Artista australiana, en prisión por escribir “Malas Palabras” en Facebook


 
Jodi Magi fue detenida y deportada de los Emiratos Árabes Unidos por poner en Facebook una fotografía de un vehículo estacionado bloqueando dos estacionamientos para personas discapacitadas.

Logo de Voices VocesGlobales

La artista australiana Jodi Magi se encontró en prisión en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), luego de poner en Facebook una foto de un vehículo parqueado, bloqueando dos estacionamientos para discapacitados fuera de su de departamento en Abu Dabi.

A pesar de bloquear el número de la placa de licencia del vehículo, la artista de 39 años fue declarada culpable por “escribir malas palabras en los medios sociales sobre una persona”, puesta en prisión y luego deportada según la Australian Broadcasting Corporation.

Magi fue arrestada cuando fue a pagar una multa y liberada luego de pasar 53 horas en prisión. En su página de Facebook describe su traumática experiencia diciendo:

Luego de 53 horas en custodia, habiendo sido encadenada en los tobillos, desnudada, tenido una prueba de sangre, forzada a dormir en un piso de concreto sin colchón o almohada y no teniendo acceso a papel de baño o utensilios para comer puedo felizmente decir ESTOY LIBRE Y FUERA DE LA CÁRCEL Y DE ABU DABI!

Obviamente, creo que $3 600 de multa y la deportación con un período de encarcelamiento fue una reacción extrema a una foto de un vehículo cuando no blasfemé ni mencioné ni un solo nombre y bloqueé la placa de registro del vehículo”.

Magi comparte lo que vio en la prisión de mujeres de Abu Dabi:

“Aunque estoy bastante traumatizada por mi propia experiencia lo que más me afecta son las muchas, muchas historias contadas por mis compañeras de prisión en ambas cárceles que ‘visité’. Tendré el corazón roto para siempre por el tratamiento de estas mujeres valientes e inspiradoras de Filipinas, India, Nigeria, Rusia, Uganda, Bangladesh, Siria, etc. en manos del sistema de justicia de los Emiratos.

Si usted piensa que lo que me pasó fue una locura, pasar un par de días en una cárcel de Abu Dabi; no tengo nada de que quejarme comparado con la gran mayoría de mujeres que conocí cuyo único crimen era ser pobre, casada con el hombre equivocado, embarazarse fuera del matrimonio y/o ser víctimas de la corrupción policial generalizada donde ‘evidencia’, ‘ética’ y ‘debido proceso’ son conceptos desconocidos.

Entre los numerosos actos de bondad hacia mi, estas mujeres me dieron la bienvenida a la casa grande con un “Ahora somos su familia”, me dieron una cuchara para comer, me encontraron una frazada y un libro para leer e incluso me enviaron a mi camino hacia la libertad con algo para comer en caso de tener hambre en el aeropuerto”.

Magi se compromete a ayudar:

“Haré todo lo que pueda para contactar algunos de sus familiares y contarles cómo y dónde están pero me siento increíblemente culpable dejándolas allí cuando estoy escribiendo desde el lujo de un restaurante del aeropuerto.

Sé al 1000% después de haber oído sus historias que no habría nunca sido liberada de esta manera tan rápida sin: a) mi nacionalidad australiana, b) la cobertura de los medios (surrealista), c) los esfuerzos tardíos de la embajada y d) todo el apoyo de mis amigos así como de personas que jamás he conocido”.

A su turno, la directora ejecutiva de Human Rights Watch (HRW) de Medio Oriente y África del Norte, Sarah Leah Whitson, dijo sarcásticamente en su cuenta de Twwiter:

Los cual traduce:

“Luego de evidencia de transgresión, enfrenta deportación en los EAU – Mujer australiana arrestada en Abu Dabi será pronto deportada”.

En 2012, los Emiratos Árabes Unidos promulgaron una nueva ley de delitos cibernéticos que ha sido condenada por grupos de derechos humanos, entre ellos Human Rights Watch, que describe al decreto como una “grave amenaza para la libertad de activistas pacíficos y ciudadanos comunes por igual”.

En el momento en que se aprobó la ley, HRW dijo en un comunicado:

“Las vagas disposiciones del decreto proporcionan una base legal para perseguir y encarcelar personas que usan tecnología de la información para, entre otras cosas, criticar a funcionarios de alto nivel, abogar por la reforma política u organizar manifestaciones no autorizadas. Aunque algunas disposiciones están dirigidas a prevenir la proliferación de opiniones racistas o sectarias en línea, el principal efecto de la ley son severas restricciones en el derecho de la libre expresión y libre asociación y reunión.
[…]
El artículo 29 establece las mismas penas para quien use tecnología de información “con la intención de ridiculizar o perjudicar la reputación, la estatura o la situación del estado, cualquiera de sus instituciones, su presidente o vice presidente, los gobernantes de los emiratos, sus príncipes herederos o sus diputados, la bandera del estado, la seguridad nacional, su lema, su himno nacional o sus símbolos”.
[…]
Al autorizar las autoridades a encarcelar a cualquier persona que haga cualquier comentario crítico sobre el país o sus gobernantes, el nuevo decreto está en contradicción con las normas internacionales de libertad de expresión”.

No está claro cual era la ofensa de la foto de Magi, que tenía por objeto poner de relieve el desprecio de muchos a las normas y regulaciones del tráfico.

Escrito por Amira Al Hussaini

Traducido por María Angélica Marín

Publicado por La Otra Cara en alianza con GlobalVoices.

Logo Advocacy
La defensa de la libertad de expresión en línea.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario