Con el pecado y sin el género

0
291

Reflexión sobre las listas cerradas en los partidos políticos

Para quienes no tienen claro el significado de este viejo refrán, lo resumiré diciendo que tiene que ver con el ladrón que queda en evidencia y sin el fruto de su fechoría, es decir, aquel que genera un problema y que con él acarrea otros problemas sin conseguir una solución efectiva.

Así quedarán los congresistas que apoyarán en la Reforma Política la conformación de listas cerradas al Congreso de la República como mecanismo de definición de los partidos para la selección de sus candidatos a Senado y Cámara de Representantes para las elecciones de marzo del 2018.

Y aunque es sin duda el mejor mecanismo para fortalecer los partidos políticos y enfrentar las perniciosas microempresas electorales sin compromiso serio con la ideología del partido que les avala, es en esta coyuntura algo inviable e  inoportuno por antidemocrático de cara a las próximas elecciones.

No existen los mecanismos, el tiempo, ni la organización al interior de los partidos que garantice el acceso de nuevos protagonistas como parte de sus listas, de tal manera que se garantice la reestructuración necesaria e ineludible en las actuales circunstancias.

Se convertirá en la estrategia que garantizará a los actuales congresistas “permanecer” en sus curules, ya que el desprestigio que afecta a la gran mayoría no les permitirá su continuidad en un escenario de listas abiertas.

Y lo que es peor, en caso de que así fuera, afectará los resultados de los partidos a los que representan porque muchos de los aspirantes nuevos se dedicarán a actividades distintas al apoyo a sus desprestigiadas cabezas de lista,  en la mayoría de los casos.

Para completar, la lluvia de demandas que llegarán a la Corte Constitucional, obligará posiblemente a dejar vigente la norma de listas cerradas a partir de las elecciones en las que se garanticen procesos democráticos al interior de los partidos y no, como ocurriría en caso contrario, a punta del consabido bolígrafo.

Por Alfredo Matíz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here