Las fallas de la Línea 123 en Bogotá


 
Ya van $104.000 millones invertidos en el funcionamiento de esta línea y siguen las irregularidades, por ejemplo no cuanta con la ubicación de las personas que llaman y le falta mantenimiento. Por el tema, renunció el Gerente del Fondo de Seguridad y Vigilancia del Distrito.

La Contraloría de Bogotá, mediante una auditoría, descubrió en el Fondo de Vigilancia y Seguridad del Distrito (FVS) hallazgos fiscales para evaluar la posible apertura de procesos por $81.000 millones, relacionados con presuntas irregularidades en el manejo de la línea única de atención de emergencias 123.

El primer hallazgo obedece al incumplimiento de las obligaciones del convenio 2357 de 2005 entre el Fondo de Vigilancia y la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB.

El convenio que tenía el propósito de garantizar el funcionamiento integral de la Línea 123, se extendió por un período de 10 años. Sin embargo, después de este período y de inversiones por cerca $90.000 millones se encontraron deficiencias relacionadas con fallas de conectividad y retrasos para la puesta en funcionamiento de todos sus subsistemas.

Las fallas

En la actualidad, la línea de atención de emergencias debería contar con un sistema de georreferenciación, que permitiera ubicar en corto tiempo a la persona que realiza la llamada en medio de una situación de emergencia. No obstante, solo funciona para la recepción y despacho de llamadas.

De esta manera, el mensaje a la entidad encargada de atender la emergencia o situación requerida por el ciudadano llega de forma inoportuna e imprecisa, lo cual genera demoras en la atención de los casos.

El segundo hallazgo está relacionado con la falta de mantenimiento al software de gestión Procad B, el cual permite el funcionamiento efectivo de la línea de atención de emergencias.

El tercero obedece a la falta de amortización o sustento de inversiones por cerca de $5.000 millones destinados al arrendamiento de la plataforma tecnológica.

Por último, la Contraloría de Bogotá encontró que desde el inicio del convenio, en el año 2005, se realizaron mayores pagos por el arrendamiento de la plataforma tecnológica los cuales superaron los $33.000 millones.

Al organismo de control le preocupa que el Fondo de Vigilancia y Seguridad haya suscrito con la ETB, el Convenio el 561 de octubre de 2014 con una inversión inicial de $15.000 millones, el cual contempla la modernización de la línea de emergencias, obligación que debió cumplirse en el marco del anterior convenio.

En total, hasta ahora se han invertido aproximadamente $104.000 millones en el funcionamiento de esta línea.

Renunció Gerente del Fondo de Seguridad

A pesar de varios informes técnicos del Fondo de Vigilancia y Seguridad, que le advirtieron al Distrito que era inconveniente continuar con el convenio 0561 de 2014 para el manejo de la línea de emergencia 123, por presuntas irregularidades e incumplimientos, el alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, habría ordenado la firma de un otrosí por 27.500 millones de pesos para esa línea, en contravía de todas las alertas.

Eso hizo que el gerente del FVS, Fernando Arbeláez, dejara su cargo.

fvs.gov.co

 

La posición de Arbeláez fue respaldada por los técnicos Jairo Osorio Madiedo (subgerente administrativo y financiero del FVS) y Virgilio Hernández Castellanos (jefe jurídico del FVS), quienes rechazaron la orden de pago por los 27.000 millones de pesos a favor de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), en el convenio suscrito para la gestión de la línea de emergencias 123, al considerarla inviable. Estos funcionarios del FVS sostuvieron que la orden fue impartida por el propio Petro, el pasado 24 de julio de 2015.

Los expertos del Fondo le recordaron a la Alcaldía que ya la Contraloría Distrital encontró presuntas irregularidades “insubsanables en las que se incurrió con la suscripción del citado Convenio”.

Por esa razón, para salvar su responsabilidad se fue Arbeláez, quien dice en su carta de renuncia del cargo el pasado 28 de julio: “Atendiendo su solicitud, al no estar de acuerdo con la continuidad del convenio 561 de 2014, ni con la firma del otrosí que la Administración me propone que suscriba, no me queda otra alternativa distinta a la de presentar mi renuncia al cargo de gerente del Fondo de Vigilancia y Seguridad del Distrito”.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario