Una consulta con Armando Marti: las relaciones tóxicas en la pareja

0
694

Es normal que existan problemas, diferencias y obstáculos en las relaciones de pareja, lo anormal sería que no existieran. Sin embargo, si se llega a una racha de situaciones desarmónicas, hay que estar en la capacidad de reaccionar y evaluar aspectos tales como: discusiones repetitivas que se salen de control, mayor sufrimiento que felicidad y más actitudes nocivas que constructivas. Si algunas de estas características están presentes en una pareja, definitivamente es una relación tóxica, que poco a poco se ha convertido en un círculo vicioso generando una dependencia emocional al creer que no se puede vivir sin el otro. En psicología se denomina relaciones patológicas, a este tipo de vínculos.

Las relaciones tóxicas en su mayoría no están cimentadas en el respeto, la comunicación y la confianza, esta limitación se da por un bloqueo producto de la obsesión en la que están inmersos (codependencia), así como también por una mala gestión de la afectividad en la que los miembros de la pareja generan situaciones frustrantes y agobiantes, ya que, cada uno deja sus expectativas en manos del otro, despersonalizándose de su auténtica esencia. Estos desequilibrios afectan los tres ejes del amor: el Eros, el Filios y el Agape.

El amor Eros es el amor de pareja, de romanticismo y deseo, está basado en la satisfacción sexual y en la atracción física. El amor Filios hace referencia a lo fraternal y a la amistad, es un amor para compartir con todos, requiere de cariño, paciencia y apoyo. Finalmente el Agape proviene de la fuerza divina y sobrenatural, es la conexión más profunda de los tres amores pues involucra el corazón, la mente y la voluntad, con este amor no se espera nada a cambio, por el contrario se siente una plenitud de paz y serenidad. El Eros es lo que popularmente se conoce como “química”, es instantáneo e inestable, como una llama de fuego basada en el impulso básico sexual de atracción y curiosidad de conocer al otro. Por otra parte, la amistad proviene del amor Filios y ayuda a entender al otro como un ser que comete errores, alejando ese deseo de idealización hacia la pareja.

Todas las relaciones que llegan a estar inmersas en círculos negativos han debilitado su amor Filios, pero también han obstruido su amor Agape, pues si cada uno no ha evolucionado espiritualmente, al unirse van a generar un vínculo desde el vacío afectivo caracterizado por el ego, el dominio y control sobre el otro. En definitiva, detrás de cada relación tóxica hay dos personas disfuncionales que necesitan conocerse a sí mismos y buscar una ayuda profesional con herramientas confiables para lograr evaluar su interior y corregir los defectos de carácter que impiden la vitalidad y armonía en la pareja.

Por: Armando Martí, Life Coach y Mental Trainer

http://www.armandomarti.com

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here