La extraña voltereta de una Juez en un millonario negocio de lotes en Btá

0
875
En los citados lotes funciona la empresa Zonas Logísticas S.A., ubicada en La Avenida Ciudad de Cali, una de las más importantes de la Capital.

T

res inmensos lotes de varias hectáreas, ubicados en la Av Ciudad de Cali con Calle 13, en Bogotá, son el motivo de una larga controversia legal en la cual se demuestran las extrañas volteretas que da la justicia en nuestro país cuando hay de por medio grandes cantidades de dinero.

La historia se remonta al año 2006, cuando el banco Banistmo, desaparecido en Colombia, le prestó a la firma Zonas Logísticas S.A., de propiedad de los señores Fabio Aristides Ruiz García y Alirio Hernán Ruiz García, un dinero por cuantía de $5.152 millones, a través de una hipoteca sobre dichos lotes.

Los citados señores nunca cancelaron el crédito y Banistmo les instauró un proceso ejecutivo, con el fin de hacer efectivo el pago de la hipoteca, que se hizo con la modalidad de abierta. Mediante esa demanda el Banco embargó los tres lotes.

Al final, los citados deudores nunca le pagaron a Banistmo y esta organización al retirarse de Colombia vendió sus acreencias a terceros, por eso el mencionado crédito fue comprado por un tercero de buena fue, un reconocido empresario que comenzó un viacrucis cobrándole a Zonas Logística S.A. y así quedó vinculado en un pleito jurídico dentro de este caso. Eso fue hace más de una década.

El caso llegó a los estrados judiciales y el 28 de mayo de 2007, el Juzgado 43 Civil del Circuito de Bogotá les impuso una orden o Mandamiento de Pago contra Zonas Logísticas S.A. por esa razón los demandados señores Ruiz García recurrieron la decisión.

Mandamientos de pago

El 30 de abril de 2009, el Juzgado 43 Civil del Circuito de Bogotá  se pronunció en Primera Instancia y no les dio la razón a los Ruiz García, por lo cual el pago del crédito del quedó en firme, con sus respectivos intereses.

Como era obvio, los demandados impugnaron el caso y este pasó a una Segunda Instancia, en el Tribunal Superior de Bogotá, donde fue ratificado, al negar la acción. Y el pago quedó vigente y ratificado.

Sopresivamente después de tantos años en el litigio en el Tribunal, apareció un tercer protagonista que es la empresa Fomento de Cartera y Cobranzas E.U., que se presentó como acreedor quirografario de Zonas Logísticas S.A., de una firma que dice le prestó dinero a la empresa de los Ruiz García y reclama ante el juzgado.

El proceso es remitido al Juzgado 3 Civil del Circuito de Bogotá de Ejecución de Sentencias y en febrero de 2017, la firma Fomento de Cartera y Cobranzas E.U. le solicita a dicho Despacho que le autorice pagarle al actual dueño de la deuda de Banistmo, la hipoteca por la suma de $5.171.753 para subrogarse o comprar el crédito.

Ese Juzgado negó la petición por considerar carencía de fundamento legal. El auto se recurrió, pero nuevamente se rechazó porque el solicitante no era parte en el proceso.

Luego vienen una serie de jugadas judiciales de Fomento de Cartera y Cobranzas E.U. mediante tutelas con el fin de lograr su objetivo.

El 10 de abril de 2018, el citado Juzgado 3 Civil del Circuito de Ejecución de Sentencia tajantemente negó nuevamente la petición de la empresa Fomento de Cartera y Cobranzas E.U., al considerar que el monto inicial de la hipoteca sea el límite de la misma, tras determinar que los intereses y demás anexos que se generaron hacen parte de dicha hipoteca, lo cual es lógico en el mundo comercial.

Esa decisión, otra vez fue recurrida por Fomento de Cartera y Cobranzas E.U., la cual argumentó que no se dio cumplimiento a una de sus acciones de tutela. Y desde allí comenzó la extraña voltereta de la Juez 3 Civil del Circuito de Bogotá que les contraremos a continuación.

El misterioso cambio de parecer de la Juez Zapata

Misteriosamente, el 24 de julio de 2018 la Juez 3 Civil del Circuito de Bogotá de Ejecución de Sentencias, Olga Luz Zapata Botero,  revocó su propio fallo y le dijo a la empresa Fomento de Cartera y Cobranzas E.U. que ajustara su solicitud de subrogación o compra del crédito hipotecario al actual dueño. Además, en forma inverósimil, cambió su parecer y argumentó que la hipoteca abierta se encuentra limitada y la suma por la que fue pactada respalda todas las obligaciones futuras, cuando había dicho lo contrario en su primera decisión.

 

La voltereta de la Juez Zapata

Es decir, no reconoció los intereses al dueño de la hipoteca, el empresario que se la compró de buena fe a Banitsmo, deuda que está avaluada en la actualidad en más de $23.000 millones, incluyendo los $5.171 millones que se dieron inicialmente.

Es como si de repente, la citada Juez le hubiese otorgado a Fomento de Cartera y Cobranzas E.U. la posiblidad de quedarse con un jugoso negocio de los lotes de la Avenida Ciudad de Cali en la Capital, por el que solo debería pagar los $5.171 millones iniciales de la hipoteca, sin intereres, lo cual ascienden a más $16.000 millones.

Última decisión de la Juez

Como si faltara poco, el cuestionado Juzgado de Zapata Botero, el pasado 1 de octubre de 2018, en tiempo récord, ratificó su decisión de julio y hasta le concedió 10 días a Fomento de Cartera y Cobranzas E.U. para que consignara ese monto de dinero. Sin tener en cuenta los dos fallos de Primera y Segunda Instancia del Tribunal Superior de Bogotá, ni los intereses de más de una década del nuevo propietario del crédito que hizo Banistmo a la firma Zonas Logísticas S.A.

Este 10 de octubre se hará la fecha de remate de la hipoteca y el Juzgado 3 Civil del Circuito de Ejecución de Sentencias, posiblemente buscará cerrar un gran negocio para la empresa Fomento de Cartera y Cobranzas E.U. con otra actuación sospechosa de la justicia colombiana cuestionada por muchas irregularidades y actos de corrupción.

 

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here