José Miguel Vivanco, el principal enemigo de Colombia? Quién lo financia?

Compártelo:

Por Sixto Alfredo Pinto.

El chileno estadounidense José Miguel Vivanco,  director de la ONG Human Rights Watch (HRW),  es la única persona en el mundo que lleva décadas dedicado a hablar mal de Colombia ante los tribunales internacionales, los poderosos medios de comunicaciones nacionales y  ahora en las redes sociales.

Es un gran simpatizante de la izquierda y está financiado por una gran chequera en dólares suministrada por su mentor, el octogenario especulador financiero húgaro-norteamericano George Soros, un desestabilizador de países para su lucro personal, promotor del globalismo.

Su objetivo siempre han sido las Fuerzas Militares de nuestro país porque él las considera supuestos «violadoras de Derechos Humanos», pero a la administración del expresidente Juan Manuel Santos Santos no la tocó, ya que lo vio como un impulsador de la paz por el acuerdo que este hizo con la guerrilla de las Farc en La Habana (Cuba) en 2016. Por el contrario, atacó a quienes le hicieron oposición a este pacto santista con la subversión.

Su agenda son los Derechos Humanos, es netamente progresista, globalista, basada en la denuncia constante de los miembros de las Fuerza Pública; la lucha incansable por legalizar el narcotrafico o sea las drogas y su consumo; la defensa de la ideología de género y los coletivos LGBT; el matrimonio homosexual y los derechos de los criminales presos. No olvidemos que muchas veces ha mostrado su desacuerdo por el combate a las bandas criminales; con la erradicación de cultivos de coca y la no fumigación con glifosato; además ha insistido en disminuir y reformar las Fuerzas Armadas, especialmente el escuadrón antidisturbios policial ESMAD.

Militares y Policías colombianos sin DDHH

Vivanco en sus decenas de informes muy pocas veces habló o habla de los Derechos Humanos de los Militares y Policías colombianos,  muchos asesinados, secuestrados o lesionados a golpes, balas, minas y machetes, quienes también tienen derechos, padres, hijos y familires.  De la misma manera, en sus denuncias escasamente se ha referido a los asesinatos, extorsiones, secuestro, toma de pueblos, robos, abigeato, daños a la infraestructura del país, atentados con bombas, minas quebrapatas, violaciones de mujeres, reclutamiento de menores, el narcotráfico y toda la fortuna ilegal de las Farc o el ELN.

Se reúne periódicamente con Presidentes, que lo reciben como un gran embajador de los Derechos Humanos en el mundo porque algunos le tienen miedo de sus reportes negativos en la HRW,  lo que pueden afectar posibles ayudas económicas de Estados Unidos a sus países.

A eso se dedica. Con eso se gana la vida y se da la gran vida en su lugar de residencia: Estados Unidos.

Su objetivo son los países de Derecha

No solo tiene en la mira a Colombia, también a puesto en su radar a Chile porque el presidente Sebastián Piñera es de Derecha y no se dejó sacar del cargo cuando los colectivos de izquierda destruyeron en protestas (asonadas) el Metro como presión vandálica. Piñera combatió a los manifestantes violentos y Vivanco lo acusó de violador de los Derechos Humanos.

Al exmandatario estadounidense Donald Trump, también de derecha, lo criticó por su forma de actuar, su política migratoria y su critica a varias ONG defensoras de Derechos Humanos de izquierda. Su plataforma  en los grandes medios varias veces fue la cadena CNN, enemiga de Trump, donde catalogaba al madatario de déspota radical y un peligro para el mundo. Trump nunca se rindió ante los medios de izquierda como CNN y por eso lo odiaban.

En el Salvador ni se siga, al mandatario Nayib Bukele, un férreo hombre de derecha quien no aprueba sus comentarios ni la gestión de la Human Rights Watch ni las otras ONG de izquierda en ese país, lo ataca constantemente por las redes sociales y lo tilda de dictador. En Venezuela se quiso meter, pero porque el fallecido Hugo Chávez no le temblaba el puso para actuar contra quien lo criticara, lo expulsó y luego Vivanco calló.

Décadas persiguiendo a la Fuerza Pública colombiana

En Colombia su accionar ha sido largo, lleva varios años persiguiendo a la Fuerza Pública nacional. En su momento fue contra el expresidente Andrés Pastrana por el Plan Colombia, que robusteció las Fuerzas Armadas en su lucha contra el narcotráfico y las Farc; luego convirtió en su objetivo al exmandatario Álvaro Uribe, quien con su programa de Seguridad Democrática arrinconó a las Farc, dándole los golpes más grandes a ese grupo terrorista y diezmó el narcotráfico, al bajar los plantaciones de coca en el país.

Ahora, se fue lanza en ristre contra el gobierno del Presidente Iván Duque porque la Policía repelió las acciones violentas, que se convirtieron en actos de terrorismo y vandalismo, especialmente por los miembros del denominado grupo Primera Línea y algunos infiltrados de las Farc, el ELN y colectivos venezolanos chavistas,  en el marco del fallido Paro Nacional, cuyo único objetivo era tumbar al citado mandatario de los colombianos y fortalecerse políticamente con miras a las elecciones presidenciales del año 2022.

Vivanco presentó recientemente ante el Parlamento Europeo un informe sobre el Paro en Colombia en el que acusa de abusos y violencia a la Policía.  Miren…

Esto cual causó revuelo entre sus opositores, porque para ellos, Vivanco solo muestra los lamentables casos de posibles manifestantes asesinados, desaparecidos o lesionados a manos de las Fuerzas Armadas, lo cual siempre rechazamos en este portal de noticias. Sin dejar de contar que muchos de estos repudiables hechos fueron ejecutados por civiles armados o paramilitares y no por la Fuerza Pública, lo que debe ser castigado con todo el peso de la ley.

Para muchos expertos, algunos de esos hechos criminales no lo hicieron los paramilitares, sino la misma ciudadanía que ante la ausencia del Estado se volvieron autodefensas para defender sus derechos y sus propiedades de la horda desenfrenada, lo cual también debe ser penalizado por la justicia.

Los expertos critican a Vivanco por ser parcializado contra la Fuerza Pública, porque no muestra los casos de asesinatos o intentos de homicidios, lesiones o secuestros por parte de los protestantes contra los hombres del Estado colombiano.

No cita en sus informes los actos terroristas o vándalicos en las calles colombianas, los bloqueos en las vías, destrucción del transporte público o daños a las propiedades públicas y privadas, lo cual produjeron desabastecimiento de alimentos de la mayoría de la ciudadanía, despidos de empleados, afectación a la movilidad de los habitantes más pobres, o muertes, como la de los niños enefermos que  transportaban en ambulancias las cuales no dejaron transitar. Ahí hay una gran cantidad de violaciones a los Derechos Humanos.

Para este defensor de Derechos Humanos solo existe un lado del problema y es la Fuerza Pública. Lo graves actos cometidos por los manifestantes violentos en Colombia, para él no son terrorismo, sino un «estallido social» de un sector de la población contra el Gobierno. De igual forma, muy pocas veces criticaba las acciones de las Farc contra los militares.

Por eso, a Vivanco lo consideran uno de los mayores enemigos de Colombia… ¿Ud que opina?

OPINIÓN Y ANÁLISIS.

Compártelo:
Imagen por defecto
Sixto Alfredo Pinto
Director de La Otra Cara. Investigador, Periodista y Escritor.


2 comentarios

  1. El Sr .Vivanco va esparciendo veneno por el mundo en contra de Colombia desde hace muchos año, es un cafrecillo.

Deja un comentario