Golpe al uribismo: condenados Pretelt, Palacio y Velásquez


 

Golpe al corazón del uribismo. La Corte Suprema de Justicia condenó a dos ex ministros y a un ex secretario de la Presidencia del gobierno del ex mandatario Álvaro Uribe Vélez por el sonado caso de la “Yidispolítica”.

Las penas caen sobre Sabas Pretelt, ex ministro del Interior; Diego Palacio, ex ministro de Salud, y Alberto Velásquez, ex secretario privado de la Presidencia de la República, por haber tramitado cargos para asegurar la reelección del entonces Jefe de Estado Uribe Vélez, ahora aguerrido senador y líder del partido Centro Domocrático.

El alto tribunal condenó a Sabas Pretelt y a Diego Palacio a seis años de cárcel y 112 meses de inhabilidad para ejercer algún cargo público, mientras que para Alberto Velázquez le impuso la pena es de cinco años de prisión y una inhabilidad de 84 meses.

La Corte ordenó la captura inmediata de los tres ex funcionarios uribistas por la gravedad de los delitos y porque fueron cometidos contra la administración pública. Por ahora no se conocen los lugares de reclusión, que serán especiales por su calidad de altos funcionarios. Sabas Pretelt se entregó en Cartagena su tierra natal y aspirará a que el Inpec lo deje recluido en esa ciudad de la Costa Caribe por la comodidad del clima y de tener cerca a su entorno familiar.

El testimonio de la ex congresista santandereana Yidis Medina fue clave en el proceso de contra los ex funcionarios uribistas.

 

La llamada “Yidispolítica” fue un proceso penal que comenzó por denuncias de los ex congresistas  Yidis Medina y Teodolindo Avendaño de haber recibido prebendas del gobierno de Uribe por su posición importante en el Parlamento nacional, para votar a favor de la reelección del entonces Presidente de los colombiano.

Medina y Avendaño, se beneficiaron de  algunas notarías, pero también fueron  fueron fueron condenados por el delito de cohecho (dar u ofrecer) y luego sirvieron como testigos claves contra los ex funcionarios uribistas que les hicieron dichas ofertas de corrupción.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario