De atropello en atropello se derrumba la Democracia

0
1316
El MinInterior Guillermo Rivera con el Presidente del Senado Efraín Cepeda, en el momento en cual reconocían el hundimiento de las 16 curules para las Farc en la Plenaria de esa corporación. Luego Rivera y el Gobierno decidieron no aceptar los resultados, en un claro atropello a la Constitución Nacional. Foto: El Nuevo Siglo.

 

Ya nada sorprende en el proceder del Presidente de la República, por complacer a sus siempre amigos de las Farc.

El país es testigo y es un hecho por completo notorio y evidente que el Senado de la República hundió las 16 circunscripciones para la paz, en una votación que resultará histórica, no sólo por el resultado incuestionable sino por el descaro desconocimiento del Presidente y su gobierno de la decisión soberana del Congreso.

Cerrada la votación en las voces del Secretario de la Corporación indicó que fueron 49 votos electrónicos y uno manual por el si del Senador Gerlein; en total 50 votos. La pantalla del sistema registra como testigo irrefutable el resultado de los 49 y en la misma pantalla antes y al final de la votación, se consignó con acierto 52 votos es el quórum decisorio. (Ver Foto No. 1). Es más, ante la Plenaria el señor secretario de la Corporación declaró puntual y enfáticamente “No se cumplen los requisitos que señala la Constitución”. Esto significa que simple y llanamente se derrotó la aprobación del Acto Legislativo.

Foto No. 1

Conocida la votación,  principales diarios medios y redes registraron el hundimiento de las 16 curules e inmediatamente se hizo pública y notoria la decisión.

Hundidas  las 16 circunscripciones el Ministro Rivera lo notificó al país en su trino en noviembre 30 a la 1.10 pm, el primer atropello y la clara vía de hecho que comenzaba a fraguarse. Dijo el Ministro: “Mayoría absoluta es frente a los integrantes del @senadogovco, hoy solo hay 99 senadores habilitados. La mayoría son 50 votos, es decir se aprobaron las #circunscripcionesDePaz”. (Ver foto No. 2)

Foto No. 2

 El Presidente Santos no satisfecho con la manifestación de su ministro, seguro que su falsa Paz tendría en esa decisión un revés imparable, en el estilo descarado e inadmisible, irrespetando la función notarial que por ley le corresponde al Sr Secretario del Senado, anuncia por los canales televisión  y radiales que las circunscripciones si fueron aprobadas. Luego en la entrega de los premios de Portafolio fue más allá e indicó. “El Senado hoy se equivocó”…. “La Corte Constitucional ha dicho dos veces que estas reformas se pasan por mayoría, no por la mitad más uno, señaló”.

El Senado sabido es lo componen 102 senadores. Los tres senadores detenidos Musa Besaile, Bernardo Elías y Martín Morales, a quienes les cobija su presunción de inocencia pues deben ser vencidos en juicio, que se conozca a la fecha no han perdido su investidura y el primer mandatario no está habilitado para quitárselas por más Jefe de Estado que sea. Ellos,  hasta donde se sabe, a la fecha,  no han renunciado a sus curules, tampoco tienen sentencia condenatoria que es la única forma en que se les haga perder su curul. La jurisprudencia es bien clara del trato que se da a la silla vacía. No Señor Presidente no cambie la Jurisprudencia y menos el alcance de la votación. Las 16 circunscripciones especiales para la Paz están hundidas y así se quedarán.

Descaro, abuso, mentira son términos que se quedan cortos para describir esta actuación torticera y tramposa del mandatario.

Hoy corresponde al Senado y su mesa directiva rechazar la intromisión e interpretación equivocada del gobierno. Debe dicha mesa directiva, acatar y  respetar la decisión aprobada y como consecuencia de ello, abstenerse de ordenar la publicación del Acto Legislativo rechazado por completo por no conseguir la mayoría de 51 votos que requería. En ese sentido senadores no militantes en la oposición como son  Antonio Navarro Wolf y Carlos F. Galán dejaron conocer en sus cuentas de Twitter su posición, este último incluso le llamó atención a Roy Barreras para que no se lavase las manos al insistir en tercera e ilegal votación  de conciliación,  para que fuera la Corte Constitucional la llamada a hundirlas.

De llegar a persistir en violentar de esa forma la democracia y como consecuencia de ello contrariando claro resultado será una actuación dolosa por la que tendrían que responder. No es de recibo esa nimia explicación del quórum que no se cumple. La votación anterior en la conciliación que precediera, esa sí que fue hundida por completo.

Es bien importante recordar la definición que el Código Penal tiene para el delito de  prevaricato:

“Art 413 C.P. El servidor público que profiera resolución, dictamen o concepto manifiestamente contrario a la ley, incurrirá en prisión de cuarenta y ocho (48) a ciento cuarenta y cuatro (144) meses, multa de sesenta y seis punto sesenta y seis (66.66) a trescientos (300) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de ochenta (80) a ciento cuarenta y cuatro (144) meses”.

Por Bernardo Henao Jaramillo

Abogado- Investigador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here