Comunismo: ¿Dónde está tu victoria?

0
163

Por: Ariel Peña.

El apóstol San Pablo en  la Primera  Epístola  a los Corintios 15:55, pregunta: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?” La referencia la hacemos a raíz de la consigna comunista, con la que se desgañitan los marxistas, proclamando  la frase del asqueroso genocida del “che” Guevara, quien en la última carta al tirano cubano, Fidel Castro, le expresó: “Hasta la victoria siempre,  patria o muerte”, lo que demuestra que el comunismo es sinónimo de muerte, tragedia y dolor, como se ha demostrado en sus 160 años de existencia, convirtiéndose en la organización que más ha cometido crímenes en toda la historia, con 150 millones de asesinatos, ejecutados principalmente  por sus figuras más emblemáticas.

El fracaso del comunismo ha sido permanente e histórico, pero cabalgando sobre la  ignorancia, el atraso, la violencia y la mentira, es que ha logrado sobrevivir hasta nuestros días, haciéndole mucho daño a varias naciones, como sucede actualmente en la hermana república de Venezuela, en donde la pandilla de Nicolás Maduro pretende llevar al pueblo  a una masacre sin precedentes, porque el poder para los parásitos comunista es su  dios, sin importarles para nada la legitimidad ni el sufrimiento del pueblo, ya que el comunismo se fundamenta en llevar a las masas a la más absoluta miseria, para que la elite marxista se perpetué el  poder mediante la represión, sin preocuparle en lo más mínimo las calamidades  de la ciudadanía.

Las “bondades” de chavismo en 20 años se sintetizan en el asesinato por parte del régimen de 300 mil personas, con el agregado de que la pobreza actualmente frisa el 90%, con  lo que se puede afirmar que esa es la “gran victoria” del  comunismo en Venezuela, por lo que extirparlo  es una misión loable para el futuro de Latinoamérica, y   apoyar el gobierno  de Juan Guaidó es cuestión de humanidad, para sacar del infierno al vilipendiado y escarnecido pueblo venezolano.

La bestialidad marxista se fundamenta en  la  irracionalidad y el delirio, pues  desde que apareció el manifiesto comunista en 1848, se  sublimó a  la violencia como la partera de la historia, la cual según esa  acromegalia hay que practicar porque otros la han utilizada en el pasado, invitando a los seguidores de esa  corriente cruel a asumir el salvajismo, en donde la razón desaparece. Toda esa perversión es  para alcanzar el poder político y someter a los pueblos  a la dictadura.

El  comunismo totalitario o marxismo, con personajes siniestros como Lenin y el “che” Guevara, hacían exaltación al terrorismo para esclavizar a los demás seres humanos, aunque el primero rechaza el terrorismo individual, lo justifica cuando lo ejecuta el partido llamándolo “guerra revolucionaria”, y el genocida cubano argentino defendía el terrorismo diciendo:  “un revolucionario tiene que convertirse en una fría máquina de matar” y además afirmaba “ tenemos que crear la pedagogía de los paredones de fusilamiento, y no necesitamos pruebas para matar a un hombre”, también esa bestia invitaba a poner bombas en cualquier lugar donde se encuentren los enemigos sin importar quien sea la víctima, como ocurrió hace algunos días en la Escuela General Santander en Bogotá en donde murieron 22 personas, por la acción terrorista de la banda armada narcomarxista del ELN. Siendo otros destacados terroristas del marxismo en la historia a nivel universal: Pol Pot, Stalin, Mao Zedong, Kim Il Sung, Ho chi Minh y  Fidel Castro, entre  otros.

“La moral revolucionaria” que practican grupos terroristas marxistas, no  tiene nada  que ver con la verdadera moral humanista, que enseña a no hacerle a los demás lo que no quieras para ti, o hacer el bien  y evitar el mal,  pues  esa falsa moral del comunismo totalitario desprecia la vida, la ética y la razón, tomando las supersticiones de la revolución y el socialismo como  sus patentes de corso para infringirle dolor y sufrimiento a otros, porque su aspiración máxima es la toma del poder y por eso el resto de seres humanos son simples herramientas para lograr ese fin.

En algunas ocasiones  hemos mencionado que Antonio Gramsci, comunista italiano,  le hacía alabanzas a la irracionalidad, despreciando la lógica y la moral para afirmar que no se necesita de la razón, sino que lo importante era ganarse mediante el engaño a los sectores mas ignorantes y atrasados de la sociedad para conquistar el poder y perpetuarse en él, de la misma manera hace algún  tiempo el cura  brasileño Frei Betto quien representa a la teología de la liberación, confirmaba las afirmaciones  de Gramsci, diciendo que no se necesitaba de la razón. Quedando patentado que tanto en el comunismo totalitario tradicional como en el marxismo cultural la razón no tiene cabida.

Comunistas totalitarios, ante su desnudez teórica para dar el debate en defensa de sus  dogmas fundamentados en la sin razón, acuden al argentino Ernesto Laclau(1935-2014) considerado un postmarxista, para tener un nuevo disfraz tomando una supuesta   democracia radical basada en el hegemonismo de la  cúpula marxista, en donde la opresión en contra de  las masas sigue siendo la premisa fundamental, pero mencionando un pluralismo agonístico, teniendo siempre como estrategia el socialismo o sea que eso continua siendo el mismo toxico con diferente presentación.

El  Cristianismo Católico a quienes muchos consideran como oscurantista, en la  encíclica magistral  Fides  et Ratio(fe y razón) del 14 de septiembre de 1998 promulgada por el papa San Juan Pablo ll, expone con meridiana claridad como la fe debe ser sustentada en la razón y la lógica, mientras que la fauna marxista sigue insistiendo en  la brutalidad y el salvajismo, eso sí cambiando únicamente de etiqueta para  continuar con la violencia y la mentira, por ello es indiscutible que la razón fundamentada en la realidad y la verdad prevalecen ante las acechanzas del comunismo totalitario. Resaltando además que la razón  siempre va de la mano de la verdad siendo la  savia de la civilización occidental.

La batalla ideológica  la tiene perdida el marxismo leninismo, ya que se fundamenta en la barbarie, sin embargo la perversidad comunista es proverbial, por ello hay que estar atentos a su accionar, porque el prolongado conflicto que ha vivido Colombia, en donde las FARC y el ELN lograron sobrevivir a la debacle comunista con caída del muro de Berlín y al derrumbe de la URSS, se debió a que los demócratas no arreciaron  la lucha  ideológica en aquellos años en contra del marxismo leninismo, y además el narcotráfico(como forma de lucha) sirvió para  fortalecer a  esas bandas armadas, con el agregado de que  el atraso en los sectores rurales del país, también ha servido de caldo de cultivo para las intenciones totalitarias del marxismo leninismo.

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here