Sobre Roy Barreras y Armando Benedetti

0
1137
Roy Barreras y Armando Benedetti, son dos líderes del partido de La U que siempre atacaron a Germán Vargas, pero que ahora defienden su candidatura presidencial.

Dos sujetos incongruentes e inconsistentes; ambos son el espejo de lo que no podemos ser…

Roy Barreras: ha sido, desde siempre, un sujeto conveniente, adulador y, clientelista hasta rabiar. Pero, además, es un vil siervo de aquel que le otorgue contratos, puestos, prebendas y dádivas burocráticas, bien sea para su beneficio o, para el de algún tercero relacionado con sus despropósitos clientelistas. Barreras, inició su carrera política al lado del expresidente Uribe, creció al lado de éste, perfilándose como un duro defensor de la seguridad democrática. Su discurso en defensa de la doctrina del uribismo fue llamativo para quienes lo escuchaban, pues no pasaba desapercibido en el Capitolio Nacional. No obstante, siempre existió un manto de duda sobre su lealtad como defensor a ultranza de las políticas de Álvaro Uribe, pues había quienes tenían claro que, detrás de la apariencia se escondía un tipo desleal, traicionero y deshonesto. Y, en efecto, era lo cierto.

Una vez el expresidente Uribe finaliza su mandato, todo cambia, y, ese ‘uribista’ de antaño se convierte en el santista más pétreo y recalcitrante de los pocos que existen. Desde entonces, Roy ha sido el apoyo acérrimo del peor presidente de nuestra historia republicana, así como el patrocinador directo en el Senado de sus desaciertos. Roy, relegando y despotricando de quien le dio la mano (Uribe), apoyó desde el inicio, los desmanes santistas para continuar con su vulgar carrera legislativa. Ahora sin sonrojarse, luego de lanzarle innumerables dardos y de rasgarse las vestiduras por su silencio frente al proceso de paz, opta por apoyar a Vargas Lleras, de quien también rajó y disoció como el que más. Pero él no es el único; adicionalmente se presenta otro caso más grotesco…

Armando Benedetti: un tipo que también creció de la mano del expresidente Uribe, profiriendo en su momento, admirables discursos a favor de la seguridad democrática. Nadie pensaría que, ese muchacho de entonces fuese un mentiroso de tal calaña, pues algunos lo consideraban un acérrimo ‘uribista consistente’ en el Congreso. Empero, todo cambió en el 2010- así como Roy- cuando Santos destapó sus verdaderas intenciones. Desde aquella época, Benedetti, se convirtió en un consolidado ‘Santista’. Pero, ha dejado de ser tal, puesto que para ‘dinamizar su carrera legislativa’, apoyará también a Vargas Lleras. Es decir que, dejó de ser Uribista para ser Santista, y ahora pretende convertirse en Vargasllerista. Brincando de un lado a otro como un saltamontes, mantiene denigrando de Santos por el proceso de paz fallido.

¡Una desvergüenza sin precedentes!

Y más porque no olvidamos cuando, hasta hace unos meses, Benedetti, despotricaba como un atarván de Vargas Lleras (peor que Roy) al considerarlo un corrupto, clientelista y perseguidor político. Pues vale la pena recordar el show mediático que armó con Vicky Dávila en la W, al acusar al fiscal Néstor Humberto Martínez de ser la cuota política de Germán Vargas para perseguirlo, investigarlo y acusarlo, ya que según él, solo lo ‘querían joder’ por oponerse a las malas actuaciones de este.

¡Pura carreta de corrupto asustado!

En realidad, la fiscalía estaba haciendo su labor ya que, había indicios de que el ilustre senador estaba involucrado en notables escándalos de corrupción, tales como los buldozer de Odebrecht y el cartel de las pensiones en Córdoba, entre otros. Fue tan grande el pavor del triste célebre Benedetti que, no encontró otra opción diferente que acusar al fiscal general de obrar como un ‘político de bolsillo’ con el fin de provocarlo, y así truncar la investigación que este adelantaba en su contra. Afortunadamente, Néstor Humberto Martínez, no cayó en la trampa y su labor sigue intacta.

Con lo descrito anteriormente, consideramos grotesco cualquier apoyo de Benedetti a Vargas Lleras, puesto que dicha conducta supera los límites de la incoherencia. Qué barbaridad que haya un sujeto de semejante despropósito: primero monta una escandalosa cortina de humo para evadir sus responsabilidades en la corruptela tildando al fiscal y a Germán Vargas, y ahora pretende apoyar a quien acusó de orquestar su persecución. ¡Qué falta de seriedad!

Entre tanto la institucionalidad colombiana se ve demacrada, porque con sujetos como Roy y Benedetti la deslealtad impera y, por ende, se prostituye de sobremanera nuestra democracia.

Por Juan David Escobar Cubides

Twitter: @JuanDaEscobarC

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here