Los niños discapacitados de Córdoba sí existen y viven su drama


 

Son más de 300 niños humildes que padecen toda clase de discapacidades, cuyas desesperadas familias les suplican a la Gobernación de Córdoba que no los deje morir y los ayude a sobrellevar sus terribles enfermedades pagándoles sus tratamientos, como está consignado en la ley.

Sin embargo, el ente departamental hace caso omiso de estos dramas y por eso acudieron masivamente a la  Corte Constitucional como única tabla de salvación para que ese reputado tribunal  judicial de Colombia se sensibilice y les ampare su derecho a salud y a la vida.

Sus mensajes fueron grabados en sus modestas viviendas, en los rincones más lejanos de la región, en donde viven en medio de la pobreza extrema y la desesperación por los males de los menores. Desde allá sólo les piden a la Corte que falle a su favor una Tutela por medio de la cual sus seres queridos podrán recibir los tratamientos de rehabilitación médica especializada.

La mayoría sufren casos relacionados con parálisis cerebrales, lo que a algunos les ha producido retrasos mentales y necesitan tratamientos urgentes con diferentes terapias.

Menores discapacitados en Córdoba1

Estos desesperados padres respaldan una acción de Tutela que interpuso ante el máximo Tribunal Constitucional del país la Fundación FUNTIERRA, la única empresa que presta un servicio médico completo y humano a los menores en Córdoba. Esta firma tiene unas instalaciones adecuadas para tal fin, les pone el transporte a los menores (los recoge y luego los devuelve a sus hogares), les da alimentación y les hace terapias física, ocupacional y de fonoaudiología.

La compañía atiende a los niños pobres que sufren las discapacidades con programas de modalidades semi interno (en su sede de Montería) y externo, en los hogares de los respectivos pacientes, a quienes les brinda atención de salud en terapias de neurodesarrollo y neurorehabilitación.

Por este servicio, que no está incluido en el llamado Plan Obligatorio de Salud (POS), o sea es no POS, FUNTIERRA le cobra la Secretaría de Salud de la Gobernación de Córdoba un determinado valor por cada menor. Sin embargo, el Gobernador local, Edwin Besaile Fayad, se niega a pagarle a la firma, argumentando que en el tema hay corrupción y los niños discapacitados no existen o nunca se les ha prestado dicho trabajo de rehabilitación.

Lo cual ha sido desmentido por la empresa con documentos contables certificados por la misma Gobernación regional, que son las pruebas de la prestación de las terapias. Pero luego de más de 10 meses de deuda por parte de la Secretaría de Salud, FUNTIERRA, ahogado por la iliquidez económica, tuvo que cerrar sus instalaciones el 1 de julio de 2016, despedir a los empleados claves para su funcionamiento, especialmente  a los expertos en este servicio médico y suspender todas las rehabilitaciones. Ante ese motivo de fuerza mayor, los niños ahora se encuentran sin atención.

Cabe recordar, que la negación de los pagos a dicha Fundación viene desde el 2014, durante la administración del pasado gobernador cordobés Alejandro Lyons Muskus.

Con la Tutela, FUNTIERRA  busca que la Gobernación le cancele la deuda para poder reabrir sus sedes y volver a atender a los niños, quienes ya tienen unos planes médicos establecidos y si no reciben las terapias pueden retroceder en sus tratamientos.

Petición con el corazón de los padres a la Corte

Por estas razones, los padres de las víctimas le solicitan con toda su emoción y, como mucho lo han dicho, con su corazón, a la Corte que les ampare los derechos a los niños y no los deje a su suerte padeciendo las penosas enfermedades.

La Otra Cara publica estos crudos y sentidos testimonios en la que se muestran los rostros de los menores afectados, con la autorización de sus progenitores. No sin antes advertir que las imágenes pueden afectar la sensibilidad de los lectores.

Estos son los dramas de los menores de Cereté:

Estos son los casos de Planeta Rica:

 

Se espera que en este caso la Corte Constitucional siente jurisprudencia sobre la atención prioritaria para los niños discapacitados en Colombia.

Los menores discapacitados de Córdoba, bajo el cuidado clínico de Funtierra, sí existen y necesitan el apoyo urgente por parte del Estado, dándole sus respectivos tratamientos.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario