La polémica condecoración del Fiscal para Natalia Springer

0
2589
La politóloga, columnista y contratista de la Fiscalía y del Gobierno, a pesar de los escándalos por su trabajo, especialmente en el informe sobre los ataques del ELN a la infraestructura petrolera, parecido a uno de Ecopetrol, fue reconocida por sus aportes en investigaciones del ente acusador.

Las actuaciones de la Fiscalía General de la Nación no dejan de sorprender. El ente acusador de Colombia acaba de condecorar a la polémica politóloga, periodista, columnista y académica Natalia Springer (cuyo verdadero nombre es Natalia María Lizarazo García), cuestionada por haber recibido, a dedo, grandes contratos por más de 4.000 millones de pesos de la misma Fiscalía para analizar el conflicto interno del país, y cuyos resultados han producido muchas críticas por parte de ex funcionarios de la misma entidad y la prensa.

Todos sus contratos siempre se mantuvieron en secreto, mientras se desempeñaba como periodista de La FM de RCN Radio y columnista del diario El Tiempo, donde defendía a capa y espada las actuaciones de la Fiscalía y del Gobierno Nacional sobre la Paz, sin decir o aclarar que era contratista de ambos. Lo cual es reprochable desde el punto de vista ético para cualquier comunicador en el mundo.

Springer recibió un reconocimiento por la aplicación de análisis cuantitativo para la investigación penal de la Fiscalía, durante la ceremonia de condecoración de los premios Enrique Low Murtra.  Estos galardones se entregan cada año a los funcionarios, fiscales e investigadores por su compromiso con la administración de justicia.

Esto dice la condecoración de la Fiscalía para la controvertida periodista:

“La Fiscalía General hace un reconocimiento especial a la doctora Natalia Springer y su equipo de trabajo por el importante e innovador trabajo realizado por Springer Von Schwarzenberg Consulting Services en la aplicación de análisis cuántitativos en la investigación penal, y por su contribución al trabajo de los fisales, analistas e investigadores de la entidad”. 

El Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, ya había dicho en septiembre pasado, cuando se destapó el escándalo en los medios de comunicación por los millonarios contratos de Springer con la entidad, que ella tenía todas las cualidades profesionales para adelantar investigaciones sobre violaciones masivas de los derechos humanos en el país y que las altas sumas de dinero que le pagaron se justifican por la metodología interdisciplinaria que aplicó.

Springer, en una entrevista con el diario El Tiempo, defendió los resultados de la asesoría de su firma llamada Springer Von Schwarzenberg Consulting Services para la Fiscalía, y aseguró que análisis de este tipo son propios de un equipo técnico interdisciplinario que no tenía el ente acusador colombiano y por eso, ella le prestaba el servicio. Sin embargo se alcanzó a decir que muchos de los datos.

Montealegre, inclusive, llevó en octubre pasado a Springer a Estados Unidos para que mostrara su trabajo de investigación sobre los ataques a la infraestructura petrolera del país, especialmente por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), lo cual fue presentado como un análisis exclusivo. No obstante, la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), la principal afectada con los atentados guerrilleros, publica periódicamente, desde hace años, estudios  con estos hechos terroristas, detallados con cifras, estadísticas y mapas concretos. Lo que llevó a expertos a criticarle al Fiscal la millonaria inversión con Springer para realizar un trabajo que ya estaba hecho.

Aunque lo que más llama la atención es que el informe de Springer, coincidencialmente, se parece (o tiene conclusiones similares) a uno que había emitido ante Ecopetrol, lo que acrecentó la polémica sobre el jugoso contrato de Springer con la Fiscalía.

Recordemos que la mediática columnista no sólo tuvo o tiene esos contratos con la Fiscalía, sino negocios millonarios con la Alcaldía de Valledupar y el Ministerio de Vivienda para hacer análisis.  La firma de politóloga, llamada Springer Von Schwarzenberg Consulting Services suscribió un contrato con  la alcaldía de Valledupar por 1.400 millones de pesos para crear la primera Escuela de Paz, una iniciativa del alcalde Fredys Socarrás.

Springer también obtuvo un contrato por 1.339 millones de pesos en el 2013 con el Ministerio de Vivienda, a través de Fiduciaria Bogotá, dentro del programa nacional “100.000 viviendas gratis”. El negocio con la citada Fiduciaria tiene el siguiente objeto: elaborar un diagnóstico e implementar “estrategias que viabilicen el adecuado desarrollo y la sostenibilidad de los proyectos de vivienda ejecutados en ocho municipios a nivel nacional”.

Lo que llama la atención es que la empresa de la columnista es reconocida por el trabajo en el área de paz y conflicto armado, pero en esa oportunidad aparece como “especialista en Vivienda de Interés Social, Arquitectura y Urbanismo”.

Luego de escándalo en la prensa sobre los negocios de Springer con la Fiscalía, Montealegre anunció publicamente que iba a investigar dichos contratos, que él mismo le dio a la periodista, algo paradójico, porque es como investigar él su propia gestión. Cabe preguntarse: ¿Por qué una investigada por la Fiscalía es condecorada con bombos y platillos, por el mismo ente acusador que la contrató… habría imparcialidad en ese hecho?

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here