Testimonio de un expandillero: “Todos merecemos una segunda oportunidad

0
206
Tener un restaurante que sea fuente de trabajo para muchas personas es el sueño de Xavier. //Foto: Luis Aparicio

Las peleas, las armas, la sangre y todo lo que conduzca al camino de la delincuencia es periódico de ayer para Xavier Mendoza Martínez.

Velar por el futuro de sus dos hijas, de cinco y siete años, fue la principal motivación para que se alejara de las pandillas y se dedicara a trabajar vendiendo fritos y comidas rápidas en las afueras de la Postobón, en el barrio Cartagenita

Xavier, a sus 27 años, hace parte del grupo de muchachos que abandonó los malos pasos, por lo que entró en proceso de resocialización y buscó un mejor futuro para trabajar con el respaldo del programa ‘Primero los Jóvenes’ de la Secretaría del Interior de Cartagena, que entregó unidades productivas a los expandilleros.

“Mi vida se resume en una sola palabra: paz. Ya llevo un año sin saber lo que es un problema, de vivir tranquilo con todo el mundo y de estar enfocado en lo más importante que puede existir: mis hijas y mi esposa.

“Uno a veces cree que la vida no le brinda a uno una segunda oportunidad para salir adelante, pero muchas veces es malo pensar de esa manera porque el mismo destino se encarga de cerrarte la boca. Fíjese, quién iba a pensar que mis días cambiarían y todo gracias al Distrito, a esos funcionarios a los que tanto le damos palo y criticamos”, dijo Xavier.

Largo proceso

Lo recuerda como si hubiera sido ayer. Para Xavier quedará marcado en su vida el día en el que   una avanzada de la Alcaldía llegó hasta su casa, en el barrio Gustavo Lemaitre, a una calle de Cartagenita, y le mostró alternativas para salir de las pandillas.

“Pensaba que lo que nos decían eran promesas que no iban a cumplir. Después de un tiempo nos hicieron un acompañamiento y varios  de los muchachos conflictivos de este sector dimos el primer paso y accedimos a tomar el camino del bien. La verdad no quería estar por las esquinas pensando en lo malo, no quería que algo malo me pasara y  que mi familia se viera afectada con eso”, dijo.

Tres fases

Xavier es uno de los involucrados en el programa ‘Primero los Jóvenes’ de la Secretaria del Interior, que se encarga de generar espacios comunitarios de análisis, diagnóstico y planeación participativa que den respuesta ante el problema de la vinculación de los niños, adolescentes y jóvenes a las pandillas, fenómeno que afecta cada vez más el tejido social.

Este tiene tres fases. La primera es de contacto y planeación participativa, en la que se identifican las zonas a priorizar en el eje transversal de monitoreo y evaluación, para ser intervenidas en la ciudad. La segunda etapa es de prevención desde la atención y orientación psicosocial, donde se desarrollan  acciones tendientes a abordar en la población vulnerable.

La tercera fase, de atención integral individual, es donde el joven perteneciente a pandillas ingresa a un proceso de elaboración de un diagnóstico integral desde distintas líneas de atención. Se aplica un seguimiento de casos, se les ofrece opciones de educación formal básica y secundaria, atención en salud mental y salud integral, formación para el trabajo y vinculación a entornos laborales.

Lleno de sueños

Después de todo este proceso, Xavier por fin fue merecedor de una unidad productiva de frituras.

“Valió la pena. Cuando me entregaron el equipo para fritar sentí que ese sueño anhelado se estaba volviendo realidad. Desde que lo tengo no hay un día en que no deje de cocinar. Mi rutina empieza en la mañana,  pero el negocio lo abro a las tres de la tarde. Ya cuando se hace de noche suspendo la venta y me voy a trabajar como vigilante en un parqueadero cercano a Cartagenita.

“Mi sueño es tener un restaurante grande, donde pueda ofrecerle trabajo a varias personas. Sé que con el tiempo las cosas van a mejorar y lograré cumplirlo”, concluye Xavier.

En cifras

32 unidades productivas entregó el año pasado la Secretaría del Interior distribuidas de la siguiente forma: 7 pizzerías, 7 máquinas para frituras, 7 peluquerías y 11 carros de perros.

Los jóvenes más favorecidos son expandilleros de San Francisco, La María, Boston, Olaya Herrera, El Pozón y Nelson Mandela.

Lo que viene

Fernando Niño Mendoza, secretario del Interior, aseguró a El Universal que además de las 32 unidades productivas entregadas el año pasado, a finales de este mes otorgarán otras 50 a jóvenes resocializados.

Dentro de estas unidades está una bloquera, que recibirán jóvenes de Nelson Mandela y que ofrecerá oportunidades laborales para 20 de ellos, quienes ya recibieron las respectivas capacitaciones para el manejo de este equipo.

El funcionario invitó a  todos los jóvenes en riesgo de la ciudad a que se unan al programa ‘Primero los Jóvenes’ y acepten una alternativa de vida alejada de la violencia y las armas. Los interesados en resocializarse deben ir a las instalaciones de la Secretaría del Interior, en el quinto piso del antiguo edificio de las Empresas Públicas, frente a la plaza del Joe, en el Centro.

Por MARYLIN MARTÍNEZ MARTÍNEZ

Tomado de eluniversal.com.co

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here