“La guerra fría terminó”: Obama


 

“Esto es un encuentro histórico. Ahora estamos en condiciones de avanzar en el camino hacia el futuro”, fueron algunas de las palabras con las que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió a su homólogo de Cuba, Raúl Castro, en la Cumbre de las Américas de Panamá.

El presidente de EE.UU. fijó como prioridad en el proceso de reconciliación con la Isla, la apertura de embajadas en La Habana y Washington. Esta es la primera vez en 50 años que los mandatarios de las dos naciones se sientan a dialogar oficialmente.

Recordemos que Estados Unidos y Cuba interrumpieron las relaciones diplomáticas en 1961.

“Estamos dispuestos a hablar de todo, pero necesitamos ser pacientes, muy pacientes. Es posible que hoy discrepemos en algo en lo que mañana podamos estar de acuerdo”, afirmó por su parte Castro.

Las reuniones conocidas en el pasado de los líderes de EE UU y Cuba habían sido esporádicas o fortuitas. El presidente Bill Clinton saludó brevemente a Fidel Castro, el máximo líder de la revolución cubana, en el año 2000, durante una reunión de la ONU. También fue breve el apretón de manos entre el propio Obama y Raúl Castro en 2013, durante los funerales de Nelson Mandela. El entonces vicepresidente Richard Nixon se reunió con un Fidel Castro triunfante con su revolución en abril de 1959. El derrocado mandatario isleño Fulgencio Batista y el presidente Dwight Eisenhower, se reunieron en Panamá en 1956.

La normalización de las relaciones de los dos países se dio el 17 de diciembre de 2014 y las encargadas de los acercamientos entre ambos países fueron Roberta Jacobson, por el lado estadounidense, y la cubana Josefina Vidal, quienes se encontraron tres veces, dos de ellas en La Habana.

En esta nueva etapa de relaciones, los primeros en romper el hielo fueron los empresarios norteamericanos. Firmas como Airbnb, una web de alquiler de habitaciones para turistas, o Netflix, el servico de vídeo por internet, ya desembarcaron en Cuba para hacer negocios en un mercado que está por explorar.

El paso más urgente es la retirada de Cuba de la lista de países, que según Estados que patrocinan el terrorismo, para reabrir las embajadas.

Según  los expertos, con esta unión a largo plazo Estados Unidos  le pretende cerrar las puertas de su patio trasero a su gran rival  Rusia, que con su manejo de Cuba, era una amenaza para los norteamericanos. Con esto, la presencia de Rusia en la región Caribe no será tan fuerte y sus nexos se enfocarán en Suramérica. Ahora todo depende de que los estadounidenses vuelvan a colonizar con sus empresas y su dinero a Cuba, que bastante lo necesita, para dominar la zona.

No cabe duda que la jugada de Obama fue magistral y pasará a la historia por traer de nuevo a Cuba como aliada hacia Estados Unidos y por derrotar tácticamente el comunismo.

 “Cuba no es una amenaza para Estados Unidos. La guerra fría terminó hace tiempo. Estados Unidos mira al futuro”, fueron expresiones con las que concluyó Obama su encuentro  con Castro con el que se dio un fuerte apretón de manos que todos los asistentes aplaudieron, en medio de un mar de luces y disparos de decenas de cámaras de fotografías de los medios internacionales que cubrieron el evento.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario