A ese Cuento le falta una Pata

0
1197
Análisis sobre la Chuzada por “error” de la Corte Suprema de Justicia al Senador Álvaro Uribe

Por Bernardo Henao Jaramillo.

Conocido el error que dice la Corte Suprema de Justicia, Sala Penal,  de haber cometido resulta poco creíble su manifestación. El común de las personas les quedan muchas dudas sobre  el supuesto  “error” que se dice cometió la Corte en las “chuzadas”  al señor expresidente de la República Dr. Álvaro Uribe Vélez.

Esa aparente justificación debe tener  según se piensa, un mayor fondo y un contenido aún desconocido, que impone severa investigación.

No todos los días se investiga un expresidente. Cuando se decide hacer la tarea por una compulsa de copias en la que el denunciante pasó a ser investigado, el sigilo, cuidado y prudencia debían ser la característica. No la chambonería rapante como ya se conoce. No puede exponerse una alta Corte hacer el ridículo en el menor del caso o a estar presuntamente incursa en un acto sancionable disciplinaria y penalmente.

En el tiempo que se dice aconteció lo mínimo que ha debido acontecer por  el operador judicial era  corregir el error.

Peor,  de lo ocurrido se infiere un segundo y grave  “doble error” que es utilizar el contenido de las grabaciones para actuar judicialmente. Totalmente violatorio de los derechos del señalado expresidente. Es evidente que la conducta de quien dispuso escucharlo ilegalmente, es violatoria del derecho a su intimidad que protege ampliamente la ley, con gran respaldo jurisprudencial. Pero ese  proceder, es también, violatorio del debido proceso del señor expresidente. Utilizar las grabaciones obtenidas por error o fraudulentamente como se pueda imaginar, utilizándolas en contra de la persona que hoy se sabe se dispuso indagar, sin incluso escuchar su versión previa como lo había peticionado, es incurrir en presunto prevaricato.

Apoyarse en prueba ilegalmente obtenida,  a sabiendas que se conoce por el propio acto del yerro es por completo reprochable,  es todo un acto cuestionable,  censurable y se reitera presuntamente delictual.

Aquí no dudemos hay muchas más tela por cortar. Este hecho impensable que lo cometa el Máximo Tribunal que aplica justicia,  impone severa y rigurosa  investigación. Ante hecho tan grave se impone obligada pregunta ¿A quién compete adelantar la investigación ante tanto descrédito de los operadores judiciales y algunas autoridades administrativas?

¿Existen o no garantías para el expresidente Alvaro Uribe Vélez en la investigación que le sigue la Corte Suprema de Justicia en su contra?

Dice un dicho común “piensa mal y acertarás”.  Las coincidencias ocurren por algo y en el caso de marras también se impone otra obligada pregunta: ¿será que existe alguna coincidencia en las mismas circunstancias  que se acaba de conocer con motivo del monumental escándalo de chuzadas que se conociera un día antes de dar a conocer la Corte Suprema su error?.  Muy extraño por decir lo menos.

Bogotá, DC Septiembre de 2018

 

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here