La “Puerta Giratoria” del Vice Perdomo para ser Fiscal General


 

Con la nueva Ley del Equilibrio de Poderes que está a punto de ponerse en marcha en Colombia se ha realizado un gran esfuerzo por acabar con la llamada “Puerta Giratoria”, una práctica muy apetecida por algunos funcionarios públicos, especialmente de la rama judicial. Esto es, que un alto empleado del Estado sale de un cargo y se engancha en otro puesto público igual o mayor importancia utilizando sus influencias.

Sin embargo, hay personajes que no fueron abarcados por esta debatida norma y quedaron por fuera de ella, ante lo cual ahora están dispuestos a aprovechar su ventaja legal para beneficiarse: uno de ellos parece ser el publicitado Vicefiscal General de la Nación, Jorge Fernando Perdomo Torres.

La citada norma contempla que los altos funcionarios del Estado no podrán presentase para cargos de elección popular, sino después de un año de haber salido de sus puestos públicos actuales, porque se les decreta una inhabilidad en ese sentido.

Pero porque en Colombia a la Ley siempre se le encuentra un vacío, este caso no es la excepción, como se puede ver en esa jurisprudencia, no aparecen las prohibiciones para los Vicefiscales, ni Viceprocuradores, Vicecontralores, etc.

“No podrán ser reelegido ni postularse a cargo de elección popular sino un año después de dejar el puesto quien haya ejercido como magistrado de Corte Constitucional, de Corte Suprema de Justicia, Consejo de Estado, Comisión de Disciplina Judicial, Miembro de Comisión de Aforados, magistrado del Consejo Nacional Electoral, Fiscal General, Procurador General, Contralor General, Defensor del Pueblo y Registrador Nacional”, afirma la norma al respecto.

Parece claro entonces que el actual Vicefiscal Perdomo no está cobijado por la Ley, por eso, al parecer, el encargado de hacerle lobby para que este se quede con el cargo de Fiscal General de la Nación, es el propio titular de esa entidad Eduardo Montealegre Lynett, cuyo periodo termina el próximo 29 de marzo de 2016, y lo quiere dejar como sucesor. Así se  lo revelaron a La Otra Cara fuentes de alta credibilidad.

Cuando Montealegre posesionó a Perdomo como su Vicefiscal.

 

Como pudimos ver, Perdomo, el hombre de confianza de Montealegre y quien guarda los mayores secretos de la Fiscalía, no estaría inhabilitado. E inclusive, ya ha hecho el curso con la opinión pública y, al parecer, ha pasado la prueba, pues en largas temporadas ha sido el funcionario del ente investigador con mayor exposición positiva en los medios de comunicación nacionales, porque el titular de esa entidad estatal lo delega para que él dé las ruedas de prensa sobre los casos penales más sensibles para los colombianos. En otras palabras, Perdomo es un personaje mediático que le lleva ventaja en imagen ante la prensa a cualquier otro candidato a ocupar el cargo de Fiscal General.

Perdomo también tendría el aval del Gobierno Nacional por recomendación de su jefe Montealegre, ya que sería un continuador empedernido de las políticas del actual Fiscal, quien se puede decir que es el pilar jurídico del Ejecutivo en los temas de la paz y por eso goza de gran prestigio y poder de decisión en ese entorno. Además es visible la cercanía de Perdomo con la Casa de Nariño.

Recordemos que al Fiscal General de la Nación lo nombra la Corte Suprema de Justicia de terna que envía el Presidente de la República.

Al parecer, desde ya Montealegre parece que le está allanando el camino a su pupilo en la Corte Suprema, donde su voz es respetada y casi ley.

Varios ciudadanos les han reportado a La Otra Cara que han pasado situaciones incomodas en un famoso restaurante y cafetería ubicado en las cercanías del Palacio de Justicia, donde funcionan las altas cortes, en el centro de Bogotá, por culpa de intempestivos arribos de esquemas de seguridad del Fiscal General Eduardo Montealegre.

“Primero  llega su nube de escoltas requisan todo y le abren campo en un mesa apartada, luego entra el señor Fiscal y se sienta, después arriba un determinado magistrado a hablar con él. Eso se ha repetido varias veces”,  así lo han asegurado a nuestra revista algunos testigos de los supuestos encuentros de lobby del Fiscal con los togados para impulsar a Perdomo.

Esta jugada, de ser cierta,  sobre una clara “Puerta Giratoria” del Vicefiscal Perdomo, no sería bien vista por algunos sectores políticos, especialmente en el Congreso, que quieren postular ante la Suprema Corte a sus propios candidatos, porque el cargo de Fiscal General, que es el tercero en importancia del país, después del Presidente y el Alcalde de Bogotá, sería un buen premio gordo para cualquier partido en Colombia.

La Ley de Equilibro de Poderes ya pasó los respectivos debates en la Cámara de Representante y el Senado de la República y precisamente está para revisión en la Corte Constitucional, de donde pasaría a la aprobación presidencial para empezar a aplicarla. Pero parece que Perdomo le haría el quite a la publicitada norma.

¡¿Al Vicefiscal quién lo ronda!?

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario