La convocatoria fue un distractor, Santos escogió a sus alfiles de confianza

Terna para Fiscal General

 
El Presidente eligió para la terna de Fiscal General a sus hombres de confianza Néstor Humberto Martínez, Yesid Reyes y Mónica Cifuentes. ¿Dónde quedó la sonada meritocracia que se inventó el Mandatario?

Para qué hizo el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, la famosa convocatoria, o una especie de meritocracia, para escoger la terna para elegir al nuevo Fiscal General de la Nación, si siempre iba a elegir a sus hombres más cercanos para conformar el trío que mandaría a la Corte Suprema de Justicia.

El Primer Madatario de los colombianos, como era predecible, eligió para su terna a  Néstor Humberto Martínez, ex Ministro de la Presidencia; Yesid Reyes, actual Ministro de Justicia, y Mónica Cifuentes, actual  jefe jurídica de la Presidencia.  La Corte  Suprema tiene la misión de hacer varios debates entre sus magistrados en Sala Plena y escoger al nuevo jefe del Ente Investigador y Acusador del país.  

Para muchos expertos fue un desgaste del Presidente y un fallido intento de quedar bien ante el país, donde más de un 65 por ciento de sus habitantes no apoyan en estos momentos su gestión.  Su supuesta imparcialidad, rectitud o transparencia, falló con la elección de su terna definitiva para Fiscalía, pues no eligió a ninguno de los ilustres colombianos que acudieron a su llamado público.

Más de cien aspirantes se inscribieron en la Casa de Nariño en su convocatoria y sometieron sus hojas de vida a una pruebas que sólo el Ejecutivo conoce, pero al final nadie ajeno a la confianza del Mandatario, quedó en su lista. Solo pasaron “la prueba” sus tres alfiles: Reyes, Martínez y Cifuentes, quienes trabajan con él en Palacio.

Es claro que el Presidente, por ley, tiene la potestad de escoger la terna para elegir el Fiscal General y, por eso, no estaba obligado a hacer la publicitada convocatoria, pero la hizo para que la opinión pública hablara bien de su gobierno. Una especie de distractor de tantos temas adversos, como la crisis de la Salud, la venta de Isagen, el escándalo de Reficar, las demandas de Nicaragua por las aguas del Mar Caribe, etc.

Ahora tiene que aguantar las críticas de la oposición, de los medios serios que ven con ojos de análisis las noticias, y de la propia ciudadanía, que contrario a que muchos creen, no es ignorante y tiene la sabiduría popular para entender que fue engañada.

¿Dónde quedó la meritocracia?

Todo indica que los asesores del Presidente Santos lo siguen aconsejando mal y este acto ayudará a bajar su popularidad.

Ahora comienza el cabildeo, especialmente, de Reyes y Martínez… La misión de ambos es superar los ofrecimientos que hizo el saliente Fiscal General, Eduardo Montealegre, a los respectivos magistrados de las diferentes salas, como contratos y puestos para sus familiares y amigos en el Ente Investigador y Acusador… quién ofrece más.

Por Sixto Alfredo Pinto

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario