de siete operativos en Bogotá, Cali e Ipiales (Nariño). La organización estaba dedicada a interceptar comunicaciones telefónicas, correos electrónicos y servicios de mensajería instantánea de políticos, empresas, integrantes de la Fuerza Pública y funcionarios judiciales, así como de sus familiares. La banda la conformaban tres oficiales retirados del Ejército y una civil.

Ellos son: El coronel (r) y jefe de seguridad de la Alcaldía de Ipiales, Carlos Andrés Pérez Cardona; el mayor (r) Luis Mesías Quiroga Cubillos y el coronel (r) y especialista en inteligencia Jorge Humberto Salinas Muñoz, al igual que María Alicia Pinzón Montenegro, quien había trabajado en el Ministerio de Comunicaciones y ahora se desempeñaba como hacker o experta en Internet.

Los acusados se promocionaban ante sus clientes con la capacidad de interceptar comunicaciones telefónicas, correos electrónicos y servicios de mensajería instantánea. La red cobraba unos $3.000.000 por cada actividad ilícita y el valor variaba según el tipo de servicio y el tiempo que tomaba el trabajo contratado. Esos clientes eran políticos, empresas, miembros de la Fuerza Pública y funcionarios judiciales.

Según la Fiscalía, Guatibonza está enredado en este caso porque es propietario de la oficina donde se encontraba ubicada la empresa A&G, cuyas instalaciones fueron allanadas por las autoridades, así como las viviendas de los oficiales militares involucrados.

Los investigadores afirman que Guatibonza  aparecería en varias de las interceptaciones reveladas por la Fiscalía ante un juez de Cali dentro del proceso. En algunas de estas grabaciones, al parecer, el alto oficial, habla con el coronel (r) Jorge Humberto Salinas Muñoz, con quien se investigan sus nexos societarios. El Ente Acusador consiguió grabaciones en las que varias personas relacionadas con el exdirector del Gaula conversan, supuestamente, sobre interceptaciones ilegales, precios y clientes.

Las conversaciones que compromenten al General

La Fiscalía también tiene en su poder grabaciones aún más comprometedoras, según lo reveló la Revista Semana.  En una de ellas, un hombre, que sería el propio Guatibonza, habla con Salinas, en las cuales se dice: “¿Hizo algo de lo de WhatsApp, hermano, ya tiene algo de lo que le pedí la semana pasada?”, le pregunta el alto oficial al coronel (r) Salinas, y este le responde: “Sí, señor, yo creo que mañana en la tarde ya tengo todo listo, lo de un mes, mañana le llevo”.

Hay otra charla telefónica entre Salinas y su socio, el mayor retirado Quiroga, en la que se dice: “Mi general (Guatibonza) me ha pedido de los mismos números, algo pasó ahí porque me dijo que si podíamos manejar algo reciente, o sea, abril y mayo… De lo último que le entregamos al general Guatibonza de los dos números. Me llamó, y que si podíamos algo más”.

En el mismo operativo de detención de Guatibonza, además fue capturado Julián Villarraga, señalado por la Fiscalía, como miembro de la supuesta red de “chuzadas”.

Guatibonza, al igual que Benedetti, han desmentido su vinculación con ese presunto entramado de corrupción y han negado su relación con A&G.

Se espera que el Coronel Salinas y el propio General Guatibonza prendan el “ventilador” o delaten todo lo que saben contra Benedetti y otros reconocidos personajes de la vida pública colombiana por este tema de las “chuzadas”.

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here