La incertidumbre del Gobierno ante el crecimiento de los cultivos de coca


 

El propio Ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas,  confirmó que en nuestro país  los cultivos de hoja de coca, insumo básico para la cocaína, aumentaron 39% en el 2016,  basado en el informe anual de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre el tema.

Según un informe de la ONU sobre cultivos ilícitos en Colombia, éstos habían pasado de 48.000 hectáreas en 2013 a 69.000 en 2014, año en el que se produjeron unas 442 toneladas de cocaína.

“La más reciente medición de cultivos de coca en el país entregada por Naciones Unidas revela un incremento en todo el territorio nacional cercano al 39% entre 2014 y 2015”, informó Villegas en un comunicado.

Los mayores aumentos se presentaron en los departamentos de Nariño, Putumayo, Cauca y Caquetá, en el suroeste del país, zonas de influencia de las FARC, y en el Norte de Santander (noreste), donde opera el grupo subversivo del ELN y otras organizaciones delincuenciales, que concentran el 81% de las hectáreas cultivadas de hoja de coca en Colombia.

El funcionario atribuyó el aumento de estos cultivos ilícitos a la suspensión de la fumigación aérea, factores climáticos y “al estado de la aspersión en parques naturales y en la jurisdicción indígena”, que tienen unas prohibiciones “legítimas”.

También dijo que este alza se debe a la incertidumbre ante la inminente firma de la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal guerrilla del país y que ha hecho del narcotráfico su principal fuente de ingresos, según las mismas autoridades.

Mindefensa Luis Carlos Villegas

Por ejemplo, en el municipio de Tumaco (Nariño) se reportaron 16.990 hectáreas, lo que equivale al 17% de la producción nacional, indicó Villegas.

Los expertos afirman que mientras no se firme el acuerdo de paz definitivo con las FARC en las negociaciones de La Habana (Cuba), el Gobierno tiene las manos cruzadas y no puede controlar la producción desbordada de cultivos ilícitos de coca, ya que mantiene suspendidos los vuelos aéreos de revisiones de la Fuerza Pública y obviamente las fumigaciones para erradicar estas plantaciones, por ser un tema de interés en la mesa de diálogos.

Además se desconoce qué pactos se van a firmar con las FARC respecto a los cultivos de coca, con el cual se financia este grupo rebelde.  Es decir, mientras más duren los diálogos de Cuba más aumentarán los cultivos ilícitos y la producción de cocaína, porque quedó demostrado que las erradicaciones manuales que hace el Gobierno no han dado resultado.

Sin embargo, Villegas dice: “El Gobierno no estará quieto ante estas cifras, vamos a enfrentarlas, ya lo estamos haciendo desde hace algunos meses. No solo las hectáreas sino también el crimen organizado que maneja muchas de ellas”.

El Ministerio de Defensa sostuvo que en 2015 se erradicaron manualmente 14.295 hectáreas y ya en los primeros seis meses de este año van 10.178. Lo que muestra la dimensión del grave asunto.

En todo caso, con este crecimiento de los cultivos ilícitos, el Gobierno tiene en sus manos un problema difícil de resolver, porque si no le da gustó a las FARC en sus peticiones al respecto, se le complica el proceso de paz, pero si no controla las plantaciones de coca, se le vendrá encima nuevamente la comunidad internacional, especialmente su principal aliado mundial, Estados Unidos, a presionarlo para que combata esta situación.

Mientras tanto, se espera que los resultados de la ONU sobre el tema para el 2017, muestren un crecimiento más grande de cultivos de coca en Colombia.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario