El negocio de la Paz le dejó a la Fundación de Sergio Jaramillo contratos por más de $10 mil millones 

La Fundación Ideas para la Paz, de Jaramillo, ganó negocios multimillonarios con el cuento de “Asesorías para la Paz”, contratos directos que él mismo direccionó desde su oficina de Alto Comisionado. 

Por Sixto Alfredo Pinto. 

Una de la personas que más provecho le sacó al tema de la paz durante los ocho de mandato del expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos, fue Sergio Jaramillo Caro, quien se desempeñó como su Alto Comsionado en esos asuntos y es el principal promotor del Acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc que se firmó en La Habana (Cuba) a finales de 2016.

Jaramillo surgió en el escenario político de la mano de la actual Vicepresidenta Martha Lucía Ramírez en el año 2002, cuando esta era embajadora en Francia y lo apoyó manteniéndolo allá como Consejero Político en el gobierno de Andrés Pastrana. Luego Ramírez se posesionó como MinDefensa en la administración de Álvaro Uribe y se lo llevó de asesor para Asuntos Políticos y Estratégicos de esa cartera hasta el 2004. Entre ese año y el 2006 dejó de ser funcionario público y se volvió director ejecutivo de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), pero ya tenía muchas conexiones e influencias que puso al servicio de su entidad privada.

- Publicidad -

Cuando Santos se convierte en MinDefensa uribista encumbra a Jaramillo como su Viceministro de Defensa para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales entre el 2006 y 2009.

Luego, con el cambio de gobierno y cuando Santos llegó a la Presidencia de la República, es que comienza la fiesta para Jaramillo, quien en el momento era la mano derecha de ese Mandatario.

Entre 2010 y 2012, fue nombrado Alto Asesor Presidencial de Seguridad Nacional santista, al tiempo que ejerció como encargado de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y luego es designado en propiedad en ese importante cargo. Desde allí se convirtió en la cabeza del equipo del gobierno encargado de liderar los acercamientos y las conversaciones secretas con las Farc, que al principio Santos siempre negó.

Fue responsable de las negociaciones preliminares que produjeron el montaje de los diálogos de La Habana, lider del equipo negociador santista junto con Humberto de la Calle, y uno de los cerebros de toda la estrategia conceptual del Acuerdo de Paz que se concretó finalmente en el 2016.

Por toda esa cercanía con Santos y su ideología de izquierda es que Jaramillo defiende el Proceso con las Farc y a la Justicia Especial para la Paz (JEP), tribunal que surgió dentro de dicho pacto para investigar y juzgar a los actores violentos del país. Pero, al parecer hay otra razón más importante y es la económica.

Durante el tiempo que duró el proceso de paz con la subvesión en Cuba, Sergio Jaramillo (a título personal) y su fundación tuvieron contratos pagados con dineros del Estado por más de 10 mil millones de pesos.

Obviamente, en la Fundación Ideas para la Paz ya no aparecía Jaramillo como cabeza visible, entonces se utilizó una fachada: María Victoria Llorente Sardi, quien lo reemplazó como directora ejecutiva.

El mismo Jaramillo direccionó los contratos para su fundación, porque estos fueron planeados y adjudicados por el Fondo de Programas Especiales para la Paz (Fondopaz), creado por Santos, al igual que decenas de entidades que tenían el mismo propósito de apoyar la paz con las Farc.

Fondopaz es una entidad que estaba bajo el mando directo de Jaramillo y fue hecha para contratar bajo las órdenes del Alto Comisionado para la Paz. Es decir, dicho Fondo tenía que suplir todas las necesidades que les expusiera Jaramillo. Así lo establece el Artículo 2.2.2.1.1 del Decreto 1081 del 26 de mayo de 2015, con el que fue creado:

Los jugosos contratos de FIP

Sergio Jaramillo se benefició a tal extremo con el negocio de la paz, que se podría decir que él y su fundación no gubernamental fueron los mayores contratistas del Estado en este tema, con el cuento de “Asesoría para la Paz”. Se trató de contratos directos, es decir, a dedo, sin licitación.

En los primeros seis meses del 2016, la Fundación Ideas Para la Paz obtuvo dos contratos para temas de pedagogía de paz: El contrato FP 103 por valor de $1.548 millones con vigencia entre febrero y diciembre de 2016 y con el fin de facilitar el proceso con el ELN.

También el contrato FP 104 por valor de $550 millones para sistematizar, procesar, analizar y socializar las propuestas de la sociedad colombiana frente a los diálogos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Pero el contrato más jugoso se remonta al 3 de febrero del 2016, con un valor total de $5.502.552.084 para un periodo de ejecución de 150 días. Es decir, con una disponibilidad de gasto de más de $36 millones de pesos por día. Cuyo objeto era sistematizar, procesar, analizar y socializar las propuestas de la sociedad colombiana frente a los diálogos con las Farc con el fin de fortalecer la posición de la delegación del Gobierno en los diálogos de La Habana.

Además, la fundación de Sergio Jaramillo obtuvo contratos con el Gobierno de Santos por $2.795.644.332, entre 2014 y 2015, con el fin de hacer asesoría para La Paz. Se cree que antes de aquel negocio de los $5.502 millones de febrero de 2016, la Fundación Ideas para la Paz durante las conversaciones de Cuba recibió de manos de la Presidencia santista una suma de $4.403.459.896, exclusivamente para asesorías sobre el tema.

…………………………………….

Se puede concluir que Jaramillo aprovechó su posición dominante y su gran infuencia en el gobierno de Santos para favorecer a su Fundación Ideas para la Paz. O sea, ganó dinero él, su empresa y todo su entorno. Esto es un claro caso de corrupción que nadie ha denunciado y las autoridades y organismos de control de la época callaron, especialmente la Fiscalía, a cargo de Eduardo Montealegre, y la Contraloría, bajo la dirección de Edgardo Maya, ambos comprometidos con la administración santista.

- Publicidad -
Cargando...

Deja un comentario