Schumacher cada vez más solo


 

Se encuentra en una silla de ruedas, paralizado y con problemas de memoria

“Schumacher está mejor, pero todo es relativo. Se encuentra en una silla de ruedas, paralizado y con problemas de memoria. Además no puede hablar”. Es el último diagnóstico del expiloto de Fórmula 1 galo Philippe Streiff, uno de los últimos visitantes de Michael Schumacher, que también se encuentra en silla de ruedas tras un accidente.

Michael continúa su terapia de recuperación en su casa de Suiza, después de vivir nueve meses en dos hospitales de Grenoble y Lausana tras su grave accidente del pasado 29 de diciembre en la estación de esquí francesa de Meribel. Sin acceso alguno a curiosos o prensa, sin apenas detalles de su estado, envuelto en un secretismo absoluto.

Miedo a perder imagen

A Michael además le empiezan a dar de lado los patrocinadores, como las firmas de moda Navyboot y Jet Set, que según el diario suizo Nordwestschweiz han dejado de estar vinculadas al heptacampeón del mundo alemán. El valor del acuerdo rozaba los 5 millones de francos suizos (4 millones de euros). No serían los únicos tras la marcha de la firma de agua mineral Rosbacher el pasado verano.

Según la prensa local, las empresas a las que sigue asociando su marca Schumacher tienen serias dudas por temor a dañar su imagen por falta de tacto, pero muchas aportan más de un millón de euros y han pasado un año sin recibir nada a cambio por el accidente. Así es el negocio.

Ganancias de 1.000 millones

En todo caso, esta salida afectará relativamente a la salud económica de Michael, ya que su marca está valorada en unos 1.000 millones de euros tras más de dos décadas en el automovilismo. Hubo años, los triunfales en Ferrari, en que rozaba los 80 de ganancia -36 de sueldo- según los principales índices como Forbes, y las agencias alemanas. En su última época con Mercedes, hasta 2012, el sueldo rondaba los 8 millones de euros anuales.

 

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario