Copiloto suicida aceleró el avión de Germanwings para estrellarse


 

El copiloto alemán Andreas Lubitz aceleró el avión Airbus A320 de la empresa Germanwings para estrellarse a propósito contra los Alpes franceses en una acción voluntaria o suicida. Así lo confirmó el análisis de la segunda caja negra del aparato siniestrado el 24 de marzo, en el que murieron 150 personas, en su mayoría naturales de Alemania.

“Una primera lectura hace aparecer que el piloto presente en la cabina utilizó el piloto automático para emprender el descenso hacia una altitud de 100 pies (es decir 30 metros), y luego, varias veces durante el descenso, modificó el piloto automático para aumentar la velocidad del avión en descenso”,  ratificó la  Oficina de Investigaciones y Análisis de la aviación civil francesa (BEA) un comunicado público.

El organismo europeo no aportó elementos suplementarios, pero precisó que sus “trabajos continúan para establecer  desarrollo factual preciso del vuelo”.

La segunda caja negra, que técnicamente se denomina Flight Data Recorder (FDR), registra los parámetros técnicos durante las últimas 25 horas de trayecto, tales como la velocidad, la altitud y el modo de pilotaje. La primera caja fue hallada el segundo día, después del accidente.

Primera caja negra del Airbus

 

Dicha caja, fabricada con un metal resistente a las explosiones y fuertes impactos, fue encontrada el jueves santo por una integrante del Pelotón de Alta Montaña de la Gendarmería Nacional francesa en una zona ya explorada con anterioridad, y estaba, según la Fiscalía de Marsella, “totalmente enterrada” y ennegrecida por el fuego, lo que hasta ahora había dificultado su hallazgo.

Segunda caja negra

 

El portal español es.euronews.com  hizo este informe, que fue subido a YouTube, sobre el hallazgo de la segunda caja negra:

Video del accidente

El diario alemán Bild aseguró que tuvo acceso a un video de los últimos segundos del vuelo de Germanwings y que pudo ser recuperado cerca del lugar de la catástrofe en la localidad de Barcelonnette, en el departamento francés de Alpes-de-Haute-Provence. La imágenes todavía no han sido publicadas por ningún medio de comunicación.

Según el periódico, las escenas que aparecen en el video son caóticas y muy movidas. Se oyen gritos y voces que exclaman “Dios mío”, lo que indica que los pasajeros sabían lo que estaba ocurriendo.

El fiscal Brice Robin, que está a cargo del caso en Francia, afirmó que ninguno de los teléfonos móviles recuperados en el lugar del siniestro habían sido analizado y que todos permanecían en la zona, pero la inspección de los aparatos le dará nuevas luces a las autoridades sobre el fatal accidente.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario