Cómo Internet ha cambiado las formas de ocio en los últimos años

Fuente: Pixabay. 

 

El mundo está en constante cambio, y las formas en las que nos entretenemos y pasamos el rato, evidentemente, también han variado de forma enorme a lo largo de los últimos años. Actualmente, las tendencias de entretenimiento han cambiado de forma radical, especialmente en comparación con el inicio de este siglo, cuando aún no existían los smartphones, por ejemplo.

¿Hasta qué punto ha cambiado nuestra forma de vivir, su aparición? ¿Somos ahora distintos a lo que éramos hace tan solo 10 años? Y es que no estamos hablando de cambios que se han realizado de forma pausada a lo largo de mucho tiempo, sino de movimientos radicales en nuestra forma de ver el mundo que, de una forma u otra, también han cambiado nuestra forma de comunicarnos con el resto de personas e incluso con nuestro puesto de trabajo.

La era de Internet

Puede ser que el cambio ocurriera antes, y que ya desde inicio del nuevo siglo la economía se centrara en esas actividades que requerían de conexión a Internet para establecer comunicaciones con puntos muy diversos del mundo. Pese a ello, no ha sido hasta hace unos diez años que aparecieron los teléfonos inteligentes y todo lo que habíamos concebido hasta el momento se cambió de forma radical.

Ahora tenemos bases de entretenimiento en nuestro bolsillo: series o películas enteras a nuestro alcance, eventos deportivos que podemos ver con solo pulsar un botón, casinos en los que podemos apostar al instante, aplicaciones que nos ayudan a perder peso y, como no podía ser de otra forma, miles de aplicaciones que nos permiten estar conectados con nuestros amigos y familiares sea el momento que sea del día.

La importancia de la seguridad online

Son muchas las actividades que, ahora, se realizan de una forma distinta, pero también han surgido otras complicaciones, como por ejemplo la seguridad online. Parece que aún no estamos del todo acostumbrados a tomar las precauciones necesarias a la hora de dar nuestros datos a diferentes aplicaciones o plataformas.

Y es que realizar muchas de las tareas que nos toca hacer a diario requiere regalar nuestros datos personales a terceros. Propietarios de hoteles en los que estamos haciendo una reserva, compañías de vuelos, plataformas de streaming de música o vídeo, casinos en los que nos jugamos nuestro dinero, plataformas que nos permiten intercambiar dinero entre bancos…

Es por ello que es necesario hacer observaciones previas para asegurarnos de que todos esos datos estarán a buen recaudo y que no serán usados de forma fraudulenta. No hace falta acudir a expertos en la materia, porque, precisamente en Internet, existen muchas páginas distintas que nos dan datos, opiniones y experiencias de esos negocios a los que queremos facilitar nuestra confianza. Podemos encontrarnos plataformas como Tripadvisor, donde se nos recomiendan o no hoteles o rutas turísticas, el mismo servidor de Google nos aporta reviews de muchos productos distintos que podamos buscar en la red, hay opiniones sobre las mejores casas de apuestas en Colombia y nos podemos encontrar expertos que nos recomiendan qué plataforma es mejor para ver deporte de pago.

Fuente: Pixabay.                               F

¿Qué es lo necesario para que una web sea de confianza?

Estos son los puntos que deberíamos comprobar siempre que vayamos a realizar una compra por Internet:

– Que la página tenga un certificado de seguridad

– Que contenga las siglas HTTPS en su dirección web

– Preferiblemente no comprar desde una red pública

– No usar conexiones de empresa

Así, nos aseguraremos de que nuestras compras están realizadas con la confianza de aquellos que tiene una seguridad adecuada en sus páginas y que no usaran nuestra información de forma fraudulenta. Hay que recordar que son muchas las personas que ganan una suma de dinero importante, justamente, con los datos de los diferentes usuarios de Internet. Este es, precisamente, otro de los mayores cambios en estos últimos años, el negocio que se hace con los números de teléfono, las direcciones o incluso los nombres de todos aquellos que, de una forma u otra, participan en esta vorágine informativa que es el mundo online.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario