El Club el Nogal: ¿Cuánto le ha costado su pelea con el escritor?

0
479

Daniel Emilio Mendoza Leal, el escritor tatuado que con sus letras subversivas, se enfrentó a la junta directiva del Club el Nogal denunciando la corrupción y el paramilitarismo de sus miembros, le ha costado a dicha corporación varios cientos de millones de pesos.

Lo primero que hizo el Club, específicamente su presidente Luis Fernando López Roca después de que el periodista y criminologo se negara a dejar de investigar a la junta directiva, fue contratar al buffet del hoy Magistrado Carlos Bernal, con el fin de redactar un reglamento disciplinario que consignara la falta, que hiciera posible la expulsión del escritor reconocido por su amabilidad y buen comportamiento dentro del Club.

El mencionado reglamento, señala como falta grave “Hacer declaraciones o publicaciones en los medios de comunicación o redes sociales que causen daño al prestigio o a la imagen del Club o sus integrantes, o en general, atentar de cualquier manera en contra del Buen Nombre del Club”

Después de que la Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, se pronunciara advirtiendo la ilicitud e inconstitucionalidad, el Club inició un proceso disciplinario interno y expulsó a Mendoza. Con el fin de sustentar su expulsión, el Club contrató la firma del mejor amigo del Presidente, el abogado César Ucross Barros.

Ahora, salta al tinglado, la firma del Fiscal Humberto Martínez administrada por su hijo Camilo Martínez Beltrán, quien recibió poder para obrar en contra del escritor Mendoza, en el proceso que este interpuso en contra del Club y que cursa en el juzgado 4 civil del Circuito de Bogotá.

Mendoza aseguró que llegará a instancias internacionales de ser necesario. “La institución es sociópata, en el sentido de que no se autonaliza, es reacia a limitarse y a depurarse, prefiere gastar miles de millones en abogados, a reconocer algo sencillo y claro: En la junta directiva del Club el Nogal hay y ha habido miembros corruptos, neonazis que han tenido negocios con paramilitares, funcionarios públicos que han recibido sobornos a través del club, entonces es obvio, como obraría una institución criminal, el Club opta por echar al escritor y mantener al delincuente”, señaló el escritor, quien aseguró estar tranquilo y feliz de tener la oportunidad de contar la verdad.

Hasta ahora algunos socios han preguntado a la junta por los costos de los procesos, que día a día generan más facturas y se ha hecho la sorda.

Por Ricardo Lena  

La Sección LA CARA CIUDADANA es un espacio donde nuestros colaboradores y 
lectores escriben sus artículos y no refleja o compromete el pensamiento
ni la opinión de La Otra Cara

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here