Los Odebrecht, líderes en corrupción multinacional

0
268

Marcelo Odebrecht,  condenado en Brasil a 19 años de cárcel.

Tenía razón el compositor Luis “Pilito” Cruz cuando escribió en 1985 para El Gran Combo de Puerto Rico, su canción “La fiesta de Pilito”. La obra comienza sentenciando: “Si el año pasado tuvimos problemas, quizás este año tengamos más”. Efectivamente, cuando creíamos que 2016 fue lo suficientemente cruel  e impactante a nivel de noticias, a pocas horas de Navidad, surge un nuevo escándalo corporativo que muy seguramente va a crecer en Colombia durante los próximos meses. Funcionarios y contratistas locales estarían involucrados.

El miércoles pasado, ante un juez de la Corte del Distrito Este de Nueva York, Marcelo Odebrecht, presidente del grupo brasilero Odebrecht, aceptó cargos por sobornos y corrupción que lo llevarán a pagar multas de 2,600 millones de dólares en EE.UU., Suiza y Brasil. El delincuente de cuello blanco ya fue condenado a 19 años y cuatro meses de cárcel por delitos de corrupción, lavado de activos y concierto para delinquir. Su estrategia jurídica es lograr un acuerdo con la justicia norteamericana bajo el cual, además de las multas, deberá entregar información valiosa de las mafias de contratación con las cuales interactuó en más de 12 países.

De todo el documento de acusación (ver pdf NY 1) impactó la alusión a Colombia en las páginas 18 y 19 en las cuales se mencionan sobornos a diferentes funcionarios por 11 millones de dólares entre 2009 y 2014, período que comprende la etapa final del segundo gobierno de Uribe y la primera del gobierno Santos. En el documento se explica cómo entre 2009 y 2010 a un sólo personaje se le entregaron 6,5 millones de dólares, es decir, más de la mitad de los sobornos. El ex ministro de Transporte durante el gobierno Uribe, Andrés Uriel Gallego, murió en 2014 y por ello no conoceremos su versión. Recordemos que en 2008, se empezó a oír de Odebrecht en Colombia, por una sonada reunión que tuviera lugar en  Panamá entre Guido Nule y Andres Rabello, gerente de Constructora Odebrecht Panamá. Se dijo en aquel momento que uno de los hijos del Presidente Uribe también participó de la misma. Resulta pertinente poder confirmar cuales funcionarios de ambos gobiernos efectivamente entregaron los contratos a dicho grupo.

La empresa cuenta con una “línea ética” (ver línea 2) algo común en multinacionales, en donde empleados, proveedores, clientes y contratistas pueden hacer denuncias anónimas. En nuestro país la línea corresponde al número 018000942838 para los interesados en hablarles de ética. Dice la página que ese canal está diseñado “para mantener un ambiente corporativo seguro, ético, transparente y productivo”. También tienen un código de conducta, claro está, para empleados de mando medio, no para dueños o directivos (ver Manual 3). Luego de las multas ya no se cumplirá el objetivo de 2020: “satisfacer a nuestros clientes, a través de soluciones innovadoras que contribuyen para un mundo mejor”. Hasta mandaron grabar un emotivo video sobre la visión. La producción audiovisual costó mucho menos que lo que pagaban por ganar contratos, pero hay que aceptar que el vídeo es bueno. (Ver Video 4)

A pesar de lo anterior, las empresas de Odebrecht, que desde 1953 vienen haciendo negocios con Petrobras, llegaron a protagonizar el mayor escándalo de corrupción en Brasil. Hasta el presidente encargado Temer, se encuentra en la cuerda floja por supuesta corrupción en este caso. En una entrevista que ofreció al final de su carrera, Norberto Odebrecht, descendiente de inmigrantes alemanes y fundador del grupo económico, dijo que las “Organizaciones son cómo árboles, que lanzan continuamente nuevas hojas y, luego, una nueva cosecha de frutos, para asegurar la supervivencia, el crecimiento y la perpetuidad de la especie”. En este caso, los árboles reprodujeron hojas y frutos podridos pues nunca pensó que su hijo, y luego su nieto, acabarían de esta manera con la reputación de sus empresas. Odebrecht, líderes en corrupción multinacional.

Por Jorge Hernán Peláez

Tomado del diario La República

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here