El final del macabro John el Yihadista, el verdugo del ISIS

John El Yihadista

 

El grupo terrorista árabe Estado Islámico confirmó, a través de su revista Dabiq, la muerte del sanguinario Mohammed Emwazi, conocido como John el Yihadista, el verdugo de los rehenes occidentales en la organización extremista. Así lo difundió el diario El Comercio de Lima, Perú.

Según el artículo de la revista del Estado Islámico, que le dedica dos páginas a Emwazi, el terrorista tenía nacionalidad británica, nació en Kuwait  en 1988 en una familia apátrida de origen iraquí, pero su madre era yemení.  El yihadista, se desempeñaba como programador informático en Londres y luego se destapó como militante activo del ISIS.

Estados Unidos ya había informado el pasado 12 de noviembre de 2015 que este personaje radical, identificado por la inteligencia británica como Mohammed Emwazi, había sido blanco de una operación militar con sofisticados drones artillados con misiles, la cual fue llevada a cabo en la ciudad siria de Raqqa, bastión del Estado Islámico, y que posiblemente había perecido en ese ataque. Los drones lanzaron sus potentes misiles contra el auto en el que se transportaba el siniestro personaje  y lo pulverizaron.

“Abu al Muhajir Muharib, que fue conocido en todo el mundo como John el Yihadista, es originario del noreste de la península arábiga. Su madre nació en Yemen. A una joven edad, viajó con su familia a Londres. Este se convertiría en un lugar que llegó a odiar, al igual que a su gente, cuyas costumbres estaban muy alejadas de los valores a los que estaba acostumbrado”, señala Dabiq en la biografía del terrorista.

“El jueves 12 de noviembre, Abu Muharib fue finalmente alcanzado por la causa de Alá, que él había buscado por tanto tiempo. El auto en el que se encontraba fue blanco del ataque de un dron en la ciudad de Raqqa. El vehículo fue destruido y su muerte fue instantánea. Que Alá acepte a nuestro hermano entre los mártires y lo envuelva con su misericordia”, continúa Dabiq, confirmando así la versión de Estados Unidos.

Mohammed Emwazi era conocido como el verdugo del grupo terrorista Estado Islámico y se lo vio en varios videos ejecutando a rehenes occidentales. Su primera víctima fue el periodista estadounidense James Foley.

Además, apareció en los vídeos del Estado Islámico en los que se mostró la decapitación del también periodista estadounidenses Steven Sotloff, el cooperante estadounidense Abdul-Rahman Kassig, los cooperantes británicos David Haines y Alan Henning, y el periodista japonés Kenji Goto.

El Estado Islámico, que le consagra el artículo de Dabiq, calificó aJohn el Yihadista de “mártir” y de “hermano honorable” y pide a Dios “envolverlo con su compasión”.

La última aparición de John el Yihadista fue en un video del 31 de enero del año pasado, que muestra la ejecución de un japonés.

Era un objetivo importante para las autoridades

Ya en 2011, los servicios de contraespionaje británicos MI5 le consideraban una “persona de interés”, a la que debían vigilar, pues se le relacionaba con grupos extremistas.

El caso de John el Yihadista llamó la atención al escuchársele hablar en los videos con fuerte acento británico y porque se le vio colocar un cuchillo en el cuello de los rehenes, a punto de decapitarles, antes de que se cortasen las imágenes.

Según la revista Dabiq, los servicios de inteligencia británicos le impidieron en varias ocasiones viajar al mundo árabe, por considerarle sospechoso.

Finalmente logró llegar a Siria en el 2012 tras atravesar Europa por tierra, de acuerdo con Dabiq. Una vez allí, se unió a la filial de Al Qaeda en Siria, el Frente al Nusra, antes de unirse a las filas del grupo Estado Islámico.

En noviembre pasado, el portavoz estadounidense que anunció su posible muerte, explicó que el fallecimiento de este terrorista podía suponer “un golpe significativo para el prestigio del Estado Islámico“, aunque aclaró que Emwazi no era “una gran figura estratega” ni tampoco un miembro clave en cuestiones operacionales para el grupo yihadista.

“Su muerte es significativa para el Estado Islámico, era una herramienta primaria de reclutamiento para esa organización. Todos estamos familiarizados con esos videos horribles de una barbarie absoluta que él publicó atacando a ciudadanos estadounidenses. Era un animal humano y matarlo hace probablemente que el mundo sea un lugar mejor”, sentenció entonces el portavoz.

Aunque el Estado Islámico trate de minimizar la muerte de este personaje, lo cierto es que es una baja sensible para la organización terrorista porque él fue quizás el símbolo que dio a conocer a ese grupo extremista y con el cual infundió miedo y temor en todo el mundo. Además sirvió como paradigma para que jóvenes desorientados y con la cabeza llena crueldad de algunos países árabes, inclusive, de Europa, viajaran hasta Irak o Siria para incorporarse a las filas del ISIS, buscando parecerse a el temible verdugo. Luego muchos, especialmente, las mujeres se dieron cuenta que estaban equivocado, pero ya era tarde y pagaron su error, algunos con la muerte, y ellas con violaciones masivas y desagradables castigos.

El destino de este nefasto yihadista puede ser el muchos de sus compañeros de terror, por retar a las grandes potencias mundiales, encabezadas por Estados Unidos, Rusia y Francia.

Con información tomada de El Comercio de Lima, Perú

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario