Vigilante del Edificio, donde fue asesinada Yuliana, apareció muerto

0
302

Fernando Merchán Murillo, el vigilante del edificio Equus66 de la zona de Chapinero Alto, donde fue violada y asesinada la niña Yuliana Samboní, apareció muerto en extrañas circunstancias una casa de la localidad de Kennedy, al sur de Bogotá.

La Sijín de la Policía está a cargo de las primeras pesquisas del hecho. Se presume que el hombre, de 59 años, pudo haberse suicidado, por la presión del caso.

Las versiones iniciales indican que Merchán Murillo dejó una carta cuyo contenido está relacionado con los hechos que rodearon la muerte violenta de la pequeña indígena de siete años.

Según las autoridades, él era una persona clave en la investigación del asesinato y la violación de Yuliana, al parecer a manos de Rafael Uribe Noguera, hoy  preso y con la cabeza rapada en la Penitenciaría La Picota.

Francisco y Catalina Uribe Noguera, los dos hermanos de Rafael, se encuentran en interrogatorios para determinar si tienen complicidad en el caso y alteraron la escena del crimen para apoyar a su pariente.

Grabados en video

Los Uribe Noguera ha utilizado como coartada la versión increíble de que la niña sufrió un accidente y Rafael la llevó moribunda hasta su apartamento para auxiliarla. Es tesis parece estar descartada cuando ambos iban en la puerta del ascensor, el aparato se abrió y una cámara de seguridad de otro piso, distinto al apartamento de Uribe Noguera, los registró a ambos subiendo. La niña estaba viva y de pie, lo cual ha desvirtuado la hipótesis de que el deceso se habría podido dar en el carro.

Tal vez, el fallecido vigilante sabía de todo esto y ayudó a encubrir el horrendo crimen. Tal vez, sabía de la participación de los dos hermanos de Uribe Noguera en los hechos, tal vez, es la cuarta persona que entró al apartamento de Rafael, de la cual que hablan las autoridades.

Todas estas conjeturas serán resueltas por la Fiscalía General.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here