El imperio bancario del multimillonario Sarmiento Angulo aplastado por el escándalo de Odebrecht

0
1443
Luis Carlos Sarmiento, el mayor empresario de Colombia, dueño del grupo bancario Aval.

Por MATTHEW BRISTOW / EZRA FIESER

Tomado de Bloomberg

La dilatada investigación de Colombia sobre un esquema de sobornos en todo el continente por parte del gigante brasileño de la construcción Odebrecht SA está ensombreciendo al mayor grupo bancario del país, propiedad de uno de los hombres más ricos de América Latina.
  • Las acciones de Aval rinden peor a medida que avanza la investigación criminal.
  • Contabilidad impar en un tramo con problemas de una carretera de US$2.5 mil millones.

EGrupo Aval Acciones y Valores SA y su filial han tenido un desempeño inferior al de sus acciones desde que Odebrecht admitió uno de los mayores casos de corrupción en la historia corporativa, detonando escándalos en toda América Latina. Una de las compañías de Aval, Corficolombiana, se asoció con Odebrecht en su proyecto más grande de Colombia: una sección de la autopista de $2.5 mil millones de dólares conocida como Ruta del Sol. Odebrecht pagó millones en sobornos para ganar el contrato, mientras que Aval ha dicho en repetidas ocasiones que desconocía los pagos ilegales.

En diciembre de 2016, Odebrecht dijo que pagó $788 millones de dólares en sobornos en 12 países, incluida Colombia. La compañía ha llegado a acuerdos con gobiernos latinoamericanos, incluidos República Dominicana, Perú y Panamá. Pero la investigación de Colombia continúa, causando que los inversionistas se preocupen.

“Es posible que la información que nos perjudique y nuestros intereses salgan a la luz en el curso de las investigaciones en curso sobre corrupción por parte de las autoridades colombianas”, dijo Aval en una presentación en los Estados Unidos este año.

Stock inactivo

Aval, un conjunto de compañías financieras, fue fundado por Luis Carlos Sarmiento, de 85 años, cuyo valor neto estimado de $12 mil millones de dólares lo convierte en la séptima persona más rica de América Latina. Pero las acciones de Aval, negociadas en Nueva York y Bogotá, han sido esencialmente planas desde que Odebrecht divulgó sus sobornos. Mientras tanto, su propio Banco de Bogotá y sus pares como Banco Davivienda SA y Bancolombia SA han aumentado en dos dígitos. Las acciones de la filial Corficolombiana han caído un 32 por ciento.

“Todas las noticias relacionadas con estas investigaciones de Odebrecht sin duda continuarán generando incertidumbre, y lo veremos traduciéndose en lo que hemos visto durante el último año o dos en términos de intercambio de acciones”, dijo José Germán Cristancho, jefe de investigación y estrategia en Corredores Davivienda, una corredora de Bogotá propiedad del banco competidor.

La acción se ve afectada por la preocupación de que el escándalo de Odebrecht pueda contagiarse a su socio. “Eso es lo que parece creer el ‘mercado’, basado en el bajo rendimiento de la acción frente a los pares”, afirmó Andrés Soto, director de investigación de acciones andinas de Santander Investment Securities.

Durante años, la máquina de soborno de Odebrecht operó en América Latina, repartiendo pagos a políticos y funcionarios del gobierno que le ayudaron a ganar contratos para construir plantas de energía, carreteras, aeropuertos, represas y otras obras públicas. A menudo creó empresas falsas de consultoría, construcción e ingeniería que facturaban por un trabajo que nunca se realizó. El dinero canalizado a través de esas compañías entró en corrupción.

El plan de Odebrecht colapsó en diciembre de 2016 cuando se resolvió con las autoridades estadounidenses brasileñas y suizas por lo que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos describió como el “mayor caso de soborno extranjero en la historia”.

En Colombia, una investigación que comenzó ese año reveló que Odebrecht pagó al menos $32.5 millones de dólares en sobornos para ganar seis contratos con el gobierno y transacciones financieras relacionadas de 2009 a 2014. Ruta del Sol fue una de las más grandes.

Asociación cruzada por estrellas

Un consorcio de empresas, llamado Concesionaria Ruta del Sol II , se había formado para construir la segunda sección de la carretera. Odebrecht tenía alrededor del 62 por ciento, Corficolombiana cerca del 33 por ciento y una firma de construcción local el resto. El contrato, suspendido luego del escándalo de soborno, ahora es objeto de arbitraje en un tribunal de Bogotá para determinar la compensación de las empresas por su trabajo.

Según correos electrónicos enviados a la corte y vistos por Bloomberg News, Odebrecht efectuó pagos desde la cuenta Ruta del Sol II a contratistas que llamaron la atención del controlador de Corficolombiana sobre el proyecto, Jorge Enrique Pizano, a mediados de 2015. Pizano cuestionó a Odebrecht sobre los pagos porque no se ajustaban a las normas de auditoría.

Se desconoce si esos pagos fueron parte del plan ilícito de Odebrecht. Pero los fiscales colombianos más tarde descubrieron que el dinero del soborno había sido canalizado a través de al menos dos de los contratistas.

La jefa de relaciones con inversionistas de Aval, Tatiana Uribe, dijo en un comunicado a Bloomberg News que en ese momento la compañía “no sabía que Odebrecht era corrupto”.

Pacto no agresivo

Corficolombiana presionó a Odebrecht para explicar los contratos. Cuando no pudo, Odebrecht acordó devolver el monto en cuestión, unos $11 millones de dólares, a la sociedad que construye la autopista, dijo Uribe.

A cambio, Corficolombiana acordó no demandar a Odebrecht por los pagos. Ese contrato fue publicado el mes pasado por la revista de noticias más influyente de Colombia, Semana.

La investigación de Colombia sobre Odebrecht ha atrapado a casi tres docenas de políticos y funcionarios de la compañía, incluido el propio CEO de Corficolombiana, quien fue arrestado el año pasado y está a la espera de juicio.

El subsecretario general de Justicia, Daniel Hernández, quien encabezó la investigación criminal, dijo en una entrevista que los fiscales no tienen evidencia de que otros ejecutivos de Corficolombiana u otras firmas colombianas estuvieran involucradas en el plan de Odebrecht.

Aún así, un miasma de duda rodea a Aval y su subsidiaria.

A los inversionistas les gustaría ver finalizada la investigación y una línea trazada bajo el asunto, afirmó José Germán Cristancho de Corredores Davivienda. Las acciones de Corficolombiana son baratas, pero “tendríamos que resolver todo esto para que uno piense que el valor del capital podría recuperarse”, agregó el experto.

Tomado de Bloomberg

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here