La opinión de un taxista de Uber en China


 
A continuación les presentamos Uber en China: La opinión de un conductor  de Lyn Jeffery, publicado originalmente en el blog 88 Bar y republicado en La Otra Cara mediante la alianza con Global Voices.

Logo de Voices VocesGlobales

Los conductores de las principales ciudades de China están compitiendo ferozmente para unirse a las plataformas de agencias de transporte como Uber y la empresa líder local, Didi Kuadi. Acabo de pasar unas semanas en China usando “People’s Uber”, la compañía estadounidense teóricamente no lucrativa que permite compartir un coche particular para viajar, y he entrevistado entre 10 y 12 conductores de Uber en Beijing y Shenzhen. Es fácil encontrar un Uber a tan sólo unos minutos en ambas ciudades, aunque estos servicios sean actualmente ilegales. Y la versión estadounidense de la app funciona escandalosamente bien en China.

 

Hablando con choferes de Uber y con taxistas regulares me he enterado de lo siguiente. Puede que no todo sea exacto, pero es una visión de chofer de cómo la empresa está operando en Beijing y Shenzhen.

  • Aunque un primer lote de conductores en Beijing habían sido reclutados en la primavera del 2014, Uber intensificó su campaña en Beijing en abril de este año, poniendo así muchos más conductores en la calle. Ha ofrecido una serie de acuerdos. Actualmente, Uber paga muy bien a los conductores. Un conductor de Beijing con el que hablé está ganando más de 9.000 RMB, o 1.500 dólares por semana, de los cuales más del 75% vienen de subvenciones Uber. Por cada kilómetro, los pasajeros pagan 1,5 RMB (0,25 dólares), mientras que Uber subvenciona con otros 2 RMB por kilómetro ($ 0,33). Y hay otro subsidio de 0,25 RMB (0,04 dólares) por minuto.
  • Los conductores tienen un número mínimo de viajes semanales para obtener los más altos subsidios. En Beijing era 80 viajes por semana.
  • A los conductores les gusta Uber porque se pone nota tanto a conductores como a pasajeros y pueden rechazar a un pasajero grosero o borracho. No todas las apps chinas tienen esta posibilidad.
  • A los pasajeros les gusta Uber porque, al menos por ahora, es más barato que los servicios chinos y porque los conductores, intentando conseguir una calificación de 5 estrellas, tienden a conducir con cuidado y más despacio que los taxis tradicionales.
  • Las detenciones aumentan. En Beijing, las autoridades ponen multas que van de 9.000 RMB (1.500 dólares) a 20.000 RMB ($ 3.333). Aún así, vale la pena correr el riesgo, viendo lo que se paga. Sin embargo, no he conseguido que me lleven al aeropuerto. Los chóferes de Uber lo consideran demasiado arriesgado.
  • Al igual que en los EE. UU., algunos hacen de conductor solo por la experiencia social o, en algunos casos, porque están aburridos o solos. Un conductor con el que he hablado conduce algunas horas después del trabajo, solo para hacer algo.
  • Las apps para compartir transporte ya están teniendo un efecto positivo en los taxis tradicionales, cuyos conductores no son, digámoslo así, conocidos por su cortesía. (Los taxistas tradicionales a menudo rechazan a clientes que van demasiado cerca o a un lugar diferente de donde ellos querían ir.)

Parece que los conductores están intentando ganar todo lo que pueden mientras esperan a ver qué pasará con la reglamentación. Al mismo tiempo, Uber reduce los pagos a medida que le aumentan los conductores. En otras palabras, el riesgo aumenta y la recompensa baja… por ahora.

Escrito por 88 Bar

Traducido por M Amador

Publicado por La Otra Cara en alianza con GlobalVoices.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario