No habrá impunidad, responsables de crímenes de lesa humanidad serán juzgados: Presidente


 
El  Jefe de Estado afirmó que habrá una justicia para la paz, que respete stándares internacionales y se enmarque en nuestra Constitución. Aquí se aplicará una justicia punitiva, reparadora y restauradora, indicó el Mandatario.
El Presidente Juan Manuel Santos reiteró que “no habrá amnistía para los crímenes de lesa humanidad, los graves crímenes de guerra y el genocidio (…) y en general, las graves violaciones de los derechos humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario”.

El Mandatario hizo tal aseveración en la conmemoración de los 130 años de la Universidad Externado de Colombia, subrayó que “la piedra angular del acuerdo sobre justicia es el pacto” de que no habrá amnistía para esos delitos.

“Todos estos delitos no serán amnistiados, sino que serán juzgados y sancionados por la nueva jurisdicción”, agregó.

Explicó que “es la primera vez en la historia de la resolución de conflictos armados con grupos insurgentes que no se otorga una amnistía general, sino que los máximos responsables de crímenes de guerra y lesa humanidad deberán ser investigados, juzgados y sancionados”.

Y en ese orden de ideas enfatizó que “aquí no habrá impunidad, como muchos han sugerido con el claro objetivo de desinformar”.

También puso de presente que “no se trata de sanciones meramente simbólicas. No”.

Reconocimiento y legitimidad

Indicó que las “sanciones serán impuestas por un tribunal independiente e imparcial integrado por magistrados de las más altas calidades; su ejecución practica estará sujeta a un régimen de seguridad y vigilancia, y habrá monitoreo continuo de órganos nacionales o internacionales”.

Con respecto a la conformación de ese tribunal, el Presidente señaló que “ya está establecido –ojo – que no serán sugeridos y mucho menos nombrados por ninguna de la partes, sino que su designación será hecha por terceros que tengan un gran reconocimiento y legitimidad nacional e internacional”.

También precisó que dicho tribunal será informado periódicamente sobre el cumplimiento de las sanciones que se considerarán cumplidas cuando el mismo tribunal “certifique que su sentencia fue ejecutada de manera seria y rigurosa”.

Justicia, punitiva, restaurativa y reparadora

Recordó, una vez más, que “los miembros de las FARC que reconozcan que participaron en los crímenes más graves y representativos estarán sujetos a sanciones, impuestas por el Tribunal de Paz, con una restricción efectiva de la libertad entre 5 y 8 años, complementada con la obligación de realizar obras y trabajos en beneficio de las víctimas”.

“Aquí se aplica una justicia punitiva y, a la vez, una justicia restaurativa y reparadora”, subrayó.

Así mismo, señaló que ese tratamiento especial se aplica siempre y cuando reconozcan públicamente “su responsabilidad en tales crímenes, ofrecer verdad detallada sobre los delitos cometidos, y participar en las medidas de reparación y no repetición, incluyendo el compromiso de no volver a delinquir”.

Además, continuó, “si no reconoce toda la verdad y responsabilidad en todos los delitos en que participó, la sanción puede llegar a ser hasta de 20 años de prisión. ¡Así de claro!”.

Precisó, también que “la Jurisdicción Especial para la Paz conoce únicamente de delitos cometidos antes de la firma del acuerdo final, cualquier delito posterior va a la justicia ordinaria y se sujeta a las normas ordinarias. Además, según el delito, podrá ser extraditado”.

“Desde el Papa Francisco, hasta diversas organizaciones de toda índole, todos han hecho un llamado para que la justicia transicional que apliquemos en Colombia cumpla con los estándares del ordenamiento jurídico nacional e internacional”, agregó el Jefe del Estado.

Afirmó que “ni en Sudáfrica, ni en Irlanda del Norte (…) se logró que los responsables de graves delitos se sometieran a la justicia para ser sancionados”.

Igualmente, el Mandatario puso de presente que se ha ido “mucho más allá que en esos países para evitar la impunidad y garantizar los derechos de las víctimas”.

“Ésta será, entonces, una verdadera justicia para la paz, pero no cualquiera, sino una paz sin impunidad, una paz que respete los estándares internacionales, que se enmarque dentro de nuestra propia Constitución y nuestras leyes, y que, por eso, estará blindada jurídicamente hacia el futuro”, concluyó el Presidente Santos.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario