Era casarse o morir: La historia del genocidio comunista en Camboya


 
El tribunal de las Cortes de Camboya juzga en el caso 002 a los octogenarios jefes de los Jemeres Rojos. Esta guerrilla comunista estuvo detrás de uno de los peores genocidios de la humanidad, entre ellos los matrimonios forzosos.

Quemaron el dinero, cerraron los bancos, suprimieron la educación, abolieron la propiedad privada, clausuraron los hospitales, levantaron campos de trabajo, prohibieron la religión, pero por encima de todo, asesinaron. Fue uno de los genocidios más atroces de la humanidad, en solo cuatro años, entre 1975 y 1979, la guerrilla comunista de los Jemeres Rojos exterminó a la cuarta parte de Camboya, es decir, a casi dos millones de personas.

La mayoría de estos genocidas han muerto, de viejos, entre ellos su líder, Pol Pot, que no llegó a ser juzgado. Pero afortunadamente, todavía hoy sobreviven algunos de estos criminales octogenarios. No sabemos por cuanto tiempo, pero por fin sus caras se verán en el banquillo de los acusados.

"Las mujeres eran torturadas y violadas por varios soldados antes de casarse"

Estos días en el Tribunal de las Cortes de Camboya está juzgados a los únicos genocidas que continúan vivos. Se trata del ‘caso 002’, “en este caso se están juzgando los matrimonios forzosos que sufrieron miles de camboyanas”, explicó al programa Punto de Fuga  de la Cadena SER de España, Rodrigo Montero, un español que es asesor de la Agencia Alemana de Cooperación en Camboya.

Las víctimas fueron principalmente mujeres que “eran amenazas, torturadas, también violadas, ya no solo por el nuevo marido, sino también por los soldados de los Jemeres Rojos”, eran campesinas, niñas o jóvenes que “también fueron convertidas en esclavas sexuales, y que incluso fueron asesinadas”.

Los Jemeres Rojos fotografíaban a todas las mujeres que pasaban por el centro de tortura de Tuol Sleng.

Era casarse o morir. Se calcula que hubo más de 200.000 matrimonios forzosos en Camboya. Vivir o morir, esas eran las dos opciones de este macabro proyecto de Pol Pot, que a través de los matrimonios forzosos buscaba perpetuar su poder, bajo el yugo militar, asegurando la continuidad de su ideología.

Pero no solo preocupa el pasado, también el presente. La Comunidad Internacional está muy preocupada por la persecución que está sufriendo la oposición, “estamos preocupados desde 2014, cuando comenzaron las primeras detenciones de opositores, son claros actos de intimidación”, así lo reconoció a Punto de Fuga Ravina Shamdasani, portavoz del alto comisionado de la ONU para los derechos humanos.

Tomado de Punto de Fuga  de la Cadena SER de España.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario