General Motors se va de Venezuela porque gobierno Bolivariano confiscó su planta

0
711

General Motors Co anunció que cesará inmediatamente sus operaciones en Venezuela luego de denunciar que su planta de fabricación de autos en el centro industrial de Valencia fue embargada ilegalmente el 19 de abril de 2017 por las autoridades fieles al gobierno bolivariano.

La empresa estadounidense, la principal productora de vehículos en el vecino país, aseguró que las instalaciones de la compañía, con capacidad para 45 mil unidades, fueron tomadas por la fuerza pública chavista.

El Juzgado tercero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del estado Zulia, notificó el embargo sobre los bienes de General Motors Venezolana, C.A. (GMV).

La medida se produce en medio de una crisis económica cada vez más profunda en Venezuela, que ya ha afectado a muchas firmas estadounidenses.

“La planta de GMV fue inesperadamente tomada por las autoridades públicas, evitando las operaciones normales. Además, otros activos de la compañía, como vehículos, han sido retirados ilegalmente de sus instalaciones”, dijo la filial de GM General Motors Venezolana (GMV) en un comunicado enviado por correo electrónico.

La compañía afirmó que la incautación o embargo judicial ilegal de sus bienes dejará sin empleo a sus 2.678 trabajadores, sus 79 concesionarios y proveedores.

Según reportes de prensa venezolanos, el embargo se debió a una demanda presentada hace años contra la automotriz en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia.

GMV dijo que la demanda está relacionada con la cancelación de la concesionaria por “ineficiente desempeño, lo cual carece de toda substancia”.

Asimismo, General Motors Venezolana considera que la cifra solicitada “excede toda lógica e inviabilizaría las actividades de GMV en forma permanente”.

Desplome de la industria automotriz

La industria automotriz venezolana sufre por la falta de materias primas debido a unos complejos controles monetarios y una producción local estancada, y muchas plantas apenas pueden manufacturar.

El gobierno de Venezuela, encabezado por el Presidente Nicolás Maduro sufre una crisis económica impulsada por la creciente deuda externa y la caída en los precios del petróleo, la principal fuente de ingresos del país,  por eso la industria automotriz se ha detenido casi por completo.

El año pasado las empresas vendieron solo 3200 vehículos nuevos, en comparación a más de 17.000 en 2015, y las fábricas han estado cerradas durante meses por la falta de ventas.

A principios del 2015, Ford Motor Co también canceló su inversión en Venezuela.

Acciones legales contra gobierno bolivariano

GM prometió “tomar todas las acciones legales” para defender sus derechos y los de los trabajadores.

“GM rechaza fuertemente las medidas arbitrarias que tomaron las autoridades y recurrirá a todas las acciones legales para defender sus derechos”, agrega el comunicado.

Venezuela enfrenta unos 20 casos de arbitraje por nacionalizaciones que se hicieron bajo el liderazgo del fallecido expresidente Hugo Chávez Frías.

Con información de runrun.es  y nytimes.com/es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here