Yayo, el eslabón entre Varón Cotrino y el cuestionado Andrés Villamizar

0
1758
Andrés Villamizar (Izq.) Germán Varón Cotrino (Centro) y Gustavo Moreno (Der.)
Gerardo Torres sería el eslabón entre el exfiscal Moreno y Varón Cotrino, pero también el depositario de muchos secretos de corrupción en la Unidad de Protección en épocas de Villamizar. En este caso hay muchos temas ocultos que cuando salgan a la luz levantarán un gran polvorín.
Cuando el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, era el Ministro del Interior del Gobierno Nacional, se encontró con la papa caliente de tener que lidiar con el director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Andrés Villamizar Pachón. Y era una verdadera papa caliente, pues Villamizar raramente le hacía caso a los ministros que eran sus jefes, salvo el caso del poderoso Germán Vargas Lleras. Pues bien, Carrillo muy aburrido con Villamizar por sus nacientes escándalos, habló con el Presidente de la República y le manifestó su intención de querer sacar a Villamizar de la dirección de la UNP, a lo que el Mandatario Juan Manuel Santos le dio vía libre. Fue así como entonces el Ministro Carrillo citó a Villamizar, y sin mayores preámbulos le pidió que renunciara, y para no perder tiempo, le pasó una hoja y un bolígrafo para adelantar la carta de renuncia, la que Villamizar visiblemente afectado comenzó a redactar.

El entonces Director de la UNP le entregó a su jefe inmediato, el Ministro Carrillo, la carta, y este la tramitó de inmediato, de hecho se alcanzó a expedir un decreto removiendo a Villamizar del cargo. Sin embargo, cuando salió de la Casa Republicana, donde está ubicado el Ministerio del Interior, Villamizar intentó frenar el proceso de su salida, para ello llamó a su primo Carlos Fernando Galán y a Germán Varon Cotrino, quienes eran reputados como los hombres de confianza de Germán Vargas Lleras. Estos, sin hablar con el furioso Ministro de Vivienda Vargas, llamaron a Aurelio Iragorri, que era el Secretario General de la Presidencia, y le manifestaron que Germán Vargas estaba furioso con la salida de Villamizar, que era algo que tenían que parar de inmediato, que era un golpe a los acuerdos de la Unidad Nacional y al partido Cambio Radical, etc.

El propio Santos e Iragorri, acostumbrados a darle gusto a todo el mundo, llamaron a Carrillo y lo convencieron de que tenía que echar para atrás sus planes de sacar a  Villamizar de la UNP. Carrillo se refirió a los desaciertos de la gestión de Villamizar, pero comprendió que había perdido esta mano.

Yayo entra en escena 

Pero la gestión de Varón Cotrino no fue gratis, a partir de ese momento, éste se convirtió en un visitante recurrente de la Dirección de la UNP, siempre acompañado del señor Gerardo Torres, el mencionado Yayo, de los recientes escándalos de corrupción protagonizado por el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno. Recordemos que Yayo y Varón son grandes amigos de Moreno y este sabe muchos secretos de eso dos personajes.

El motivo de las gestiones de Varón Cotrino, eran en general, gestionar apoyos de seguridad y sobretodo llevar hojas de vida para ser nombrados como contratistas y empleados de la UNP.  Pronto Varón Cotrino dejó de ir, y el encargado de visitar a Villamizar era Yayo.

Por ese entonces, Villamizar enfrentaba algunas denuncias, tanto penales como disciplinarias, entre otras cosas las extrañas circunstancias de la muerte de Germán Escobar Borraez en medio de un proceso de contratación bastante oscuro, dirigido por el propio Villamizar y en donde fue escogido como contratista Jorge Moreno Ojeda en desmedro de los intereses de la empresa de vigilancia Vise. Presuntamente Yayo le ofreció a Villamizar encargarse de todo eso, pues Villamizar logró que todas sus investigaciones penales, disciplinarias y fiscales quedaran sepultadas bajo un manto de olvido, sin que se hubieran cerrados, simplemente se archivaron.

Como conclusión de esta historia, vino la venganza de Villamizar contra Carrillo, una vez que este dejo el Ministerio de Interior, tenía derecho a que se le mantuviera su esquema de protección durante 6 meses, pero en el entretanto Carrillo fue nombrado embajador en España, y Villamizar no le tembló la mano para dejar a Carrillo y a su familia sin el esquema de protección, aduciendo supuestas causas legales para ello.

Sería interesante saber si Villamizar se acuerda de Yayo, el amanuense de Varón Cotrino, o será que negara haberlo visto alguna vez?

Yayo sería el eslabón entre el corrupo exfiscal Gustavo Moreno y el encopetado Varón Cotrino, pero también el depositario de muchos secretos de corrupción en la Unidad de Protección en épocas del cuestionado Andrés Villamizar… En este caso hay muchos temas ocultos que cuando salgan a la luz levantarán un gran polvorín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here