El proceso contra William Antonio Salleg, de El Meridiano, por paramilitarismo

0
663

En la Fiscalía de Medellín reposa una investigación que promete generar un gran escándalo en la ciudadanía de Montería. Un proceso por presunto paramilitarismo contra William Antonio Salleg Taboada, el dueño de los diarios impresos El Meridiano de Córdoba y de Sucre.

Este caso se origina porque el respetado Tribunal de Justicia y Paz de Medellín, el pasado 23 de abril de 2015, ordenó enviar copias a la Fiscalía para que se investigara a Salleg Taboada, por sus presuntos vínculos con el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, en una sentencia contra los tres miembros del Bloque Córdoba de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) …  Mire LA SENTENCIA AQUÍ.

Imagen de una publicación del citado Tribunal de Medellín sobre la sentencia:

william-salleg3

La sentencia  tuvo como ponente el Magistrado Rubén Darío Pinilla Cogollo y en ella, dicho Tribunal critica la función de El Meridiano durante los años de dominio paramilitar en Córdoba y la Costa Caribe,  al indicar que ese medio de comunicación regional “sirvió como instrumento para propagar el ideario de los grupos paramilitares, justificar el fenómeno, lo que lo hace responsable ante la Ley”.

El Tribunal afirma que El Meridiano, con Salleg a la cabeza, ayudó a crearle a los hermanos Vicente y Carlos Castaño Gil, líderes de los paramilitares, una imagen favorable ante la opinión pública, que no solo invisibilizó las atrocidades que venían cometiendo las AUC contra la población sino que “la forma cómo se presentaba a los jefes paramilitares, sus discursos y su narración de los hechos contribuyeron a la justificación de sus actos y de las violaciones a los derechos humanos y el D.I.H”.

 “El Meridiano de Córdoba sirvió en distintos momentos como caja de resonancia, justificación del fenómeno paramilitar y como un instrumento para divulgar y propagar el ideario de dichos grupos, lo que lo hace responsable ante la Constitución y la Ley”, esta grave acusación la hace el Tribunal de Justicia y Paz en su escrito a la Fiscalía.

Salleg y El Meridiano taparon de tal forma la violencia y los vejámenes de los “paras”  que los familiares de las víctimas de estos grupos armados en Córdoba mostraron su inconformismo con este periódico, quienes en audiencia de incidente de reparación que tuvo lugar el 27 de octubre de 2014 en Montería se manifestaron indignados “por la forma como este periódico registró los hechos en los que sus familiares fueron víctimas del grupo armado al margen de la ley, pues de manera recurrente se les mostraba como guerrilleros”.

La gran amistad de Salleg con Mancuso

La estrecha relación de William Antonio Salleg con los paramilitares, especialmente con los Castaño y el jefe de la zona de Córdoba, Salvatore Mancuso, era bien conocida en Montería y sus alrededores. Una muestra de ello es la charla amena y en confianza del presidente de El Meridiano con Mancuso, la cual quedó registrada en un archivo de audio que fue subido en a YouTube.

En la grabación, Salleg se ríe con su gran amigo Mancuso, lo aconseja sobre algunos aspectos y  hablan de extrañas reuniones.

 

El Meridiano, un medio al servicio de Mancuso

Era común ver publicaciones destacando a Mancuso en El Meridiano en cualquier sección, entre ellas las páginas sociales, todo ordenado por Salleg. Por eso, los habitantes rumoraban que el periódico estaba al servicio de “El Mono” Mancuso.

Como si fuera poco El Meridiano sirvió como medio de promoción del libro sobre la vida de Mancuso, que él mismo sanguinario paramilitar le relató a una periodista. Salleg estableció que quien comprar una suscripción del diario recibiría un tomo con la autobiografía del jefe de las AUC en Córdoba. Por estos hechos, la gente de la región comentaban en las calles que la relación entre los dos personajes era muy estrecha.

william-salleg1

william-salleg2

Cabe recordar que muchos personajes de la vida política de la Costa fueron condenados  en procesos similares por paramilitarismo, sin pruebas contundentes, con versiones de oídas, con falsos informantes o testigos inducidos, ni nexos evidentes como los de Salleg y Mancuso.

La Fiscalía General ya le puso la lupa a este caso y a William Antonio Salleg y pronto se conocerán decisiones al respecto.