Juez dio vía libre al ecocidio del bosque de Bavaria en Bogotá

0
344
Planean tumbar 3.000 eucaliptos para construir viviendas de interés social y prioritario. Ciudadanos de los barrios Marsella, Aloha, Villa Alsacia y San José de Bavaria, estudian denunciar al Alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, por delitos contra el medio ambiente.

No sirvieron las noches de desvelo en oración, ni las protestas ciudadanas durante varios meses, para evitar el ecocidio de los árboles del bosque natural de la antigua fábrica de Bavaria, ubicada entre la Avenida Boyacá con Calle 7, localidad de Kennedy, en el suroccidente de Bogotá.

Un juez de la capital, en primera instancia, sin tener en cuenta las consecuencias ambientales, determinó que los propietarios de la citada fábrica podrían talar los 3.000 eucaliptos que contiene el citado bosque, los cuales son el pulmón de esa zona de la ciudad, pero que desde hace 40 años están dentro de la propiedad privada que fue insignía del emporio económico del poderoso Grupo Santodomingo.

Recordemos que la queja de la ciudadanía de los barrios Marsella, Aloha, Villa Alsacia, Techo primer sector y San José de Bavaria (un tramo que abarca desde la Avenida de Las Américas, la Avenida Boyacá y la Calle 13), donde está dicho bosque, llegó ante el Juez 31 Municipal de Oralidad porque hace unos meses los propietarios habían autorizado talar 350 árboles de antigua sede de Bavaria.

La justicia negó la petición de la ciudadanía de detener el corte de esos árboles, dando vía libre a la ejecución del Plan Parcial de Renovación Urbana Bavaria, que hace dos años radicó el Distrito y cuyo costo está estimado en 2 billones de pesos.

Los dueños de los predios le solicitaron a la Secretaría de Ambiente de la Alcaldía Mayor, cortar los árboles bajo el argumento de su inestabilidad, por la edad de los mismos.  De igual forma, expusieron un aspecto bastante curioso, como es que los árboles pertenecen a una especie foránea que podría afectar el suelo de la Sabana de Bogotá. Sin embargo, no tuvieron en cuenta ese mismo concepto cuando fueron sembrados hace 40 años.

Francisco Cruz, el discreto Secretario de Ambiente, los apoyó, tras señalar que la entidad distrital aprobó la tala por las condiciones físicas de los eucaliptos: “no son los mejores en copa y en fuste, su inclinación limita la estabilidad de los árboles en relación a su crecimiento y su altura puede representar un peligro”.

Resultado de imagen para bosque de bavaria marsella
La protesta ciudadana, encabezada por el líder cívico Raúl Betancourt

Por el contrario, los habitantes de la zona creen que esos árboles son vitales en ese sitio, porque producen aire y agua, además, protegen de las radiaciones del sol y la polución en estas épocas de fuertes cambios climáticos. Su lema constante es: “Bosque sí, Cemento no”.

No obstante, el juez 31 les dio la razón a los dueños de los predios, sin tener en cuenta que los árboles están dentro de una malla metálica distanciados a más de dos metros de la vía, que los porotege del contacto con las personas del sector, por lo cual el riesgo de caese por la edad y causar graves accidentes, es mínimo. Esto se argumenta porque en la historia del bosque, nunca un ecucalipto se ha caído, afectando a la ciudadanía, más bien, se han fortalecido y reproducido. Pero el juez no consideró el interés general, sino el derecho a la propiedad privada.

La decisión del juez 31 se produce en estas épocas en que la justicia está cuestionada por sus nexos con la corrupción, por amañar sus fallos a cambio de sobornos mediante grandes sumas de dinero. Coincidencialmente, este es un caso de un “Goliat” contra un “David”, un enfrentamiento legal entre unos ricos empresarios, con miles de millones para contratar y construir viviendas, contra una modesta comunidad que solo tiene a su favor el valor de sus protestas para apoyar el medio ambiente.

Resultado de imagen para bosque de bavaria marsella
Uno de los 350 eucaliptos que se ordenó talar

Es obvio que a la Secretaría de Ambiente de Bogotá, en un caso único en el mundo, no le interesa el ecosistema del sector, ni favorecer a la ciudadanía local, sino tumbar los árboles y realizar viviendas. Todo, para que la Alcaldía tenga obras que mostrar. Un caso parecido al de la polémica reserva de Van Der Hammer.

Este proyecto urbanístico en la fábrica de Bavaria tendría más de 12 mil casas: 9.553 viviendas estrato cuatro, 1.259 viviendas de interés social y 1.526 viviendas de interés prioritario.

El único obtáculo para llevarlo a cabo era la comunidad, pero el juez el caso ya eliminó sus pretenciones, aunque los vecinos del bosque de Bavaria están dispuestos a ir hasta las últimas instancias judiciales, con tal de no perder uno de los últimos pulmones que le quedan a Bogotá, inclusive, más importante que Thomas Van Der Hammer.

Por eso, la ciudadanía no descarta la posiblidad de denunciar al Alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, por delitos contra el medio ambiente, según lo reveló el líder cívico del barrio Marsella, Raúl Betancourt, a nuestro portal.

El  Plan Parcial de Renovación Urbana Bavaria, del Distrito, comenzó en la administración del ex Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, pero este no adelantó en el caso, al parecer, porque se dio cuenta que la queja ciudadana afectaría su imagen.

El nuevo mandatario capitalino Peñalosa, sí lo llevó a cabo al adpotar el Decreto 364 del 2017 y está a punto de añadir a su larga lista de polémicas ejecuciones este ecocidio que le afectará más su baja popularidad y lo deja listo para, que, por lo menos, unas 250 mil personas de la zona apoyen la revocatoria de su esteril mandato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here