Ratifican condena contra Silvia Gette por soborno

Silvia Gette

 

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá dejó en firme la condena de seis años y cinco meses de prisión domiciliaria a la exrectora de la Universidad Autónoma del Caribe, la ex vedette Silvia Gette Ponce, y a su exabogado Arcadio Martínez, por el delito de soborno al exparamilitar Édgar Ignacio Fierro Flórez, alias ‘Don Antonio’.

Tras resolver un recurso de apelación que fue interpuesto por la penalizada y su defensor ante el citado Tribunal, este organismo determinó que la decisión adoptada por el Juzgado 34 de Conocimiento es ajustada a las conductas cometidas por Gette Ponce, y su exabogado. Por esta razón, los dos implicados fueron condenados en segunda instancia.

Gette estaba casada con  el académico Mario Ceballos, fundador de la Universidad Autónoma del Caribe y cuando este falleció sorpresivamente, ella asumió el poder total del famoso centro educativo de la Costa Caribe como rectora y máxima jefe. La antigua bailarina de nacionalidad argentina terminó así siendo la madrasta de María Paulina Ceballos, la hija del Mario Ceballos, y su principal denunciadora ante las autoridades.

Pero su lío judicial comenzó cuando fue asesinado por paramilitares su yerno Fernando Cepeda, el marido de María Paulina Ceballos. Se dice que Gette y Cepeda tenían una seria enemistad, al parecer por presuntos malos manejos en la Universidad, y por eso la ex vedette fue vinculada al proceso penal por el citado crimen.

La Fiscalía General logró demostrar que la exrectora había ofrecido por medio de su abogado Martínez 250 millones de pesos a ‘Don Antonio’, ex jefe de las Autodefensas de Barranquilla, para que cambiara su versión en el proceso que se adelanta por el homicidio del ganadero Cepeda, ocurrido en agosto de 2003, expediente en el cual ella está incriminada.

Para el Tribunal Superior, en el desarrollo del juicio que se llevó a cabo en el Juzgado 34 de Conocimiento, se demostró que sí hubo pruebas suficientes que confirman la responsabilidad de Gette y Martínez en el delito de soborno, el cual buscaba desviar el desarrollo de la investigación que se adelantaba por el crimen de Cepeda y con esto librar de responsabilidad alguna a la entonces rectora.

El caso del soborno

La Fiscalía acusó en el juicio a Gette de haber ofrecido un total de 1.000 millones de pesos, por intermedio de su abogado Arcadio Martínez, a Don Antonio para que este se rectractara en su versión inicial, en la cual aseguró que la exrectora organizó el plan para asesinar a Cepeda, e inculpar a María Paulina Ceballos. “Lo querían convertir en un testigo de oídas”, dijo tajantemente la representante del ente acusador en el caso.

De ese dinero, 500 millones eran para vincular al jurista Abelardo De La Espriella y a otro abogado de su bufete dentro del proceso penal por homicidio, como las personas que había indicado a Don Antonio que se mantuviera en la versión de Justicia y Paz, en la cual señalaba a Gette como determinadora del asesinato de Cepeda. Con esta actuación, Gette y Martínez convierten a De La Espriella en víctima dentro del proceso penal.

Wilson Caballero
El abogado Wilson Caballero

 

El experto jurista Wilson Caballero, socio de la oficina de Abelardo De La Espriella, fue quien defendió al reconocido abogado y llevó el proceso contra Gette hasta lograr su condena que fue confirmada en segunda instancia por el Tribunal Superior.

El abogado Arcadio Martínez, a la salida de la audiencia, fue enfático en señalar que hubo irregularidades en este proceso, y le solicitó a la Fiscalía que investigue un supuesto caso de corrupción judicial. “Sorprendido porque se confirmó la corrupción en Colombia (…) Se Pagó para que se confirmara hoy el fallo”, comentó indignado.

Gette sigue pendiente a que la justicia resuelva si es culpable o inocente en el proceso por el asesinato de Fernando Cepeda, el cual es el tema grande que le falta por resolver.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario