¿El Grupo Bancolombia Abandona a sus Clientes?

0
1448
Los damnificados compradores del proyecto Balsillas, en Tolú (Sucre), sostienen que Bancolombia los abandonó porque avaló al constructor Johny Fontalvo Iglesias, quien resultó quebrado que no les ha entregado sus propiedades y ahora nadie les responde.

El más importante proyecto turístico del departamento de Sucre se encuentra hoy a la deriva, faltándole solo el 10 por ciento de las obras para la culminación de la primera de cinco torres de 14 pisos que se construye en un exclusivo sector del turístico municipio de Tolú, en el Departamento de Sucre.

A nuestro portal de noticias llego una queja de un comprador de apartamento del proyecto Balsillas de Tolú, quien manifiesta que el Grupo Bancolombia, a través de su Fiducia y/o Patrimonio Autónomo, que respalda financieramente el proyecto, no le responde y simplemente le manifiesta que deben dirigirse al constructor Johny Fontalvo Iglesias, representante legal de la empresa Constructora ACSA SAS, para que le solucione su inversión a punto de perderse. El comprador adjunta como prueba la comunicación que en meses pasados le enviara a todos los compradores del proyecto la Doctora Maria Angélica Murillo Ruiz, jefe de Negocios Fiduciarios Grupo Bancolombia, comunicación en la que el grupo económico se lava las manos con los inversionistas, simplemente afirmándoles: “Así mismo, queremos manifestarle que dentro del Patrimonio Autónomo, no existen recursos dinerarios que permitan la devolución de los dineros por ustedes entregados con ocasión de la promesa de compraventa suscrita entre ustedes y la Sociedad CONSTRUCTORA ACSA  SAS, y que hasta tanto dicha sociedad no aporte los recursos que permitan dicha devolución, no es posible la entrega a su favor de estos dineros, por lo cual es importante que conozcan esta situación”.

La desalentadora carta enviada por Maria Angélica Murillo Ruiz – Jefe de Negocios Fiduciarios del grupo Bancolombia a los compradores del proyecto Balsillas de de Tolú

Más adelante, para matar cualquier esperanza de estos compradores, la jefe de negocios fiduciarios del Grupo Bancolombia remata la comunicación con las siguientes palabras: “Finalmente, nos permitirnos recordarles que el Fideicomiso denominado FIDEICOMISO P.A BALSILLAS DE TOLÙ, ni Fiduciaria Bancolombia SA, Sociedad Fiduciaria son constructores, promotores, comercializadores, supervisores, gerentes del proyecto o de obra, ni interventores del mismo y que las relaciones contractuales y obligaciones adquiridas por el Fideicomitente en las promesas de compraventa condiciones en materia técnica, arquitectónica, constructiva, financiera son de responsabilidad exclusiva del Fideicomitente constructor CONSTRUCTORA ACSA S.A.S, razón por la cual es dicha sociedad la obligada a devolver directamente a favor de ustedes los dineros entregados con ocasión de las mencionadas promesas de compraventa”. Con este baldado de agua fría termina la comunicación que la funcionaria de Bancolombia le envía a los compradores, quienes esperanzados de haber consignado sus recursos en este prestigioso grupo económico confiaban en que sus dineros invertidos jamás tendrían riesgo.

La queja consiste en que los propietarios, quienes pagaron gran parte de la cuota inicial por adelantado, manifiestan que antes de comprar fueron al Bancolombia a preguntar si dicha obra tenía el respaldo de esa prestigiosa entidad financiera y le respondían que efectivamente los constructores contaban con su aval y que debían depositar los recursos de las cuotas iniciales en la cuenta del PA BALSILLAS DE TOLÚ, de la fiducia en el Bancolombia. Incluso algunos de ellos se les entrego la tarjeta de Bancolombia para depositar el pago de las cuotas o abonos a la respectiva cuenta del patrimonio. Uno de los compradores nos hizo llegar como prueba foto de dicha tarjeta:

Tarjetas como las que muestra la gráfica se le entregaron a los compradores del proyecto Balsillas de Tolú para que consignaran en la cuenta del Patrimonio Autónomo los abonos cuotas.

Consultado Ómar Pérez, uno de los compradores de los 56 apartamentos que consta la primera torre, manifiestó: “Yo compré porque estaba la imagen del Grupo Bancolombia respaldando el proyecto y porque fui al Bancolombia y pregunté qué si era seguro invertir y me dijeron, inclusive, que las platas se consignaban era a nombre de la fiducia de Bancolombia. Como si fuera poco a la entrada del proyecto existía una valla con los símbolos de Bancolombia y hasta hoy que yo sepa el grupo Bancolombia no ha denunciado a Constructora ACSA SAS por utilización indebida de sus símbolos en la publicidad de sus proyectos”.

Imagen enviada por uno de los compradores del proyecto Balsillas de Tolú donde se observa el respaldo del grupo Bancolombia al proyecto.

Imagen del proyecto balsillas tomada en Google

El proyecto Balsillas

Imagen del proyecto Balsillas, tomada en Google.

El proyecto Balsillas de Tolú es un ambicioso proyecto que consta de cinco torres de 14 pisos cada una con 56 apartamentos cada torre, ubicado en la salida de Tolú hacia Coveñas, a escasos 800 metros del mar, cerca del aeropuerto, en la zona más paradisiaca y en el sector urbanístico de más desarrollo del Caribe sucreño. El plan comenzó en el año 2014 y estaba presupuestado para ser entregada la primera torre al finalizar diciembre de 2015. Muchos compradores manifiestan su deseo de quedarse con el apartamento que pagaron puesto que la ubicación y el edificio le parecen hermosos y solo aspiran a que el Grupo Bancolombia no los deje tirados a merced de una Constructora (Constructora ACSA SAS) que todo indica se encuentra totalmente quebrada.

Las cuotas eran inicialmente del 40 por ciento del valor del apartamento. Es decir, si uno de estos costaba 200 millones de pesos, tendrían que consignar Al Patrimonio Autónomo aproximadamente 80 millones. El saldo los financiaría el Banco a 10 o 15 años según escogiera el comprador. Con esta entrega de la cuota inicial el comprador reservaba su apartamento. Para que le fuera escriturado se requería que la obra tuviera un 98% de avance y que el mismo cancelara el saldo o obtuviera el crédito de Bancolombia por el saldo.

¿Constructora ACSA Quebrada?                                                                         ¿Johny Fontalvo Iglesias, su Representante, un mentiroso?

La historia desagradable del caso tiene que ver con la quiebra o insolvencia de la Constructora ACSA SAS y el Ingeniero Johny Fontalvo Iglesias quien a su vez dentro del proyecto ejerce como representante legal de su sociedad cuya suplente es su hija Paula Fontalvo. Dicho ingeniero acumula todos los poderes dentro del proyecto, porque también es el PROMOTOR y el GERENTE del mismo.

El proyecto que iba muy adelantado se paralizo hace dos años y no se le pudo entregar a los compradores sus respectivos apartamentos para la fecha programada que era a final de 2015 o mediados de 2016.

Los damnificados dicen que Fontalvo es un constructor mentiroso y quebrado porque cada vez que le reclamaban por los retardos de la obra sus empleados le manifestaban a los compradores que lo podrían disfrutar al finalizar el año 2015. Esta fecha y todo se quedó en promesas. La copa que reboso el vaso, y que consideran una burla, fue una comunicación firmada por Johny Fontalvo Iglesias, en su calidad e representante legal de la Constructora ACSA SAS, de fecha 20 de diciembre de 2016, cuando con el mayor desparpajo y sin recato alguno les manifestó a todos: “lamentamos profundamente cualquier molestia y/o inconveniente que nuestra compañía pudiese haber causado respecto al retraso originado para la entrega sus inmuebles debido a la situación financiera que estamos afrontando…Por lo anterior me permito informarles que nos encontramos en el proceso de negociación con unos inversionistas con el fin de generar el flujo de caja necesario para dar terminación al proyecto. A partir de esto la entrega de los inmuebles estaría proyectada para el primer trimestre del 2017”.

Todo terminó siendo mentiras se va a cumplir un año y los compradores manifiestan que más nunca lo han visto por el proyecto ni a él ni a sus empleados, que no responde los teléfonos, que la dirección oficial de la oficina con que arrancó el proyecto ya no se encuentran, tampoco en otra que antes había manifestado que atenderían.

