Masacre en universidad de Kenia, ex profesor comandó ataque


 

Al menos 147 personas murieron en un ataque del grupo radical terrorista Al Shabab al campus de la Universidad de Garissa, ciudad ubicada al este de Kenia, confirmaron el Centro Nacional de Manejo de Desastres y el Ministro del Interior de ese país africano. En el dramático suceso también resultaron heridas unas 80 personas.

Foto: nation.co.ke

 

El ministro del Interior de Kenia, Joseph Nkaissery, aseguró que la mayoría de los muertos eran estudiantes, pero que también fallecieron dos policías, un soldado y dos vigilantes. Además, cuatro de los atacantes perdieron la vida.

Por su parte, agentes de las fuerzas de seguridad keniatas, tras un enfrentamiento con los terroristas, tomaron el control de la institución estudiantil atacada a las 05.30 hora local, después de que los milicianos se habían atrincherado en dicho centro académico. El campus de la Universidad de Garissa, que queda cerca a la frontera con Somalia, tiene seis edificios para alojar a estudiantes.

El ataque estaba enfocado en matar a estudiantes cristianos y no musulmanes. “El objetivo era acabar con todos los no musulmanes que estaban en su poder”, afirmó uno de los hombres de la seguridad local.

La organización islamista Al Shabab, un grupo extremista procedente de la vecina Somalia, donde tiene su sede, se atribuyó el ataque, enfocado en matar a estudiantes y profesores cristianos. Este grupo terrorista se adhirió formalmente a Al Qaeda en 2012 y lucha para instaurar un Estado Islámico en Somalia.

Con este acto, Al Shabab volvió a recordar que mantendrá “la guerra” con Kenia mientras dure la presencia de tropas kenianas en territorio somalí, aseguró una publicación del portal español 20minutos.es

 

Collins Wetangula, vicepresidente del gremio de estudiantes, explicó que se estaba preparando para tomar una ducha cuando escuchó los disparos procedentes de la residencia Tana, que aloja tanto a hombres como a mujeres, a unos 150 metros de distancia, según  20minutos.es

“Todo lo que podía oír eran pisadas y disparos y nadie gritaba porque pensaban que eso llevaría a los pistoleros a saber dónde estaban. Los asaltantes decían ‘sisi ni Al Shabab’ (‘Somos Al Shabab’ en suajili)”, comentó Wetangula.

Relata que cuando llegaron a su edificio pudo oír como abrían puertas y preguntaban si los que se escondían dentro eran musulmanes o cristianos: “Si eras cristiano te disparaban en el acto. Con cada disparó pensé que iba a morir”.

Otro estudiante llamado Augustine Alanga, de 21 años, describió la operación de rescate y el pánico que vivió mientras los disparos sonaban en el exterior de su dormitorio en la madrugada, cuando la mayoría de los residentes estaban dormidos.

“Empezaron a disparar rápido como si hubiera un intercambio de disparos. Lo siguiente que vi fueron personas vestidas con uniforme militar a través de la ventana de la parte de atrás de nuestras habitaciones que se identificaron como el ejército de Kenia”, recordó Alanga.

La Cruz Roja señaló que unos 65 heridos fueron trasladados al hospital de la ciudad de Garissa, mientras que un avión equipado con insumos médicos transportó a los heridos críticos hasta Nairobi, la capital de Kenia.

Este atentado superó los 67 muertos, que dejó otro ataque del mismo grupo Al Shabab al centro comercial Westgate en Nairobi, en septiembre de 2013.

Ataque al Centro Comercial Westgate de Nairobi en 2013.

 

Ex profesor comandó ataque

El diario El Comercio de Lima (Perú), basado en el periódico keniata Daily Nation, revela que el Gobierno de Kenia ofreció una recompensa de cinco millones de chelines (54.000 dólares) por información que lleve a la captura de Mohamed Kuno, ex profesor de la Universidad de Garissa, acusado de ser uno de los cerebros del ataque a esa institución estudiantil, y quien se encuentra huyendo desde el mes de diciembre de 2014.

Las fuerzas de seguridad  kenianas ya lo tenían identificado como el comandante regional de Al Shabab que habría planificado dos matanzas, una en un autobús y otra en una cantera, que dejaron 58 muertos en el distrito de Mandera, en el noreste del país, a finales del año pasado, afirma El Comercio.

Mohamed Kuno  (Twitter)

 

Según un informe de seguridad, al que tuvo acceso el Daily Nation, Kuno es un antiguo profesor de una madraza (escuela coránica) en la ciudad de Garissa y utiliza hasta tres apodos para camuflarse: Sheikh MahamadDulyadin y Gamadheere.

Kuno se unió a la militancia islamista cuando todavía existía la llamada Unión de Tribunales Islámicos (UTI), que acabaría dividiéndose en varios grupos, entre los que luego se destacaría Al Shabab, en el que entró el ex maestro en 2009, según indica el mismo diario keniata.

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario