Precios de los vuelos de Avianca: un atraco de Efromovich con el consentimiento de Santos

0
3052

 ¿Qué hay detrás de este caso que agobia a los colombianos?

El presidente Juan Manuel Santos guardó un silencio cómplice frente a la huelga de pilotos de Avianca que derivó en amenazas, insultos e intimidaciones por parte de su propietario Germán Efromovich en contra de los trabajadores. La huelga, declarada ilegal en un cuestionado fallo de la desprestigiada Corte Constitucional,  tenía un componente de fondo que iba mucho más allá de los reclamos presentados como pretensiones de derechos laborales de los aviadores; la razón de peso que debió considerar el gobierno, en beneficio de los usuarios, es la seguridad aérea, el buen servicio y los precios justos. Un asunto que le compete al jefe de estado.

El pleito fue una pelea entre David y Goliath en la que el gobierno nacional, representado por la impavidez Ministra de Trabajo Griselda Restrepo, se prestó para que la aerolínea no solo pisoteara derechos laborales, sino también para que encontrara el pretexto perfecto para abusar de los precios de los tiquetes que desde entonces y hasta la fecha han sido casi un atraco a mano armada a los usuarios que se ven obligados a volar en una aerolínea que es presentada una empresa ejemplar del país y que está ad portas de sellar un jugoso acuerdo con la aerolínea más grande de Estados Unidos, United Airlines.

Pero, por qué el presidente Juan Manuel Santos se ha cruzado de brazos? La razón es sencilla: El propietario de Avianca Germán Efromovich forma parte de un tinglado de negocios en el que el presidente ha aparecido relacionado y cuyo eje es su exembajador en Washington y su escudero desde las páginas de El Tiempo, Gabriel Silva Lujan.

Silva, ‘el hombre global’ cómo lo calificó el Periódico El Espectador, ha participado en negocios alojados en cuestas catalogadas como paraísos fiscales, junto a Juan Manuel Santos y a César Gaviria, ambos sus jefes durante sus dos gobiernos, Una peligrosa mezcla de política y negocios en la que también aparece Germán Efromovich.

Gabriel Silva, accionista y cofundador de Global Education Group, firma especializada en una suerte de “ahorro-seguro”, que sirve para cubrir costos de estudios académicos y en la que apareció como accionista Santos, también es socio de Germán Efromovich en dos mega negocios que son parte de su eje económico: la firma Capital Partners ligada a la empresa Global Seguros de Vida S.A., firma derivada de Global Education Group. En conclusión Silva, Efromovich y Santos están en un mismo grupo económico que se ha lucrado gracias a las influencias y a la mezcla entre negocios y política.

Alinear en esa exclusiva selección del alto gobierno le ha permitido a Germán Efromovich abusar de su poder frente a los pilotos y los usuarios, a los primeros pisoteándole sus derechos y a los usuarios abusando de los precios de los tiquetes sin que el acucioso Superintendente de Industria y Comercio Pablo Felipe Robledo mueva un solo dedo para investigar un posible cartel de precios en esta y otras aerolíneas que en épocas de fin de año hacen su navidad a costa de los bolsillos de los usuarios y sin la debida intervención de un gobierno al que Efromovich es más que cercano.

Por Gustavo Rugeles

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here