Imagen de la comunicación que resulto una mentirosa esperanza para los compradores del proyecto Balsillas de Tolú.

Los compradores consultados manifiestan un gran desagrado con el grupo Bancolombia y consideran que los dejaron tirados con su inversión y cada vez que preguntan por el avance final de la obra y las razones de su abandono son remitidos al donde el constructor “quebrado” que desde hace más de un año no ha vuelto a Tolú y los dejo abandonados a su suerte.

Según trascendió a este medio, Fontalvo ha manifestado con el mayor desparpajo que no tiene plata con que terminar la obra. Este empresario, según los damnificados, se quebró porque según muchos de los denunciantes se metió a construir semejante proyecto gigantesco sin recursos ni respaldo propio, atenido supuestamente al solo crédito bancario y a las cuotas de los compradores, al comienzo avanzo con los recursos antes mencionados, pero después no pudo seguir por la carencia de los fondos necesarios para culminar la obra. Al parecer un empresario de papel que supuestamente engaño grupo Bancolombia y a los compradores.

Lo que no se explican algunos es como el grupo Bancolombia y sus filiales, que son tan rigurosos en sus filtros se dejó meter este (Embajador de la India costeño), un samario con aires de bogotano ilustrado.

Lo peor del caso es que entre las condiciones que exige la Fiducia de Bancolombia para escriturarles los apto a los compradores la exigencia de la entidad financiera de que la obra debe estar en un 98 % concluida y haber cancelado la totalidad del bien o en su defecto tener crédito aprobado. El proyecto está en un 88% de su ejecución, según lo expreso un comprador.

Estado actual de la primera torre de 14 pisos y que consta de 56 apartamentos, el proyecto se encuentra en un 88% de su avance, por lo que sus compradores claman de llegar a una solución con el Grupo Bancolombia para que tome las decisiones necesarias que permitan el ingreso de un nuevo constructor que termine la obra. Muchos de los compradores consultados mostraron su disposición de cancelar los saldos tan pronto se reinicien las obras de culminación del proyecto y el Grupo Bancolombia les dé una garantía de que sus dineros no se van a perder.

Hoy existen aproximadamente 35 compradores damnificados que depositaron a la fiducia del Banco aproximadamente unos 2.500 millones de pesos, muchos de ellos manifestaron que dejaron de pagar sus cuotas por que el proyecto se paralizo.

Los compradores están extrañados porque el Banco no ha tomado decisiones jurídicas contra Fontalvo y su constructora, impidiendo con esta actitud cualquier tipo de solución como el ingreso de otro inversionista con el músculo financiero necesario para culminar las obras.

Los compradores culpan al Grupo Bancolombia por la falta de garantías en este caso ya que no quiere responder por el tema que tiene ribetes de estafa y le recuerdan que a la entrada del proyecto decía… Con el respaldo de Bancolombia, lo que al final no ha sucedido.

Otros lios de la constructora ACSA SAS en el Tolima

Al aprecer la Constuctora ACSA SAS y su represnetante legal no es la primera vez que se ven envueltos en problemas, en una nota publicada  por el periodico de los tolimenses el nuevo dia del 24 de agosto de 2014  el mismo publico imágenes de protesta contra la Constructora que hoy reproducimos

………………………………………

………………………………………

Según la publicación del diario Tolimense uno de los líderes comunitarios que se quejaban contra la Constructora ACSA SAS en esa ocasión Marco Tulio Ortega, expreso lo siguiente “La comunidad ha tratado de tener contacto con ACSA y específicamente con el ingeniero Johnny Fontalvo y no ha sido posible, pero siempre responden con evasivas de manera poco amable, entonces, conversando con la gente, se optó por hacer este tipo de presión y poder dar soluciones al problema”.

“La comunidad ha tratado de tener contacto con ACSA y específicamente con el ingeniero Johnny Fontalvo y no ha sido posible, pero siempre responden con evasivas de manera poco amable, entonces, conversando con la gente, se optó por hacer este tipo de presión y poder dar soluciones al problema”, anotó Ortega.

Estos comentarios de hace ya casi 3 años tiene muchas coincidencias con los que hoy expresan los compradores respecto al constructor Johny Fontalvo en donde muchos afirman que no ha sido posible encontrarlo para que responda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here