60 años del último golpe militar en Colombia

0
593
El 2 de mayo de 1958, el batallón de Policía Militar ejecutó un golpe militar contra el gobierno de turno, que estuvo cerca de lograr su propósito.

Tomado de caracter.co

Hace 60 años, Colombia se despertaba con la noticia de un golpe militar en curso que había logrado la detención de su presidente, el general Gabriel París, y el candidato liberal Alberto Lleras Camargo, a dos días de la celebración de las elecciones que definirían el nuevo gobierno para el periodo (1958-1962).

Nueve años de interrupción democrática

En 1958, Colombia estaba gobernada por una Junta Militar que presidía el general de caballería Gabriel París, y tenía la misión de devolverle la democracia al país, que llevaba 9 años sin elegir Congreso de la República y 8 sin elecciones presidenciales.

El Congreso había sido clausurado en 1949 por el presidente Mariano Ospina, luego de la violenta sesión de la Cámara de Representantes que cobró la vida de un representante por Boyacá y del destacado congresista bogotano, don Jorge Soto del Corral, que falleció 2 meses después del trágico evento, producto de las heridas que recibió.

Las elecciones presidenciales que debió celebrar el país en 1954, se vieron interrumpidas por un golpe de carácter cívico, que marginó del gobierno al entonces presidente Laureano Gómez Castro e invistió con la primera magistratura al entonces comandante general de las Fuerzas Militares, Gustavo Rojas Pinilla.

Ante el anuncio del cuerpo de generales del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, de sostener a Rojas Pinilla en la presidencia más allá de 1958, los partidos políticos y la clase empresarial hicieron un frente común para impedir tal pretensión, motivando a un paro nacional que forzó la salida del poder de Rojas Pinilla el 10 de mayo de 1957.

El tránsito a la restauración de la democracia quedó a cargo del general París, que tuvo como compañeros de Junta Militar al comandante de las fuerzas de Policía, brigadier general Deogracias Fonseca, al ministro de obras públicas,  vicealmirante Rubén Piedrahita, al director del Servicio de Inteligencia, general Luis Ernesto Ordóñez, y al director del Ejército, Rafael Navas.

Así fue el golpe de cuartel

El presidente París había sido capturado en su casa, ubicada en el tradicional Park Way de Bogotá, en la madrugada del 2 de mayo de 1958, por cuenta de un pelotón del batallón de Policía Militar, que de manera fraudulenta impostó un irregular relevo de la guardia presidencial.

París no habitaba el Palacio de San Carlos, lugar de residencia de los presidentes, por haber pactado con los demás miembros de la Junta Militar que se turnarían esa sede a lo largo de los 15 meses de tarea de gobierno, habiéndole correspondido a él la estancia entre mayo y agosto de 1957.

Conducido en un camión por una guardia de jóvenes militares armados, París fue confinado en las instalaciones del batallón de Policía Militar, ubicado en el cantón de Puente Aranda. En el recinto, se encontraba también detenido el general Fonseca, el expresidente y candidato Alberto Lleras y el pariente del general París y entonces director de la Escuela Militar de Cadetes, brigadier general Iván Berrío Jaramillo.

Con el paso de las horas llegaron a la prisión presidencial los generales Ordóñez y Navas, que a diferencia de sus compañeros, no fueron conducidos en pijama sino que portaban sus uniformes de manera impecable.

Los presidentes París y Piedrahita, protagonistas de la jornada.

………………………..

El golpe militar fracasó cuando las tropas encargadas de capturar en su residencia al almirante Piedrahita, no lo encontraron en su domicilio. Piedrahita fue enterado de la situación y encontró la forma de llegar al Palacio de San Carlos, asumir el control de la situación e iniciar un operativo que buscaba la libertad de sus compañeros de la Junta Militar.

Luego de cuatro horas de tensas negociaciones, el comandante del batallón de Policía Militar logró un arreglo con Piedrahita y dejó en libertad al general París, a Lleras Camargo y los demás prisioneros.

La ciudadanía, al tanto de los acontecimientos, salió a las calles a saludar la frustración del intento de golpe de cuartel, y aclamó el restablecimiento del gobierno en un desfile cívico con el que saludaba con pañuelos blancos a los miembros de la Junta Militar y al candidato Lleras Camargo, que sería elegido dos días después como nuevo presidente de Colombia.

La Junta Militar dispuso de una Corte Marcial presidida por el general Enrique París Durán para procesar a los implicados en el intento golpista. El comandante de la operación, coronel Forero Gómez, evadió su juzgamiento al haber logrado asilarse en la embajada de Bolivia en Colombia.

El propósito de Forero Gómez era el de sustituir a la Junta Militar de Gobierno por una nueva Junta, que facilitara el regreso al poder del general Gustavo Rojas Pinilla. Al furstrarse los planes, el país pudo retornar a la democra

Tomado de caracter.co

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here