Cuando Perdomo reveló que 232 niñas, como “Yuliana”, fueron violadas en las Farc

0
393
El país se escandaliza con la brutal violación y asesinato de la niñita Yuliana Samboni, y no es para menos, pero parece olvidarse, de los centenares de casos similares cometidos por las Farc contra “Yulianitas” campesinas que integraron sus filas, tras ser reclutadas de los campos colombianos.

Los colombianos generalmente somos, en su mayoría, de mala memoria, por eso, una de las misiones de varios medios, como nuestra revista digital, es recordarles los hechos dramáticos que ensombrecen y entristecen a Colombia.

Recordemos que en junio de 2016, el entonces Fiscal General de la Nación (encargado), Jorge Fernando Perdomo, el principal aliado del Gobierno Nacional en el sector de la justicia, sorprendió al país, al revelar un crudo informe  sobre “la política de violencia sexual” contra los niños en las Farc.  

La Fiscalía afirmó que pudo documentar que, al menos, 232 menores fueron abusados dentro de esa guerrilla, e incluso, habló de casos de niñas menores de 10 años que eran víctimas de violencia sexual. 

La Fiscalía sostuvo que la política de violencia sexual en las Farc comprendía el acceso carnal violento en menores de 14 años y en jovencitas de hasta 17 años, sometidas a toda clase de vejámenes y abusos. Pero antes, eran sometidas a la esterilización obligada para evitar la reproducción no deseada.

El informe detalla reportes de abusos sexuales en niños y niñas de entre 0 y 5 años.

“En las Farc había una política orientada a la violencia sexual, sobre todo la violencia sexual contra la mujer pero también hay casos documentados contra hombres en las filas de la guerrilla”, explicó en su momento el Fiscal encargado Jorge Fernando Perdomo, a Blu Radio, emisora en la que precisó que dicho informe era fruto de más de dos años de investigación.

Según el propio Perdomo, la política de violencia sexual emanaba directamente de la comandancia y la dirigencia de las Farc.

“Pudimos obtener los documentos que hacen constar que en el pleno de la guerrilla del 97, había una política en la que se autorizaba la planificación forzada y el aborto”, ratificó Perdomo.

La investigación de Perdomo determinó que el Bloque Oriental de las Farc o ‘Bloque Comandante Jorge Briceño’ (“El Mono Jojoy”) era el máximo responsable de los crímenes sexuales, seguido del Bloque Magdalena Medio y el Bloque Sur.

“Este informe busca ser parte del ejercicio de reconciliación que tiene que hacerse en el país y en el cual la Fiscalía quiere colaborar mostrando la verdad de lo ocurrido”, indicó Perdomo, tras advertir, que, según él, los cabecillas de las Farc deberán contar los sucesos ante los jueces del Tribunal Especial para la Paz para recibir los beneficios.

Los abortos por legrado

La Fiscalía General en su informe explicó cómo las mujeres eran obligadas a llevar un riguroso método de planificación en las filas de las Farc, donde la inyección mensual era el más común, con el objetivo de no quedar en estado de embarazo.

Según el ente acusador,  en caso de quedar embarazadas, las guerrillas eran forzadas a abortar por legrado, es decir,  mediante el raspado de las paredes interiores del útero para extraer el embrión.

De acuerdo con información encontrada en uno de los computadores de alias ‘El Mono Jojoy’, una de las directrices de las Farc, decía: “La planificación es obligatoria y en los casos de embarazo realizar el legrado. Mantener el secreto de las áreas de los hospitales…”. Eso reposa en el expediente de la Fiscalía.

Solo bastará con decir lo “hice varias veces”

En La Otra Cara repudiamos y condenamos las violaciones y asesinatos de menores por parte de los grupos paramilitares y las Bacrim en toda Colombia, al igual que los casos que involucren a miembros descarrilados de la Fuerza Pública.  A los civiles, empresarios, congresistas, políticos, religiosos y hasta periodistas.

Todos deben pagar por esos crímenes con cárcel severa, incluyendo a los integrantes de las AUC que se acogieron a Justicia y Paz y nunca confesaron algunos de esos delitos, a quienes la ley debe recaer sobre ellos.

El país se escandaliza con la brutal violación y asesinato de la niñita Yuliana Samboni, y no es para menos, pero parece olvidarse, de los centenares de casos similares cometidos por las Farc contra “Yulianitas” campesinas que integraron sus filas, tras ser reclutadas de los campos colombianos.

Pero para las Farc será suficiente confesar la violación y luego el aborto de ciento de niñas en sus tropas. El implicado solo tendrá que decir: “lo hice varias veces”, “pero ahora me arrepiento”… con eso será suficiente para limpiar su pena.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here