Apoteósico Congreso de la Confederación General del Trabajo

0
404

Por Ariel Peña

@arielpenaG

Del 11 al 14 de septiembre se realizó el decimo congreso de la CGT, en la ciudad de Bogotá, que fue instalado por el señor Presidente de la República, Iván Duque Márquez y contó con   la presencia de 1800 delegados en representación de 500 organizaciones sindicales y sociales de  todo el país.

La tesis política de la Confederación General del Trabajo-CGT- en este magno evento, estuvo basada en 16 ejes temáticos, que abarcan los grandes temas de la vida nacional, con propuestas que se le hacen a la ciudadanía y al gobierno nacional en busca de la Democracia Real, como opción transformadora para una mejor calidad de vida de todo el pueblo colombiano.

En el decimo Congreso de la CGT  se presentaron  Conferencias Magistrales sobre  asuntos de incidencia capital  en la vida de las colombianas y los colombianos, como son: La Corrupción y sus impactos en el Desarrollo con el doctor Cesar  Ferrari  Quine; el  Dialogo Social en donde hubo  una exposición de la señora ministra de trabajo Alicia Arango, y platicas  con  representantes de los gremios económicos y los sindicatos; otra  Conferencia fue sobre  los partidos políticos y las luchas sociales en Colombia con ponencia de Alfonso Tobón; además se  realizó un panel sobre la Tercerización  y protección laboral en donde participaron directivos de  Asocajas,Acopi, Minsalud, Andi y CGT.

Dentro de las Conferencias  Magistrales hubo una  acerca  del Nuevo Modelo de Desarrollo a cargo de la Universidad Nacional, el sindicalismo y representantes de algunos ministerios; la última conferencia estuvo  moderada  por el  exministro de trabajo y exalcalde de Bogotá  Luis Eduardo  Garzón y fue sobre la CGT   de cara al futuro, en donde se resaltó la visión y la misión  de la central obrera con respecto al porvenir histórico del país, subrayando que la CGT al ser el movimiento más grande de trabajadores y que tiene la  mayor capacidad de movilización, se ha convertido en la fuerza social que interpreta genuinamente la lucha por  las reivindicaciones inmediatas e históricas, que son los mismos derechos de la gente.

El viernes 14 de septiembre en horas de la tarde la CGT eligió su Comité Ejecutivo  Nacional, con una lista unitaria en donde brilló el consenso quedando representados  todos los sectores y regiones del país, nombrando  en la presidencia de la central al conocido y egregio dirigente Julio Roberto Gómez para un periodo de 5 años, destacándose también la nutrida presencia en la conducción de la CGT de jóvenes y mujeres, lo que demuestra la representación amplia  de   la confederación.

Cabe destacar en el Congreso cegetista, la asistencia  de más de 20 delegaciones internacionales en  cabeza de la ADS (Alternativa Democrática Sindical de las Américas) que exalta el sindicalismo de valores, rechazando ese gremialismo  amarillista y clientelista, que ha creado confusión en la masa trabajadora de Latinoamérica.

La  condena  del Congreso de la CGT a  las dictaduras sanguinarias y totalitarias de Nicolás Maduro en Venezuela  y de Daniel Ortega en Nicaragua  fue unánime; además los participantes en el encuentro mostraron su repudio a la tiranía comunista cubana que está a punto de cumplir 60 años con su partido único y central  única,  lo que es un  ultraje  a la libertad y a la democracia; constatándose por enésima vez  que los regímenes de esos tres países son los mayores predadores de los derechos humanos en la región y, que lo único que les importa es mantener el poder al precio que sea, sin importarle  los sufrimientos y aflicciones de la población.

La solidaridad con los refugiados venezolanos que llegan diariamente por miles  a Colombia fue otro tema fundamental en el  Congreso, lo que  demuestra el verdadero internacionalismo del movimiento de los  trabajadores colombianos con sus  hermanos de Venezuela,  sabiendo que la crisis humanitaria que vive la vecina nación solo se supera cuando sea defenestrada la camarilla genocida  y torturadora de Nicolás  Maduro, que es apuntalada desde la Habana por la oprobiosa dictadura castro-comunista.

Sin lugar a dudas el X Congreso de la CGT fue apoteósico cualitativa y cuantitativamente, convirtiéndose  en una ejemplar lección organizativa y participativa  para todo el sindicalismo.

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here