Detención de su hermano Santiago, aleja más a Álvaro Uribe de la paz de Santos


 
El Presidente Santos pide veeduría internacional para este caso. Centro Democrático habla de persecución política y de movida del Vicefiscal para que lo ternen como Fiscal.

La captura de Santiago Uribe Vélez era el detonante que faltaba para terminar de polarizar el país entre uribistas y santistas. El hermano menor del ex Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez fue detenido en Medellín por hombres del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía General, dentro de una investigación por la  supuesta creación del grupo paramilitar llamado “Los 12 Apóstoles”, responsabilizado de decenas de muertes en Antioquia hace más de 20 años. Deberá responder por homicidio agravado y concierto para delinquir.

El empresario Santiago Uribe fue detenido en Medellín y trasladado al Bunker de la Fiscalía en Bogotá y será defendido por el experto abogado penalista Jaime Granados. El Ente Investigador asegura que tiene en su contra tres testimonios directos que lo señalan y tres indirectos.

El testigo principal en su contra es el mayor (r) de la Policía Nacional, Juan Carlos Meneses. También hay otros testigos como el agente (r) de la Policía, Alexander de Jesús Amaya, y los paramilitares Diego Fernando Murillo.  alias Don Berna y Daniel Rendón Herrera,  alias Don Mario.

En el 2014, el mayor retirado Meneses acusó a Santiago Uribe y se declaró perseguido por la Fiscalía que lo señala dentro de un proceso por homicidio, caso que no se ha resuelto penalmente. El testimonio fue entregado en exclusiva al portal Las2Orillas. 

Santiago Uribe había sido investigado por el mismo caso de “Los 12  Apóstoles” y fue absuelto hace seis años por el entonces fiscal Alfonso Gómez Méndez, reconocido por ser implacable contra los grupos paramilitares.

El ex Presidente Uribe se encontraba de gira en Estados Unidos, entre otras cosas, visitando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington, donde expuso sus puntos de vista críticos sobre  el proceso de paz entre la guerrilla y el Gobierno que se lleva en La Habana (Cuba), especialmente habló de la posible impunidad que tendrán los hombres de la subversión.  Allá conoció la noticia  sobre su pariente y de inmediato regresó a Colombia.

Para el Centro Democrático, el movimiento que lidera el ex mandatario Álvaro Uribe, asegura que la detención de Santiago es un persecución contra el uribismo y aseguran que es una movida política del Fiscal General, Eduardo Montealegre, para ablandar las críticas del ex mandatario a los diálogos de paz. Esta decisión sería una de las últimas jugadas judiciales de Montealegre, quien dejará el cargo a finales de marzo de 2016.

Aunque el Ministro de Justicia, Yesid Reyes, sostiene que el Colombia hay división de poderes y que fue una decisión autónoma de la Fiscalía, es bien sabida la cercanía del Fiscal Montealegre con el Gobierno en muchos aspectos.

Además se habla de una movida estratégica del ViceFiscal General, Jorge Fernando Perdomo, para congraciarse con  el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, para que lo tenga en cuenta y lo incluya dentro de la terna para ser Fiscal General de la Nación, en reemplazo de su actual jefe Eduardo Montealegre. Ambos comparten la misma línea en cuanto a su apoyo a la paz del Gobierno.

A raíz de la detención del empresario Uribe, la bancada del Centro Democrático en el Congreso de la República se declaró en rebeldía en el Parlamento y lanzaron su voz de protesta ante la opinión pública.

Los congresistas uribistas se preguntaron dónde estaba la Fiscalía, cuando líderes de las Farc en forma ilegal, llegaron con sus hombres armados al municipio de Conejo, en La Guajira, supuestamente “a intimidar a la población”.

También indicaron que la acusación contra el empresario Uribe Vélez es un plan del mayor (r) Meneses para buscar rebajas ante la justicia, dentro del caso por homicidio que tiene en contra.

Además manifestaron que con esto el Gobierno estaba presionando al empresario Uribe para que se acogiera a la nueva Justicia Transicional, con la que se va a juzgar a las Farc, con el fin de darle reconocimiento a los acuerdos de paz, pero su abogado Jaime Granados descartó de tajo esa posibilidad.

Se cree que esta captura de Santiago Uribe aviviará más la polarización del país y fortalecerá la marcha que tiene programada el uribismo el próximo 2 de abril de 2016, para protestar por la forma cómo se está llevado la paz en La Habana, algunos malos manejos del Gobierno, la caída de la economía y las anomalías en justicia de nuestro país.

Santos pide veeduría internacional para el caso

Por parte, el Presidente Santos  pidió en su cuenta de Twitter, una veeduría internacional para este caso de Santiago Uribe:  “Para rodearlo de todas las garantías constitucionales y legales”.

Al mismo tiempo el Jefe de Estado, aseguró: “Solicito además al Fiscal General @FiscaliaCol abrir las puertas a una veeduría internacional como observadores del mismo proceso”.

Santos también escribió: “Solicito al Procurador acompañar el proceso contra Santiago Uribe para rodearlo de todas las garantías constitucionales y legales”.

Muchos uribistas no creen en las opiniones del Primer Mandatario y afirman que “hace como “Poncio Pilato” que se lava las manos para quedar bien”, cuando él posiblemente estaría detrás del caso”, en venganza con su antiguo jefe político Álvaro Uribe.

Si Álvaro Uribe estaba distanciado del proceso de paz, con esta detención de su hermano, su alejamiento será mucho mayor y no se espera que el movimiento que lidera apoye ningún aspecto de esos diálogos con la subversión, lo cual es muy malo para el país porque nos espera una Colombia totalmente dividida.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Leave a Reply